Mercado de las Lentejas

La producción chilena de lentejas se redujo considerablemente durante los últimos años, debido a la fuerte competencia que han ejercido las importaciones masivas y a bajo costo de estas legumbres al mercado nacional, principalmente de procedencia canadiense.Algunos antecedentes disponibles indican que durante las dos últimas temporadas el INE estimó que la superficie nacional sembrada con esta especie fue de 1.320 y 1.220 hectáreas, consecutivamente, cuya cosecha, de poco más de mil toneladas en cada ocasión, no alcanzó siquiera para cubrir el 10% de la demanda nacional.Lo anterior contrasta claramente con la situación prevaleciente antes de la temporada 1995/96, cuando como mínimo se sembraban unas 10 mil hectáreas de lentejas en el país, alcanzando la producción nacional a cifras frecuentemente superiores a las 9 mil toneladas. En períodos anteriores, incluso, previos a la primera mitad de la década de los ochenta, se sembraban áreas que regularmente eran mayores de 30 mil hectáreas. Entonces, las cosechas frecuentemente sobrepasaban las 25 mil toneladas. Con esto a menudo se generaban excedentes que permitían una participación activa de esta legumbre en el comercio exterior chileno, habiendo sido nuestro país un proveedor habitual de varios mercados latinoamericanos.La evolución productiva descendente que se ha mencionado aquí se ilustra claramente a través del Gráfico, que muestra la fuerte contracción experimentada por este cultivo a lo largo de las últimas dos décadas.La razón de tal comportamiento, indudablemente es la notable caída real experimentada por los precios a productor, que en su nivel actual no permiten solventar adecuadamente los costos directos del cultivo y que, por consiguiente, no dejan sobre ellos un margen de utilidad que llegue a constituir un estímulo significativo para incrementar sus siembras.En términos reales (comparando valores expresados en moneda de diciembre de 2001), los precios al por mayor de lentejas informados por el INE han disminuido desde un nivel generalmente superior a $ 500 por kilo que prevalecía hasta antes de 1990 a un promedio anual fluctuante entre $ 230 y $ 270 por kilo que se ha estado observando en los últimos cuatro años. La evidencia mostrada mediante el Gráfico es elocuente para ilustrar tal comportamiento.Se advierte allí que, a pesar de la mayor estabilidad observada en estos últimos años, las cifras logradas desde 1996 en adelante son sustancialmente más bajas que cualquiera de los valores conseguidos con anterioridad, incluso en los casos de precios más deprimidos. Esto considerando un período de más de dos décadas. Se aprecia, asimismo, que los precios reales de los tres últimos años son los más bajos registrados en todo este lapso, no obstante que hubo cierto repunte casi imperceptible durante los años 1999 y 2000. Las causas de tal deterioro se atribuyen fundamentalmente a la ya mencionada internación masiva de lentejas canadienses a bajo precio. Las cifras de los últimos tres años indican que se han importado entre 13 y 18 mil toneladas anuales, por valores fluctuantes entre US$ 4,5 y 7,5 millones, con precios promedios desde US$ 302,6 hasta US$ 446,4 por tonelada, con lo que prácticamente se ha cubierto sobre el 85% de las necesidades del consumo doméstico, por lo que la conducta de los precios en éste se ha tornado altamente dependiente de estas importaciones.Por otro lado, más del 95% de estas importaciones han procedido de Canadá, condición que hace necesario mirar con especial atención las variaciones de comportamiento que presenta este proveedor, para proyectar el probable desempeño futuro del mercado local.Sin embargo, sobre este particular cabe hacer presente que el gran incremento de importaciones de lentejas canadienses no ha sido tanto por los efectos del acuerdo comercial suscrito con ese país, como se ha sostenido reiteradamente, sino que se ha debido fundamentalmente al protagonismo internacional que ha asumido Canadá en el mercado mundial de legumbres y, en particular, en el de lentejas, tras la notable expansión y desarrollo que se le ha dado en los últimos años a estos rubros en dicho país, especialmente en sus provincias centrales. Esto como una forma de sustituir cultivos de cereales, que se vieron seriamente afectados en su competitividad internacional debido a los bajos precios ofrecidos por los norteamericanos, a raíz de los beneficios otorgados a los agricultores por diversos programas de apoyo gubernamentales (distintas formas de subsidios).Producto de tal crecimiento, actualmente en Canadá se siembra una superficie de lentejas cuatro veces mayor que la de comienzos de la década de los noventa, la que alcanza hasta 700 mil hectáreas por campaña, con lo cual está logrando cosechas que fluctúan entre 770 y 950 mil toneladas. Con esta oferta, sus exportaciones anuales de lentejas a menudo superan las 550 mil toneladas, lo que representa más del 45% del volumen total del comercio mundial de esta legumbre, convirtiéndose, en consecuencia, en el principal protagonista a este nivel. En el Cuadro se resumen algunos antecedentes estadísticos y de perspectivas para la producción y el comercio exterior de lentejas de ese país, sobre cuya base podrían formularse las expectativas para el comportamiento del mercado nacional.

Related items

Mercado de las lentejas
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Mayo 2009
Mercado de las lentejas
Autor(es):
Banfi P., Silvio
Fecha de Publicación:
Abril 2010
El mercado de las lentejas
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Febrero 2007