Temporada de frutas

Thumbnail
Issue Date:
2007-03-20
estudiosArtículos

Actualización del artículo del mismo título publicado el 22 de diciembre de 2006. « Ver artículo original » Al igual que en la temporada anterior, las exportaciones frutícolas en 2005/06 mostraron un incremento moderado en los envíos al exterior, alejándose de la tendencia exhibida hasta 2003/04, cuando la cifra alcanzada en productos frescos fue considerada un récord de la industria frutícola. Lo anterior confirmaría la hipótesis de que la fruticultura de exportación se encuentra en una franca etapa de madurez y que, al igual que son raros los incrementos elevados, las disminuciones globales de producción no son dramáticas. Los arranques de variedades no rentables (por ejemplo, de carozos y pomáceas) son reemplazados por otras variedades dentro de la misma especie o por otras especies, y se unen al normal reemplazo por envejecimiento. Por otra parte, algunos frutales continúan aumentando su superficie plantada en forma neta. Todo lo anterior produce una tendencia general a un pequeño aumento en la oferta. En general, esto no se modifica apreciablemente por los fenómenos meteorológicos, que ven atenuado su efecto global debido a la dispersión geográfica de las plantaciones, que hace difícil que un fenómeno abarque el total de la zona productora de cada especie, y la diversidad de especies en cada región, que son afectadas de diferente manera por dichos fenómenos Un factor de incertidumbre es el discutido cambio climático que estaría afectando al planeta, el que suele manifestarse en primaveras tardías e irregulares y veranos lluviosos en regiones templadas. Esto, además de que puede influir en la producción nacional, incide en las cosechas de los países del hemisferio norte y hace variar su demanda de nuestros productos, y en las de los demás países del hemisferio sur, cuya producción compite con la chilena en los mercados consumidores. Se estima que la producción frutícola de la temporada 2005/06 habría tenido un incremento de alrededor de 4%, superando los 4,4 millones de toneladas; sin embargo, los niveles productivos de las principales especies habrían exhibido comportamientos muy diversos. Ello como consecuencia de las condiciones meteorológicas que imperaron en las zonas norte y central del país durante los meses de primavera-verano y de las variaciones de superficie observadas en los últimos años en determinadas especies frutícolas (paltos, arándanos, cerezos). Respecto a la primavera de 2005, ésta fue fría, con lluvias tardías y presencia de heladas. La escasa acumulación de calor provocó una merma y también un retraso en la cosecha de primores, como fue el caso de la uva de mesa de la zona norte y de los principales carozos (duraznos, nectarines y ciruelas) y paltas de la zona central. En el caso de nectarinos y durazneros, contribuyeron también a una menor producción los arranques de huertos efectuados en los últimos años, por los bajos precios alcanzados por su fruta en los mercados externos, debido a los aumentos de la oferta y la persistencia de problemas de postcosecha (condición) en los frutos de un número importante de variedades. No obstante que las condiciones climáticas se normalizaron posteriormente, aportando abundantes horas de calor durante el verano pasado, lo que se tradujo en un aumento de la producción de uva en la zona central del país, la calidad de la fruta en general no pudo recuperarse de los problemas derivados del frío primaveral, generándose una baya con bajo contenido de azúcar y racimos débiles. Las cosechas de cerezas y arándanos, por otra parte, habrían experimentado un crecimiento superior al 50%, la primera, y de un 30%, la segunda, debido fundamentalmente a la expansión de las superficies plantadas en años recientes. Asimismo, aumentos más moderados se habrían observado en kiwis y manzanas, estimándose que la producción habría crecido en 6% y 10%, respectivamente. Como consecuencia de lo anterior, las exportaciones físicas evidenciaron un moderado incremento de 3%, como se observa en el cuadro 1, llegando a 230,8 millones de cajas en comparación con 224,1 millones de cajas en la temporada 2004/05. Ello se asocia principalmente con el incremento de los embarques de uva de mesa, manzanas rojas, arándanos, cerezas, kiwis y clementinas, que permitieron compensar la fuerte caída observada en paltas y carozos (ciruelas, nectarines y duraznos) y, en menor medida, en manzanas verdes, limones, naranjas, peras y frambuesas. En el cuadro 2 se presenta la agregación de frutas bajo el concepto de temporada, en base a los antecedentes del Servicio Nacional de Aduanas, que elabora ODEPA mensualmente para la evaluación anual del comportamiento del comercio exterior en toneladas y en valor FOB. En volumen se constata bastante similitud con las cifras anteriores en la tendencia de las variaciones, lo que corrobora la utilidad de las cifras de exportaciones en cajas para llevar una evaluación más ágil del comportamiento de las diversas especies en cada temporada. La uva de mesa es la especie de mayor relevancia en las exportaciones nacionales de fruta y representa el 37% del volumen embarcado evaluado en toneladas. Más atrás se ubican las manzanas, con 33%, y los kiwis, con 6%. En valor los retornos tienen el característico desfase por la incorporación de los informes de variación de valor (IVV) de productos cuyos precios se determinan en los mercados de transacción y al 30 de diciembre de 2006 la variación global alcanza 5,1%. El cuadro 3 muestra los volúmenes en toneladas de cada tipo de fruta que se enviaron a las distintas regiones en la temporada 2005/06. Se constata que el principal mercado de las exportaciones chilenas de fruta fresca continuó siendo EE.UU., aun cuando su importancia relativa mostró una baja de 4% en volúmenes recibidos. En tanto que la participación de la UE se mantuvo relativamente estable debido en particular a la fortaleza que continuó manteniendo el Euro en relación al US$, como también al mayor aprovechamiento de las rebajas arancelarias contempladas en el Tratado de Libre Comercio firmado con ese bloque hace más de tres años. Por último, los restantes mercados de destino mantuvieron la participación de temporadas anteriores. Los incrementos de las otras regiones muestran la gran diversidad de mercados a los que accede la fruta nacional y los eventuales potenciales que pueden representar un número importante de países y poblaciones que cada día expresan una mayor tendencia al consumo de frutas y verduras frescas, como parte importante de una dieta sana. Las condiciones de precios en general en los mercados de destino fueron favorables; sin embargo, hubo gran variabilidad en los precios medios en dólares de las principales especies exportadas, incidiendo en ello irregularidades en la distribución de los arribos y volúmenes de los embarques a lo largo de la temporada y también problemas de calidad y condición que mostró parte relevante de la fruta nacional en los mercados de destino. En la evaluación anual presentada en el cuadro 4 con información hasta fines de 2006, se constata que, expresados en dólares, los embarques señalados en los cuadros anteriores no muestran una disminución evidente, salvo en el caso de EE.UU. En este país incide la baja de los precios de las paltas y el alto envío de uva de mesa que corresponde al inicio de la temporada siguiente a partir del último bimestre de cada año y cuyos valores definitivos se van incorporando con la entrega de las liquidaciones que determinan los informes de variación de valor (IVV).

Ferrada, María José (2007-03-20) Temporada de frutas [en línea].  (Consultado: ).
Copiar cita bibliográfica Copiar url persistente
See document
See technical metadata

Related items

Manzanas: una temporada de alto valor de exportaciones.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2013-10-07
Situación de la industria de la fruta fresca en la temporada 2008/2009.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2009-12-28
Informe cosecha de remolacha y achicoria, temporada 2009 - 2012 y contratación siembras temporada 2010 - 2011.
Autor(es):
Secretaría Regional Ministerial de Agricultura de la Región del Biobío
Fecha de Publicación:
2010-10-01