Mercado del maíz

Thumbnail
Issue Date:
2006-04-21
estudiosArtículos

La producción de maíz en los últimos años ha alcanzado niveles muy altos. Esto ha coincidido con un fuerte aumento en la demanda. En el cuadro 1 se incluye la última estimación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para la situación del maíz. La actual estimación de producción para este año es alrededor de 30 millones de toneladas superior a la que se tenía hace seis meses. Con ello el stock final previsto se ha acercado al que se alcanzó en el año pasado y supera al de los años anteriores. Un panorama como el señalado no permitiría prever alzas en los precios internacionales, aunque tampoco indicaría posibles presiones a la baja. No obstante, en el último mes el precio del maíz norteamericano ha venido subiendo, de manera que en la actualidad está alrededor de 15% por encima del que existía en abril de 2005. Los precios de futuros señalan también un mercado firme y algo parecido se observa en los precios del maíz argentino, que se encuentran en niveles muy similares a los del producto norteamericano. A partir del año 2001/02 y hasta el año 2004/05, se observó en el país un ciclo de aumento en la superficie nacional de siembra de maíz y, consecuentemente, en su producción. Este hecho, motivado por una evolución favorable de los precios internacionales del grano, llevó la producción nacional de este cereal en el año 2004/05 a un nivel récord para Chile: 1.507.766 toneladas. En ello colaboraron un área sembrada de 134.280 hectáreas, sólo superada en 1983/84, en otro de los ciclos favorables que suele presentar el mercado internacional, y rendimientos récord, estimados en 11,23 ton/ha (incluidos los semilleros). El rendimiento del maíz para grano seco es bastante mayor que este promedio, porque el de los semilleros, debido al especial método de producción de semillas híbridas, se ve considerablemente reducido. La comercialización de la cosecha se realizó a niveles de precios que no se consideraron favorables para los productores en general. Se inició a $ 70/kg, puesto en Agrosuper Lo Miranda, lo que se hizo extensivo a Coagra Mostazal, Ariztía en Melipilla y todos los poderes compradores de la zona circundante. Los precios fueron bajando en la medida que se alejaban de Lo Miranda hacia el sur: $ 68/kg en Rosario; $ 66/kg en San Fernando; $ 64/kg en Curicó; $ 63/kg en Talca y Linares; $ 62/kg en Chillán y Los Ángeles. Estos niveles se mantuvieron por casi toda la temporada, e incluso a fines de agosto se deterioraron aún más, debido a la baja experimentada por el precio del dólar Los resultados económicos de la temporada 2004/05 influyeron en una baja de 10.720 hectáreas (8%) en la siembra de la temporada 2005/06, que alcanzó una superficie de 123.560 hectáreas. Tal vez habría bajado mucho más, pero las dificultades que tuvieron los agricultores, especialmente los de la VII Región, para realizar en invierno las siembras de otros cereales, por un exceso de lluvias, los hizo reincidir en el cultivo del maíz. En la Octava Región este cultivo presentó una fuerte baja relativa, desde 7.000 hectáreas a menos de 4.000 hectáreas, atribuible en su totalidad a problemas de rentabilidad. Las siembras se hicieron con cierto atraso, especialmente en la Sexta Región, donde hay sectores como Quinta de Tilcoco que realizan siembras tempranas, habitualmente en la segunda quincena de septiembre, que no pudieron hacerse. No obstante lo anterior, las condiciones meteorológicas mejoraron sustancialmente al iniciarse la primavera, y en todo el verano e incluso al principio de otoño fueron muy favorables para el desarrollo, madurez y secado natural del maíz. La disponibilidad de agua para el regadío no presentó limitaciones. Por estas razones, los expertos piensan que los rendimientos del cereal en esta temporada continuarán la evolución creciente que han venido manifestando en los últimos años y se considera factible que superen los 113 quintales/hectárea. Esto permitiría alcanzar una producción total de 1,4 millones de toneladas, incluidas 60.000 toneladas de semillas. La producción nacional de maíz sembrado para cosecha de grano seco (109.960 hectáreas con un rendimiento promedio estimado de 122 quintales) llegaría a 13,4 millones de quintales. La demanda de maíz en Chile proviene en forma muy mayoritaria de la producción de carnes de aves y cerdos, industria que ha tenido un fuerte crecimiento en los