Situación y perspectivas de las lentejas

Thumbnail
Issue Date:
2002-08-01
Subjects:
Leguminosas - Silvio Banfi Piazza
estudiosArtículos

Resultados 2001/02 Los antecedentes disponibles del INE indican que las siembras de lentejas cayeron nuevamente en la temporada 2001/02, esta vez en un 16,7% respecto a la campaña anterior, registrándose una cobertura de sólo 1.100 ha, la más baja de la historia. Lo anterior revela una vez más la condición actual de este cultivo, que prácticamente está reducido a su mínima expresión en el país. Hoy se realiza solamente en algunas zonas específicas, más que nada con un fin de abastecimiento local y probablemente también como complemento de otras actividades agropecuarias, especialmente considerando la utilidad nutricional que tiene la paja de lenteja para la alimentación de animales domésticos, en particular en sectores de pequeña agricultura. Esto explica por qué se concentra actualmente en las regiones VII y VIII, con 240 y 850 ha sembradas, respectivamente, durante la última temporada. Dado que la producción proveniente de tales siembras llega a lo sumo a un poco más de mil toneladas, la cobertura de la demanda interna depende en más de 90% de los suministros foráneos, principalmente provenientes de Canadá, país que desde hace algún tiempo domina en más del 40% el volumen del comercio mundial de esta legumbre. En el año 2001 se importaron 14 mil toneladas de lentejas, por un valor de US$ 4,9 millones, disminuyendo respectivamente en 17% y 35% en relación al año anterior, a pesar de que el precio promedio de importación también se redujo en 21%. Una de las causas importantes de esta baja de importaciones sería una menor demanda interna que se previó para el año pasado, como consecuencia de un pronóstico de aumento de la competencia que ejercerían otros alimentos sustitutivos, especialmente otras legumbres como porotos. Esto último, debido a la situación de abundancia que enfrentaban, con bajos precios que eran altamente competitivos para las lentejas en el consumo. En definitiva, en 2001 hubo menos oferta total de producto y, presumiblemente, una baja de la demanda, aunque es probable que también haya habido una significativa reducción de las existencias acumuladas, como lo han señalado algunos agentes comerciales. Esto haría enfrentar el 2002 con un mercado más despejado que, eventualmente, podría facilitar la posible comercialización de este producto. No obstante, cabe hacer notar que el reducido volumen de oferta existente prácticamente ha impedido que se registren cotizaciones referenciales consistentes y confiables, teniéndose sólo antecedentes de transacciones muy limitadas a valores que han fluctuado entre $ 320 y $ 400 por kilo, según calibre, en los casos mencionados de mercados locales. Por otra parte, también hay información de venta de lentejas importadas a precios de $ 340 por kilo. Por lo ya comentado en cuanto a la situación presente del cultivo de lentejas en el país, no se estima que las siembras puedan experimentar variaciones significativas respecto a su deprimido nivel actual. Lo más probable es que seguirá fluctuando entre unas mil y dos mil hectáreas sembradas, con muy poca influencia sobre el abastecimiento de la demanda doméstica. La situación internacional, por su parte, está haciendo prever que podría haber cierta contracción de las siembras en Canadá, país que en su condición dominante del comercio mundial de esta legumbre ejerce una fuerte influencia sobre las variaciones de precios. En consecuencia, debido a dicho pronóstico podría preverse un incremento de los precios internacionales de lentejas. Sin embargo, no se espera que estas variaciones sean de una magnitud tal que incidan en una significativa alza de precios internos que nuevamente haga rentable y atractivo este rubro para el agricultor nacional. Más bien se espera que haya un incremento relativamente poco significativo del valor unitario de las importaciones, con la correspondiente influencia sobre el precio interno, teniendo en cuenta también las fluctuaciones del tipo de cambio. En materia de importaciones, se prevé que el país seguirá adquiriendo principalmente en Canadá entre 14 y 16 mil toneladas anuales de esta legumbre. A pesar de lo anterior, cabe destacar que por iniciativa del Ministerio de Agricultura se está en proceso de suscripción de un convenio con la Agencia de Cooperación Canadiense, mediante el cual se establecerán los vínculos comerciales necesarios para que en nuestro país se puedan reproducir semillas de lentejas que se utilizarían en las siembras del Canadá. Las gestiones están encaminadas para que en la próxima temporada y a nivel de terreno ya se puedan realizar algunas experiencias tipo piloto, que permitan identificar los principales aspectos técnicos y comerciales de esta actividad. En la medida que prospere esta iniciativa, es posible visualizar una mejor perspectiva para este rubro, en particular si los valores pagados por los canadienses por las semillas chilenas resultan especialmente atractivos. Cabe señalar que el interés canadiense por reproducir semillas en Chile se basa en las condiciones de sanidad existentes en el país, en materia de plagas y enfermedades, así como en la ventaja de ganar el período de contraestación para la multiplicación del material de siembra.

Related items

Situación actual y perspectivas de las variedades de cítricos en Chile (Segunda parte y final)
Autor(es):
Escobar L., Jorge
Fecha de Publicación:
Noviembre 2000
Situación actual y perspectivas de las variedades de cítricos en Chile
Autor(es):
Escobar L., Jorge
Fecha de Publicación:
Octubre 2000
Avances sobre la situación y las perspectivas de la educación superior agropecuaria. El caso de Chile
Autor(es):
Comité de Decanos de Agronomía de las Universidades Chilenas
Fecha de Publicación:
Septiembre 1996