Junaeb lanza inédita política de compras públicas para la Agricultura Familiar Campesina

Thumbnail
Issue Date:
2016-09-07
estudiosNoticias institucionales

La Escuela Municipal Alcides Reyes, de la comuna de Malloa, fue el escenario elegido por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB) para lanzar su inédita política de compras públicas para la Agricultura Familiar Campesina. Mediante esta iniciativa, las empresas proveedoras del Programa de Alimentación Escolar (PAE) que se adjudiquen las próximas licitaciones deberán adquirir de manera obligatoria el 15% de sus insumos a proveedores locales o el 10% en las Zonas Rezagadas.Esta iniciativa se implementará a partir de agosto de 2017 en las regiones de O’Higgins y Biobío, donde la institución atiende a un universo de 250 mil estudiantes y entrega más de 450 mil raciones diarias de alimentación, para continuar en forma escalonada en el resto del país, a fin de que empresas y productores puedan adaptarse. A nivel nacional, la JUNAEB atiende a más de 10 mil establecimientos y alimenta a 1.800.000 escolares.Según las estimaciones, el 2017 las compras locales a la Agricultura Familiar debieran bordear los 2.800 millones de pesos anuales, para aumentar en 2018 a 11.300 millones y a 33.800 millones en los años siguientes. Los principales insumos serán verduras, frutas, legumbres y arroz. Cuando los requerimientos no puedan ser cubiertos, se trabajará en conjunto con Sercotec, Corfo u otras instituciones del Estado.También se tendrá un trato diferenciado con las denominadas Zonas Rezagadas que ha definido la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) y que son la provincia de Arauco y el valle de Itata (Biobío), la provincia de Cauquenes y la comuna de Empedrado (Maule), la provincia del Limarí-Choapa (Coquimbo) y la provincia del Ranco (Los Ríos). Los proveedores que opten por esta alternativa deberán adquirir un 10% de las materias primas en estos territorios.El director nacional de la Junaeb, Cristóbal Acevedo, dijo que esta decisión se enmarca en el Plan Nacional contra la Obesidad -según cifras oficiales, 50% de los niños de primero básico del país son obesos o tienen sobrepeso-, en el desarrollo local y en el convencimiento de que las políticas de Estado tienen que ser globales y no de instituciones aisladas.En ese sentido, subrayó que “somos un solo gobierno y por eso tenemos que actuar en conjunto. Cada vez que hacemos mejor nuestras tareas, generamos más oportunidades. Y cuando decimos que tenemos convicción social, eso se traduce, para un funcionario público, en hacer mejor nuestro trabajo”.“Creemos en la igualdad de oportunidades y también en el desarrollo de los productores locales. Esa es la convicción que nos mueve a estar hoy acá. Creemos que las frutas y verduras que salen de esta tierra son alimentos de más calidad para los estudiantes, que los identifican y que muchas veces son producidos por sus propios padres”, apuntó.Subrayó que la obesidad es un drama social que hay que abordar en conjunto, con una mirada de sociedad: “En eso está la JUNAEB. En Chile la alimentación está garantizada y hay que impactar ahora con mayor calidad Necesitamos una alimentación saludable y rica y por eso hace poco incorporamos la sal de mar en la dieta, porque es más sana y sabrosa”.También dijo que se decidió partir en O’Higgins y Biobío porque son regiones donde INDAP, “nuestro aliado estratégico en esta cruzada”, tiene solvencia técnica y ya existe un importante grado de avance en el trabajo conjunto. “Hoy están las condiciones para avanzar juntos”, aseguró.El director nacional de INDAP, Octavio Sotomayor, dijo que esta política de compras públicas para la Agricultura Familiar Campesina es un enorme aporte para el desarrollo del país y afirmó que tanto la institución como el mundo campesino vean realizada una antigua aspiración: “Es una medida de equidad e inclusión de la que tenemos que sentirnos orgullosos y nos pilla en un buen momento para estar a la altura”.En la ceremonia de lanzamiento estuvieron presentes el intendente de O’Higgins, Pablo Silva; la gobernadora del Cachapoal, Mirenchu Beitía; el alcalde de Malloa, Luis Barra; la directora de ODEPA, Claudia Carbonell; y el presidente de la MUCECH, Orlando Contreras, además de autoridades regionales, campesinos, apoderados y estudiantes de la Escuela Alcides Reyes, 350 de los cuales reciben alimentación, becas, útiles escolares y atención de salud de parte de la JUNAEB.