últimos veinte años, que bordea un 10% anual. Esto ha llevado a un aumento paralelo del consumo de maíz, que no ha logrado ser equiparado por el incremento en la producción interna, por lo que una proporción creciente de la demanda de maíz se ha venido abasteciendo con importaciones, que en la actualidad provienen en forma casi exclusiva desde la Argentina. Se estima que la demanda interna total de maíz en esta temporada, incluidas las semillas, se acercará a 2,8 millones de toneladas, de las cuales la producción nacional significará aproximadamente la mitad. Dado que nuestro país es altamente deficitario, el precio interno del maíz debe estar relacionado con los costos de importación del grano desde los mercados relevantes, en este caso, principalmente de la Argentina. En la actualidad los precios internacionales en las bolsas de granos están firmes, en niveles muy parecidos en los diferentes mercados, lo que es una situación hasta cierto punto excepcional, dado que en esta época de cosecha los precios argentinos suelen estar muy por debajo de los norteamericanos. En ello influye la gran caída que presenta su cosecha en este año. A título informativo, en el cuadro 4 se adjunta el cierre del día 17 de abril de 2006 en el mercado de futuros de la Bolsa de Chicago. Desde hace varios meses los precios de los futuros de maíz vienen mostrando este mismo grado de firmeza, lo que hace pensar que los precios de mercado a lo menos se mantendrán en los actuales niveles. Dados estos precios, puede hacerse una estimación de costos de importación de maíz desde la Argentina, en la actualidad el mercado más relevante para Chile, que se presenta en el cuadro 5. La estimación contenida en el cuadro 5 debe tomarse como un antecedente general, porque cada operación tiene sus características propias; sin embargo permite hacer un pequeño análisis. El actual precio FOB en Buenos Aires es un 28% superior al que existía en igual fecha de 2005; sin embargo, el costo de importación expresado en pesos es muy similar entre ambas fechas. Esto se debe a dos factores: la reducción en el costo de los fletes internacionales y la baja en la cotización del dólar norteamericano, que en conjunto compensan el aumento del precio internacional. Ello hace que el precio interno en esta temporada se presente también en niveles muy similares. El día 5 de abril de 2006, el mayor poder comprador de maíz existente en el país, Agrosuper, inició sus compras en "Lo Miranda", VI Región, con un precio de $ 71/kg de maíz, semejante a los actuales costos de importación (más aún que ahora en el momento de su establecimiento, cuando el precio del dólar bordeaba los $ 520 y el precio internacional estaba en US$ 106 por tonelada). Los demás poderes compradores de la zona, como Coagra, Copeval, Ariztía, se han puesto a niveles similares. Destaca Copeval en Rancagua, con $ 72. En localidades más al sur se han abierto otros poderes compradores, a precios de $ 67-70 por kilo. Se debe recordar que la zona maicera se extiende hasta las regiones VII y VIII, aunque con superficie decreciente, y que el precio suele ser menor a medida que se avanza hacia el sur, lo que no resulta tan verdadero en este año, en que los precios del maíz en la VIII Región son mayores que los de la Región del Maule. Como en el año anterior, este precio no permite rentabilidades que los productores consideren atractivas, y en muchos casos les produce pérdidas. Es posible que, a medida que avanza la temporada, el precio pueda ajustarse en algún monto, sobre todo si se observa un cambio en el valor del dólar. El país se ha consolidado como un importante productor de semillas de maíz, que se originan principalmente en las regiones VI y VII. Las superficies de siembra programadas en el año 2005/06 para producción de semillas en las distintas regiones fueron las que se presentan en el cuadro 6. Fue programada una siembra de 13.900 hectáreas, pero la superficie efectivamente sembrada para la producción de semillas fue al final de 13.600 hectáreas, dentro de una superficie total de siembra de maíz que el INE estimó en 123.560 hectáreas. La importancia de esta actividad en nuestro país puede ve rse en las cifras de exportaciones de los últimos años, que se señalan en el cuadro 7. Los principales destinos de las semillas exportadas por Chile son los Estados Unidos de Norteamérica, la Unión Europea, Canadá y algunos países latinoamericanos. Antonio Ochagavía Iñiguez