SAG realiza intensas acciones frente a la aparición del Loque Americano

Thumbnail
Enlace original: http://www.sag.gob.cl
Issue Date:
2005-10-31
estudiosNoticias institucionales

El Servicio Agrícola y Ganadero en acciones de vigilancia epidemiológica detectó un foco de la enfermedad que afecta a las abejas, conocida como Loque Americano, en la comuna de Molina, provincia de Curicó, Séptima Región y una sospecha de su presencia en Putaendo, Quinta Región. De inmediato se iniciaron las acciones tendientes a dimensionar con exactitud el alcance del problema para evitar que se expanda a otros apiarios y lograr controlar la enfermedad. El Loque americano, sólo afecta a las abejas y no se trasmite por ninguna vía al ser humano, por lo que la población puede consumir miel con absoluta tranquilidad. Según informó el Director Nacional (s) del SAG, Pablo Willson Avaria, "el caso de la VII Región fue confirmado por la observación de signos clínicos típicos y pruebas de laboratorio que verificaron la presencia de Paenibacillus larvae larvae en muestras de colmenas infectadas, mientras que la sospecha de la V Región aún no tiene la confirmación del laboratorio. "Una vez conocida las denuncias, se aplicaron los procedimientos de atención de denuncia, de diagnóstico clínico y de laboratorio, y se inició una investigación epidemiológica del evento", destacó Willson. Asimismo el SAG dispuso una cuarentena en los apiarios sospechosos. con prohibición de movimiento de colmenas para evitar que se propague la plaga, delimitó la zona focal y perifocal de la detección del Loque Americano, inició la inspección de apiarios considerados de contacto. Los funcionarios del SAG están elaborando el catastro y georeferencia de apiarios ubicados en el foco y perifoco, además de la toma de muestras en apiarios en la zona perifocal, y realizan la investigación del origen del foco y su eventual relación con otras regiones. Asimismo, profesionales de la División de Protección Pecuaria se reunieron con representantes del sector privado donde informaron sobre las acciones que esta tomando el SAG para controlar la enfermedad. En la oportunidad, se formó un grupo de trabajo público - privado para enfrentar la emergencia. Pablo Willson recalcó que la inspección de los apiarios por los propios apicultores es fundamental para detectar en forma temprana la enfermedad y poder tomar medidas de control y eliminación de ésta. Asimismo, enfatizó que el uso de antibióticos en la colmena no es una buena opción ya que se debe considerar que Chile es un país exportador y los antibióticos dejan residuos en la miel que pueden afectar el proceso comercial. Cabe destacar que el SAG notificó a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) la aparición de este brote, de acuerdo a las normas del Código de Sanidad Animal de los Animales Terrestres. Esta situación no implica un cierre de los mercados para la exportación de mieles. Sólo se restringe la exportación de miel desde apiarios afectados y su vecindad. Por último, el SAG hace un llamado a los apicultores del país y ante cualquier sospecha de la presencia de la enfermedad avisen inmediatamente al fono denuncia 800 204422. Asimismo, para evitar que se enfermen sus colmenas deben respetar las medidas de manejo y bioseguridad en su apiario. Estas medidas están detalladas en la página web del SAG, www.sag.gob.cl. El Loque americano es, a nivel mundial, una de las enfermedades más serias de las abejas. Esta patología es provocada por una bacteria: el Paenebacillus larvae larvae, y es altamente contagiosa, infectando la fase larval de la abeja. Esta bacteria tiene dos fases en su ciclo de vida: una fase vegetativa o reproductiva donde los gérmenes se multiplican en el intestino de la larva joven o cría de la abeja y una fase de esporo latencia o resistencia. Esta capacidad de formar esporo que es resistente al calor y a desinfectantes químicos, los cuales pueden permanecer hasta 40 años en el material infectado, hace que el Paenebacillus larvae larvae sea muy difícil de controlar y que la enfermedad que produce sea muy seria para la apicultura. La forma de diseminación más común de la enfermedad entre colmenas y apiarios, es por prácticas de manejo apícola, principalmente por el movimiento de extracción de miel entre colmenas, transferencia de marcos de cría de una colmena a otra, alimentación con miel contaminada, pillaje de miel por parte de las abejas a la muerte de la colmena, y equipamiento del apicultor contaminado.