Mercado del arroz

Thumbnail
Issue Date:
2002-09-12
Subjects:
Cereales - Antonio Ochagavía Iñiguez
estudiosArtículos

Introducción El bajo nivel de precios registrado durante toda la temporada de comercialización del año agrícola 2000/01, en alguna medida condicionó la superficie de siembra del año agrícola 2001/02, la que mostró un descenso en relación a la temporada anterior. Adicionalmente, la decisión de siembra en un tercio de la superficie sembrada se tomó en forma inusualmente atrasada. Pese a que las condiciones del clima fueron especialmente favorables, este atraso repercutió en el nivel de productividad alcanzado. Según el INE, la superficie sembrada fue de 27.980 hectáreas, con un rendimiento aproximado de 51 qq por hectárea en promedio. No obstante, se estima que hubo una gran diferencia de rendimientos entre la superficie sembrada oportunamente (octubre y primera semana de noviembre) y las aproximadamente 7.500 ha que se sembraron atrasadas: el setenta por ciento de la superficie sembrada oportunamente se estima que promedió los 55 qq/ha y el 30% restante habría llegado a 45 qq/ha. Tal como ocurre habitualmente, en la segunda quincena de marzo las industrias empezaron a recibir el arroz sin fijar precios: el cereal quedó en las bodegas de las industrias con convenio de depósito, para ser liquidado con posterioridad.En el período inicial de comercialización solamente algunas industrias pequeñas y medianas iniciaron compras de arroz a precios conocidos que fluctuaron entre $ 9.000 y $ 10.000 por qq. A mediados de abril las industrias grandes anunciaron un precio de compra de $ 8.200 por quintal base Parral. Los productores en su gran mayoría no aceptaron este nivel de precios, que no tenía relación con los costos de importación del arroz elaborado desde los distintos países de los cuales Chile se abastece habitualmente (Argentina, Tailandia, Vietnam, etc), cuyos costos de importación fluctuaban entre $ 9.000, y 9.700, respectivamente en equivalente paddy. Se mantuvieron los arroces en depósito hasta los primeros días de mayo, fecha en que las industrias grandes anunciaron un alza en el precio a $ 9.000/qq. En ese nivel, aproximadamente un 25% de la producción fue liquidada, manteniéndose el resto en depósito. A fines de mayo los precios nuevamente fueron alzados por las industrias, a $ 9.500/qq y una nueva fracción de los productores liquidó a este precio. Con posterioridad, a mediados de junio, las industrias volvieron a subir, esta vez a $ 10.000/qq. Como se puede apreciar, la temporada recién pasada presentó una gran variabilidad en los precios, los cuales, partiendo de un mínimo de $ 8.200, llegaron a un nivel del orden de $ 10.500/qq, con un 28% de variación.En el año 1996 los precios internacionales de los cereales alcanzaron altos niveles y desde ese año se inició un período de descenso, que en el caso del arroz culminó en 2001, año en que los niveles de precios promedios anuales fueron los más bajos de los últimos 27 años. En el año 2002 se inició un período de recuperación paulatina, que aparentemente tenderá a consolidarse, por lo menos para lo que resta de 2002 y en 2003. En el cuadro siguiente se exponen los niveles de precios promedio anuales del arroz elaborado 5% de granos partidos FOB Bangkok - Tailandia. Este ejemplo es relevante, pues Tailandia es el principal exportador de arroz en el mundo y sus precios de una u otra forma condicionan los precios de las distintas zonas productoras del mundo. Por su parte, en el balance de oferta y demanda mundial de arroz, elaborado con información del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), se puede apreciar que en el período 2000/01 - 2002/03 se produce una variación negativa de la producción mundial, la que disminuye en 4,2%. Por otra parte, la demanda en cada uno de los años analizados es similar o superior a la producción. En efecto, en el año 2001/02 la demanda mundial supera a la producción mundial, en 13,93 millones de toneladas, en tanto en la proyección para el año 2002/03 la demanda mundial supera a la producción en 26,23 millones de toneladas. En resumen, en el trienio analizado el mundo disminuye sus existencias desde 144,24 millones de toneladas hasta 105,14 millones de toneladas. El total de esta disminución alcanza a 39,1 millones de toneladas, lo que significa que, a partir de un stock inicial en 2000/01 que representaba más del 36% del consumo anual se llega al stock final de 2002/03 (el más bajo desde 1987/88), que importa sólo alrededor de un 26% de un consumo creciente. Por otra parte, se proyecta un aumento relativamente importante (5,1%) en el comercio mundial entre 2000/01 y 2002/03. De materializarse estas proyecciones, los precios deberían tender a aumentar, continuando con el período de recuperación que se observa en este año.Parecería en todo caso que el comercio debería recuperarse. Según informaciones recientes, la "corriente del niño" está afectando a algunos importantes países exportadores e importadores de arroz en el Asia. Es así como se habla de una disminución de la producción en India, gran exportador mundial, la cual ha reducido sus estimaciones de producción en 10 millones de toneladas. Además se estiman reducciones de producción en Camboya, Brasil, Australia y Venezuela. Como es sabido, Chile no ha alcanzado la autosuficiencia en arroz. El volumen estimado del consumo nacional, que se sitúa en una cifra del orden de 140.000 toneladas de arroz elaborado, tiene que ser parcialmente abastecido con importaciones. Éstas varían en sus volúmenes año a año, dependiendo de la superficie sembrada en el país y del nivel de productividad logrado.En los cuadros siguientes se reseñan algunas cifras generales sobre la producción interna de arroz y de abastecimiento nacional.Terminada la cosecha de la temporada 2001/02, el volumen producido fue de 1.419.000 quintales métricos de arroz, los que permitirían producir aproximadamente 92.000 toneladas de arroz elaborado. Esto significa un autoabastecimiento del orden de 66% del consumo nacional, que actualmente se estima en 140.000 toneladas anuales. Considerando este nivel de consumo nacional, el déficit para este año sería, como máximo, de 48.000 toneladas. Las expectativas para la temporada 2002/03 son similares en cuanto a superficie sembrada. De hecho, la encuesta de intenciones de siembra realizada por el INE indica una superficie de 28.050 hectáreas, por lo que se podría estimar un volumen de producción nacional también similar (93.000 toneladas).Es posible que, si las siembras se realizan en forma más oportuna, se obtenga un rendimiento promedio algo mayor. El nivel tecnológico de los productores va en alza. Las nivelaciones de suelos arroceros se incrementan todos los años, lo que redunda en un mejor manejo del agua y del suelo y, por consiguiente, en una mayor productividad.Persiste en el mundo una tendencia negativa en cuanto a la producción mundial, que en los últimos años es más baja que la demanda. Por esta razón se ha producido una notoria reducción en los stocks remanentes (27%) desde el inicio del año 2000/01 hasta el fin del año 2002/03. Este cuadro posibilita que los precios internacionales se mantengan firmes en los actuales niveles y al menor asomo de reactivación económica en el mundo tenderán a subir. Antonio Ochagavía Iñiguez

Related items

Estimación del poder de oligopsonio en el mercado nacional del arroz (Oryza sativa L.)
Autor(es):
Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Agronómicas. Escuela de Agronomía
Fecha de Publicación:
2010
Situación del mercado del arroz
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Octubre 2000