Recepción, elaboración y comercio exterior de leche y productos lácteos

Recepción Al concluir el año 2001, la cantidad de leche recibida por las plantas industriales ascendió a cerca de 1.637 millones de litros, 13,1% más que la acopiada durante 2000, porcentaje de crecimiento récord en los últimos diez años y el mayor volumen recibido hasta el momento en el país.La expansión tan significativa en la recepción de leche en 2001 se radicó mayoritariamente en las plantas de las regiones IX y X. La recepción en la VIII, a pesar de ser positiva durante todo el año, disminuyó significativamente sus porcentajes de aumento en el último trimestre, en tanto que en la Metropolitana la recepción cayó en mayo, junio y el último trimestre. Este comportamiento alteró la participación de las regiones en el total en 2001 respecto de 2000, disminuyendo en la Metropolitana y la VIII y aumentando de manera importante en la IX y levemente en la X, la que continuó captando el 66% del volumen total entregado a las plantas.La expansión de la recepción de leche en 2001 sin duda estuvo influida por la situación meteorológica favorable para la producción de forraje, especialmente en las regiones IX y X, donde la base alimentaria del ganado proviene de las praderas. Sin embargo, fue también una respuesta directa al estímulo que significaron los incrementos ocurridos en los precios reales pagados a productor, especialmente entre enero y septiembre de 2001, período en el que crecieron en promedio 13,7%, comparados con similar período del año anterior. Cabe consignar que los precios mensuales recibidos durante 2001 son los mayores de los últimos cuatro años en todos los meses. El precio promedio del año 2001 (115,32 pesos por litro) fue superior en 6,9%, confirmando la recuperación ya ocurrida en 2000, año en que se quebró una tendencia de caídas sucesivas que se arrastraba desde 1992. El año 2002 se inició con una significativa disminución en el crecimiento de la recepción respecto de lo acontecido en enero de 2001. Mientras en enero de 2001 la recepción creció 14,2% respecto de enero de 2000, en enero de 2002 sólo lo hizo en 2,8% respecto de enero de 2001. Aunque no hay todavía cifras definitivas, antecedentes preliminares señalan para febrero una baja en la recepción. En esta situación deben haber influido las diferencias en el comportamiento meteorológico ocurridas en los mencionados meses. Algo similar ocurrió con los precios por litro pagados a productor. En enero de 2001 crecieron 21,9% respecto de igual mes de 2000, en tanto que en enero de 2002 cayeron 8,7% en relación a enero de 2001, registrando un nivel de 105,43 pesos, el menor precio desde mayo de 2000.La situación respecto de lo que resta del año aparece aún poco transparente. Los productores se encuentran expectantes respecto de las pautas de precio para la estacionalidad de invierno, las que se conocerán a fines de marzo.Los precios internacionales de leche entera en polvo mostraron un crecimiento promedio de 19,4% en 2001 respecto de 2000, pero las cotizaciones mensuales señalan una tendencia a la baja. No parece probable que las plantas aseguren precios similares a los cancelados en 2001. Tres elementos se agregan para certificar la duda mencionada anteriormente. En primer lugar, los precios internacionales de la leche en polvo, como se mencionó, vienen bajando de manera sostenida desde septiembre de 2001, hasta alcanzar en febrero de 2002 un registro casi similar al de junio del año 2000. En doce meses, por ejemplo, el precio por tonelada de las leches en polvo en el mercado de referencia de Nueva Zelanda disminuyó 23,4%, llegando en febrero de 2002 a un precio cercano a 1.550 dólares por tonelada. Con posterioridad ha seguido bajando.En segundo lugar está el problema argentino. Los productores nacionales tienen la cierta preocupación de que puedan generarse importaciones directas de leche desde el país vecino a precios muy bajos, tanto por parte de los supermercados de Chile como por las propias industrias. Estos bajos precios serían posibles por la fuerte devaluación, aminorada en sus efectos por el derecho impuesto a las exportaciones.En tercer lugar, se debe mencionar la estrategia exportadora de las industrias nacionales, la que, como veremos más adelante, obtuvo resultados muy positivos en el año 2001. Para mantener dicho dinamismo y colocar la leche y los lácteos a nivel internacional en términos competitivos, el costo del insumo principal, provisto por los productores nacionales, debe ubicarse en un nivel compatible con los precios de la competencia.

Related items

Recepción, elaboración y comercio exterior de leche y productos lácteos
Autor(es):
Barrera Pedraza, Daniel
Fecha de Publicación:
2001-10-10
Boletín de la leche: producción, recepción, precios y comercio exterior
Autor(es):
Guerrero López, Aída
Fecha de Publicación:
2018-08-28
Boletín de la leche: producción, recepción, precios y comercio exterior
Autor(es):
Sudy Bustamante, Ana
Fecha de Publicación:
2018-08-08