Recepción, elaboración y comercio exterior de leche y productos lácteos

Recepción Al concluir el año 2000, la cantidad de leche recibida por las plantas industriales ascendió a cerca de 1.447 millones de litros, 1,5% menos que la acopiada durante 1999. La recepción mensual se mantuvo con variación negativa sostenida desde enero hasta octubre (con excepción de marzo), cambiando de signo en noviembre y mostrando una significativa recuperación de 7,5% en el último mes de 2000, a la que contribuyeron todas las regiones donde existen plantas receptoras. La recuperación ocurrida en noviembre y diciembre provocó que, en la X Región, zona que capta el 67% del volumen total entregado a las plantas, la recepción acumulada en el año 2000 alcanzara a 951 millones de litros, cifra que fue similar a la registrada para igual región en 1999.En la recuperación de la recepción influyó la favorable situación meteorológica para la producción de forraje en las regiones IX y X, zonas en donde la base alimentaria del ganado proviene de las praderas. La mejoría observada en la recepción en el último bimestre de 2000 es una respuesta, además, al estímulo que significaron los incrementos ocurridos en los precios internos pagados a productor a partir de octubre, hecho que revirtió la tendencia negativa registrada hasta septiembre en relación a iguales meses de 1999. El nivel real de precios de diciembre de 2000 (112,74 pesos por litro) es el mayor de los últimos seis años en dicho mes y el precio promedio del año (105,1 pesos por litro) aumenta 6% respecto del promedio de 1999, quebrando la tendencia de caídas sucesivas de dicho promedio desde 1992. Para el año 2001, es probable que el buen nivel de precios registrado al final de la temporada anterior provoque el desvío de leche dedicada normalmente a la producción artesanal de quesos hacia su entrega a plantas, así como el aumento del número de vacas en producción en la primavera del año actual. Ambas circunstancias permitirían proyectar un incremento estimado de 4% en la recepción de leche al concluir 2001. En igual sentido, se estima que los precios internacionales de los productos lácteos permanecerán relativamente altos en el primer semestre del año actual, lo que mantendría el interés de las plantas por captar una mayor proporción de la leche nacional con precios a productor que, en promedio, serán superiores a los cancelados en el año 2000. La recuperación de la recepción ocurrida en la primavera de 2000 impidió un mayor deterioro en las cifras de elaboración de los principales productos lácteos. Al concluir dicho año y en relación a 1999, la elaboración de leche fluida se redujo 1,5%, debido a la caída en la producción de leche larga vida (UHT), lo que fue compensado por el incremento en la elaboración de leche pasteurizada (20,2%). Por su parte, la leche en polvo, principal producto lácteo que se procesa en el país, también redujo su volumen elaborado en 1,5% en 2000 en relación a 1999. Esta caída se concentró en la leche en polvo descremada (-13,8%), ya que la entera creció 3,5%. Cabe consignar respecto de la leche en polvo que en 2000 las importaciones de la entera representaron el 14% de la producción nacional, en tanto que las del tipo descremada superaron en 13% al total de lo producido internamente. Estas importaciones mostraron, sin embargo, una evidente desaceleración a partir de agosto, luego que se decretara la aplicación de una sobretasa arancelaria de 16%. Respecto de la elaboración industrial de queso a nivel nacional, ésta se mantuvo sin variación en 2000 respecto de 1999, a pesar de las proyecciones negativas que su comportamiento generó hasta octubre. El aumento de la recepción del último bimestre de 2000 influyó positivamente en la elaboración de quesos.La elaboración de mantequilla se redujo 10,5% en 2000 respecto de 1999. El desempeño negativo de este producto pudo ser mayor de no mediar el significativo incremento de 52% que se produjo en su elaboración en el mes de diciembre, asociado también al mencionado aumento de la recepción. La merma en la elaboración de mantequilla que se generó consecutivamente desde enero hasta noviembre respondería al incremento de 310% que se produjo en los volúmenes importados, derivado de una reducción de 33% de los precios medios.Otros productos, en cambio, muestran resultados positivos. La elaboración de leche condensada y cremas creció 55% y 23%, respectivamente, aumentos que responden al dinámico comportamiento de las exportaciones de estos productos. También aumentó la elaboración de yogur (6,4%) y manjar (5,7%), ambos confirmando la tendencia sostenida en los últimos años que responde a una masificación de su consumo interno. A diferencia de lo ocurrido en 1999, cuando la balanza comercial de lácteos fue ligeramente positiva, en el período enero-diciembre de 2000 ella reporta un saldo negativo cercano a los 27 millones de dólares, fruto de un aumento de 71,4% en las importaciones y de una caída de 14,5% en las exportaciones. El 91% del valor importado de productos lácteos se concentró en 2000 en cinco productos: leche en polvo descremada, leche en polvo entera, quesos, mantequilla y lactosuero. Los aumentos de volumen más significativo se registraron en mantequilla (310%) y leche en polvo entera (153%). Más del 80% de las importaciones de mantequilla provinieron de Nueva Zelanda, en tanto que, del total de leche en polvo entera, un 54% tuvo como origen a Argentina y otro 33%, a Nueva Zelanda.En cuanto a las exportaciones, entre enero y diciembre de 2000, el 80% del valor de las ventas externas de lácteos se orientó a México, Bolivia, Estados Unidos y Colombia, hacia donde se envió fundamentalmente leche condensada, leche en polvo entera y quesos. Cabe destacar la brusca caída de 73,5% en el volumen exportado de leche en polvo entera, ocasionada especialmente por la pérdida del mercado venezolano hacia donde se orientaba el 54% de las ventas totales del mencionado producto. También se observa una importante reducción en las exportaciones de yogur que tienen como destino los mercados de Argentina y Bolivia, así como el significativo aumento de las ventas de mantequilla, sobre todo las destinadas a México y Uruguay.