Política agraria

Thumbnail
Issue Date:
2005-02-22
estudiosArtículos

Los primeros dos meses de 2005 estuvieron marcados por los problemas que afectaron al sector triguero nacional, el cual ha enfrentado una difícil comercialización de su producto. Precios internos relativamente bajos han determinado un escenario de rentabilidad negativa para muchos productores de este grano. En este contexto, los productores de trigo realizaron una protesta el día jueves 27 de enero frente al Palacio de la Moneda. En este acto, un grupo de sus dirigentes fueron recibidos por el Ministro (s) de Agricultura, Arturo Barrera, y el Ministro (s) de la Secretaría General de la Presidencia, Rodrigo Egaña. En esa reunión los agricultores demandaron temas tan sensibles para ellos como establecer la salvaguardia definitiva para la importación de harina de trigo antes del plazo máximo que la ley permite para el término de la investigación. También solicitaron: modificar el reglamento de la banda de precios en su artículo 8, que dice relación con los mercados de referencia para establecer los derechos o rebajas a aplicar a las importaciones de trigo; intervención de COTRISA; especificar la calidad del trigo importado, a través de la aplicación de la norma chilena; facilidades crediticias con el Banco del Estado; investigación de la Fiscalía Nacional Económica a los molinos, por una posible concertación de precios. Al respecto, el Gobierno formó grupos de trabajo, para analizar la factibilidad de dichas propuestas. El 3 de febrero de 2005 el Ministerio de Agricultura ofreció su colaboración en la investigación que realiza la Fiscalía Nacional Económica (FNE), en relación a una eventual concertación de precios de parte de la industria molinera. El Ministerio de Agricultura, a través de ODEPA, está indagando sobre la presunción por parte de los agricultores de que el trigo importado desde Argentina es de baja calidad, en términos de contenido de proteína, rendimiento harinero y exceso de puntas negras (mancha negra originada por ataque de hongos o por alteraciones fisiológicas). La veracidad de este supuesto es importante para ellos, toda vez que algunos molinos habrían señalado que les conviene más importar trigo argentino, ya que sería de mejor calidad que el chileno. Por otra parte, ese trigo es utilizado como un referente de precios para el pago de la cosecha nacional. A mediados de mes y de acuerdo al reglamento de la banda de precios, se recalculó el derecho específico que regirá para las importaciones de trigo que se efectúen entre el 16 de febrero y el 15 de abril de 2005. Se llegó a un nivel de US$ 20,50 por tonelada, superior en US$ 6,2 al que regía hasta el 15 de febrero. Pensando en el futuro del trigo en el largo plazo, ODEPA está analizando e investigando distintas formas de abordar las ventajas y desventajas del trigo y su cadena, con el fin de hacer de éste un rubro competitivo. En este contexto, ODEPA, FIA y Fundación Chile invitaron al Sr. Mike Bolland, experto estadounidense en trigo, quien recorrió la zona productora e hizo algunas sugerencias respecto a las variedades en uso y la necesidad de unificar y dar coherencia a toda la cadena, para aumentar su competitividad.

Related items

La agricultura chilena durante el gobierno de las Fuerzas Armadas y de orden: base del futuro desarrollo
Autor(es):
Ministerio de Agricultura. Subsecretaría. División de Estudios y Presupuestos (DEP)
Fecha de Publicación:
Febrero 1990
Pobreza y desarrollo rural. Borrador
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Diciembre 1993
Recursos naturales y estrategias de desarrollo agrario
Autor(es):
Ortega R., Emiliano
Fecha de Publicación:
1997