Identificación y análisis de las fortalezas y restricciones del crecimiento agroalimentario chileno al año 2017. Informe final. Consultoría ODEPA.

La avanzada apertura de la economía chilena, consolidada tanto mediante la reducción unilateral de aranceles, como mediante los numerosos Tratados de Libre Comercio que ha negociado y puesto en vigencia, determina que el desempeño de su economía este estrechamente ligado a la evolución y tendencias de la economía internacional. Esto es particularmente valido para el sector agroalimentario, atendiendo al hecho de que se trata de un sector enteramente transable, y en consecuencia muy sensible a las variables asociadas al desarrollo del comercio internacional.En efecto, el sector agroalimentario chileno presenta un crecimiento sostenido en las últimas décadas, sustentado fundamentalmente en las ventajas competitivas otorgadas por sus recursos naturales, en la existencia de favorables condiciones asociadas a costos de mano de obra comparativamente inferiores respecto de algunos de sus competidores directos, como Australia, Nueva Zelandia y California en Estados Unidos, y de un modo muy especial por el impulso otorgado por la amplia apertura de mercados proporcionada por los Tratados de Libre Comercio negociados por Chile con las principales economías del mundo.