Mercado de la cebada cervecera

Thumbnail
Issue Date:
2006-08-09
estudiosArtículos

En el área maltera, en Chile operan dos empresas nacionales que se dedican a la contratación de cebada cervecera para maltearla posteriormente: Malterías Unidas y Agroinversiones. Las dos compañías contratantes se han preocupado de mejorar los rendimientos del cereal, ya que es una variable fundamental para reducir costos y aumentar la competitividad del producto chileno. Igualmente han aunado esfuerzos para aumentar su competitividad y mejorar la calidad de su producto. Con estos fines, estuvieron varios años probando las mejores variedades europeas, efectuando las pruebas e investigaciones necesarias en la estación experimental de Eric von Baer en la IX Región. Después de numerosas pruebas, se llegó a seleccionar dos variedades que fueron las que dieron los mejores resultados en cuanto a mallaje, rendimientos, sanidad y estabilidad en los niveles de proteína: Barke y Scarlett, ambas de procedencia alemana, muy difundidas en Europa y consideradas entre las mejores del mundo. Las dos empresas chilenas pagan el royalty correspondiente y abastecen a partir de ellas la demanda local de CCU y la demanda total de Cervecerías Chile. La cebada cervecera es un cultivo de corto período vegetativo: 120 días desde la siembra a la cosecha. Su costo de producción es inferior al del trigo y su potencialidad de rendimientos por hectárea llega hasta 80 qq como máximo y alrededor de 55 qq/ha como promedio. El agricultor recibe apoyo técnico, que le ayuda a cumplir las exigencias de mallaje (tamaño mínimo del grano) planteadas en el contrato. En la producción de cebada hay cuatro factores básicos: siembra oportuna, disponibilidad de agua suficiente y en las fechas requeridas, fertilización sobre la base de análisis de suelo y realización de las recomendaciones de los técnicos. El cultivo se realiza bajo contrato, con precio asegurado a la cosecha. La superficie contratada anualmente para la siembra de la cebada cervecera tiene un comportamiento irregular y depende mucho tanto del nivel absoluto de los precios que puedan ofrecer las empresas como de la relación de estos precios con los del trigo u otros cultivos que sean competidores de la cebada cervecera. En las zonas centro sur y sur compite principalmente con el trigo, pero en la zona central la gama de alternativas es mucho más amplia. Al respecto es interesante recordar que la superficie destinada al cultivo de cebada experimentó un decrecimiento en el quinquenio 2000/2004, bajando de las 26.600 ha del trienio 1997/1999 a un mínimo de 11.630 ha en la temporada 2003/04. Esta situación se generó, en parte, por una decisión estratégica de la principal empresa procesadora del producto en el país, Compañía de Cervecerías Unidas (CCU), que consistía en no abastecer más allá del 50% de sus necesidades en el mercado interno (la otra cervecería de importancia, Cervecerías Chile, sólo se abastece con producto nacional). A su vez, las dos empresas que contratan siembras de cebada: Malterías Unidas y Agroinversiones, tenían grandes dificultades para conseguir agricultores interesados en sembrar este cereal, debido a los atractivos precios de otros cultivos, como trigo, avena y maíz. Estos últimos incrementaron sus niveles de siembra, como fue el caso del trigo, y expandieron sus áreas de cultivo a terrenos anteriormente considerados marginales (Chillán - Los Angeles), como sucedió con maíz y avena. No obstante, la superficie sembrada con cebada en la temporada 2004/05 casi se duplicó en relación a la del año anterior, en gran parte debido al descontento entre algunos agricultores por el errático comportamiento de los precios del trigo en la zona sur. Es por esto que la cosecha nacional de cebada cervecera en la temporada 2004/05 fue relativamente elevada: 102 mil toneladas. Más de la mitad de esta producción se obtuvo en la IX Región, donde se desarrolla mayoritariamente el cultivo en condiciones de secano, con rendimientos comparativamente altos y crecientes, cercanos a 50 qq/ha. El precio de contratación para la temporada 2005/06 fue de US$ 158/ton, base Coronel (US$ 153 para Ñuble y Bío Bío y US$ 149, para Temuco al sur), más bonificaciones por antigüedad como proveedor, volumen y calidad. Este precio, unido a los deficientes resultados económicos del cultivo de trigo en la temporada anterior, produjeron una respuesta en los productores, cuya siembra se estimó en 29.060 ha. La situación meteorológica en el momento de la cosecha (lluvias) no acompañó a los productores. Sin embargo, según el INE, el rendimiento nacional se ubicó en 47 qq/ha, con varias regiones que presentaron rendimientos récord, entre ellas la IX Región, responsable de más de la mitad de la siembra total. La cosecha habría llegado a cerca de 137 mil toneladas, cifra que no se alcanzaba desde hace mucho tiempo. A pesar de que el precio ofrecido se estimaba razonable, el resultado económico en la temporada 2005/06 no fue muy favorable para los agricultores que sembraron cebada cervecera, principalmente por efecto de la cotización del dólar, que deprimió el precio en pesos del grano. El comercio internacional de cebada se efectúa tanto en forma de grano como con distintos grados de elaboración de malta: tostada y sin tostar. En el cuadro se puede ver que el comercio exterior de grano de cebada es altamente deficitario. En el año 2005 las importaciones llegaron aproximadamente a la mitad de la producción nacional. En años anteriores esta cifra había sido mucho mayor, de manera que en 2003 las importaciones tuvieron un nivel casi igual a lo producido internamente. En general, el grano proviene de Alemania, Dinamarca, Suecia, Australia, Canadá y Argentina. Las exportaciones, en cambio, fluctúan sólo entre 107 y 474 ton en los años más recientes, con envíos preferentemente a Colombia. Otra parte del déficit de materia prima necesaria para la producción de cerveza se importa en forma de malta sin tostar. En este caso también hay exportaciones de cierta importancia, probablemente de producto generado a partir de cebada nacional, que se envía a mercados latinoamericanos ( Perú, Bolivia, Ecuador, Venezuela y Paraguay). Las importaciones son algo menores y en general su precio es más alto que el de las exportaciones chilenas. En lo que va corrido de 2006, se ha traído malta sin tostar principalmente de Uruguay, Canadá y Argentina. En 2005, en cambio, el principal origen fue la Argentina, pero el resto (más de la mitad) se importó desde Francia y Suecia. Los precios uruguayos son muy similares a los de las exportaciones de Chile. En la actualidad las empresas contratantes han hecho esfuerzos por entusiasmar a los productores para que continúen con el cultivo. Es así como los precios base a productor que se ofrecen en la actualidad serán en esta temporada US$ 7 más altos que en la anterior, al mismo tiempo que se han mejorado los incentivos por volumen y por calidad. De este modo, el precio base ofrecido alcanza a US$ 165 por tonelada, puesto en Coronel, más bonificaciones por antigüedad y volumen, ambas ascendentes a US$ 3 por tonelada, y bonificaciones o castigos por calidad (mallaje y humedad). El primer estudio de intenciones de siembra a nivel nacional para el año agrícola 2006/07 muestra que el área sembrada con cebada cervecera podría llegar a 28.360 ha, lo que significaría una leve disminución, del orden de 2,4%. En septiembre próximo se hará el segundo estudio y se espera que los resultados que arroje sean más cercanos a los definitivos. Antonio Ochagavía Iñiguez

Related items

Estabilidad en el mercado de la cebada
Fecha de Publicación:
Junio - Julio 1994
Situación y perspectivas de mercado de la cebada cervecera
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Julio 2007
Mercado de la cebada cervecera
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Julio 2006