Maíz

Thumbnail
Issue Date:
2003-11-19
estudiosArtículos

En efecto, en el año productivo y comercial 2002/2003 la sequía que afectó a Norteamérica (principalmente EE.UU. y Canadá) provocó fuertes pérdidas en varios cultivos, entre ellos el maíz. Durante el verano del año 2003 en el hemisferio norte, una ola de calor también provocó fuertes disminuciones de producción de varios granos, principalmente en Europa Occidental.Consecuencia de todo esto ha sido que el balance de oferta y demanda de maíz en el mundo muestra un panorama bastante preocupante.En el cuadro siguiente se puede apreciar cuál era la situación de existencias mundiales al inicio del trienio y cuál es la situación que se visualiza al final del año comercial 2003/2004.En el trienio analizado se puede observar una fuerte disminución de las reservas mundiales, que bajan en 75 millones de toneladas y se reducen a 77,16 millones de toneladas, aproximadamente la mitad del volumen que había hace tres años y suficiente para un mes y medio de consumo mundial.La situación productiva y la baja en las existencias de arrastre ha influido sobre el precio internacional del grano, lo que puede verse claramente a través de los precios FOB de los dos países exportadores de maíz más importantes para Chile: EE.UU. y Argentina.La evolución de los precios en los últimos tres años se muestra en el cuadro siguiente, expresada en promedios anuales:El cuadro expone claramente la tendencia creciente de los precios de exportación. Incluso, en los últimos meses, ambos mercados muestran un pequeño aumento con respecto a los niveles del resto del año 2003. En el corto plazo, los precios deberían continuar firmes durante este año y el próximo, lo que coincide con la percepción en los mercados de futuros:La evolución de los precios internacionales ha significado que los costos de importación a Chile se han mantenido firmes en dólares, lo que se ha visto contrarrestado por la variación negativa en el precio del dólar: Durante la temporada 2002/03 las siembras de maíz se realizaron con un importante atraso, que en promedio puede estimarse en un mes, atribuible a las continuas lluvias que saturaron los suelos, impidiendo su preparación y siembra.Con posterioridad a la siembra, las condiciones meteorológicas se normalizaron y permitieron una cosecha estimada por ODEPA en 965.000 toneladas, a la que debe agregarse la producción de los semilleros, que se estima en 70-75.000 toneladas.Desde el inicio de la cosecha los precios de compra del grano mostraron una tendencia favorable para los productores, concordante con la situación de precios en los países exportadores y con los costos de importación del maíz.El precio pagado en un principio en las regiones VI y Metropolitana alcanzó a $ 84/kg, y fue de $ 82/kg en la VII Región. En mayo los precios mostraron un leve descenso, a $ 82/kg en la VI Región y en la R.M., en tanto en la VII Región se situaron en $ 81/kg. En junio se produjo un repunte, llegando a $84/kg en la VI Región y en la R.M., pero igualándose ahora en la VII Región. Con posterioridad los precios se mantuvieron entre un nivel mínimo de $ 85/kg y un máximo de $ 90/kg en toda la zona central, es decir, desde la R.M. hasta la VII Región, ambas inclusive. Durante el transcurso del mes de octubre y debido a la importante baja de precio del dólar, los precios del maíz se han situado en $ 88/kg en toda la zona central, descendiendo del nivel de $ 90/kg que parecía que se iba a generalizar. La fuerte disminución de las reservas mundiales ha provocado un alza importante en los precios en el mundo y esta tendencia al parecer se mantendrá en lo que resta del año 2003 y en el año 2004.Esta situación ha despertado un gran interés de parte de los productores nacionales, que han visto la aparición de una nueva alternativa bastante rentable para reemplazar en parte a la remolacha, al trigo y a los tomates en las regiones VII y VIII.Las apreciaciones de los agentes del mercado, de ODEPA y del INE, coinciden en que la superficie de siembra alcanzará a lo menos 120.000 ha, de las cuales habría unas 12.000 ha de semilleros. Esta última cifra representaría una disminución con respecto a la superficie para semillas contratada en el año anterior, cuando se llegó a 17.957 hectáreas.Esta reducción de la superficie es atribuida a la buena cosecha de los semilleros en el hemisferio norte. Tradicionalmente ellos contratan en el hemisferio sur solamente el déficit existente en relación a sus necesidades. Por lo tanto, no es de extrañar que de un año a otro se haya producido una baja tan fuerte en la demanda (33 %).La diferencia entre las 12.000 ha estimadas para los semilleros y las 120.000 o 122.000 ha totales estaría constituida por la superficie destinada a maíz de grano seco, la que alcanzaría 108.000 - 110.000 ha, superando ampliamente la superficie de 91.672 ha alcanzada en el año anterior.Existe una gran diferencia entre el año agrícola 2002/03 y el actual. En efecto, en la actual temporada las características del clima han sido en general favorables, por lo que no ha habido problemas para hacer una siembra oportuna y no se han sembrado variedades fuera de época, por lo que sería lógico esperar que los rendimientos unitarios sean mayores que los del año anterior. En consecuencia, el incremento en la superficie sembrada, sumado a rendimientos más altos, si no se producen problemas de riego, deberían traducirse en un importante aumento de la producción nacional, en un volumen que podría estar cercano a las 200.000 - 250.000 toneladas. Este incremento en alguna medida haría más difícil y lenta la comercialización, pues la producción nacional podría llegar al nivel de 55% de autoabastecimiento. En el cuadro siguiente se pueden observar las estimaciones preliminares de ODEPA:Los productores deben estar atentos y preparados para una venta más lenta, con el objeto de no presionar excesivamente el mercado, de modo de no provocar un descenso en los precios.Antonio Ochagavía Iñiguez

Related items

Boletín del maíz
Autor(es):
García Lizama, Andrea
Fecha de Publicación:
2015-03-23
Boletín del maíz
Autor(es):
García Lizama, Andrea
Fecha de Publicación:
2015-06-22