Frutales: Temporada de pomáceas y kiwis

Thumbnail
Issue Date:
2002-10-30
Subjects:
Frutas frescas - María Eugenia Gámez Bastén
estudiosArtículos

1. Introducción La mayoría de las especies frutales orientadas preferentemente a la exportación y que conforman el sector frutícola nacional se encuentran estabilizadas, por lo que se pueden considerar un sector consolidado. Se exceptúan en la actualidad paltos, cerezos y arándanos, que se hallan en un proceso de expansión. Las exportaciones de frutas frescas bordean anualmente un millón 500 mil toneladas y han adquirido un comportamiento de fluctuaciones característico, derivado de las variables condiciones agroclimáticas que inciden, si bien en menor proporción que en otros cultivos agrícolas, en el comportamiento de la producción y, por consecuencia, en los volúmenes exportados de los diversos productos. En cada temporada se constatan problemas parciales en una o varias especies en diversas regiones o localidades productoras, cuyo resultado se evalúa progresivamente en el curso del proceso exportador, ya que aún no se dispone de un sistema de pronósticos eficaz y oportuno de la oferta nacional.Como se puede apreciar en la evaluación según año calendario, las exportaciones de fruta fresca fluctúan en torno a US$ 1.350 millones. Los valores de 2001 no son definitivos, porque aún se están incorporando las variaciones de valor resultado de las liquidaciones de retornos de las ventas en los mercados de exportación. Sin embargo, la fruta industrializada no ha logrado recuperar los niveles alcanzados en 1995 y 1996, cuando se aprovecharon situaciones coyunturales que favorecieron la exportación de berries congelados.Según antecedentes del Servicio Nacional de Aduanas, en el período enero-julio de 2002 los volúmenes exportados de fruta aumentaron en 8,9 % respecto a igual período de 2001, variación similar a la evaluada a base de los registros de embarque de cajas de frutas del SAG, procesados por la ASOEX, que al 31 de agosto señalan un incremento de 9,5%.En el año 2001 se exportaron sobre 1 millón 600 mil ton, de los cuales dos tercios corresponden a uva de mesa y manzanas, con más de 540 mil ton cada una. Esa cifra representó un 11,2% de incremento respecto al año 2000, el cual había experimentado una disminución respecto al precedente, por menores envíos de manzanas y carozos, en los que incidieron factores meteorológicos adversos.Las temporadas frutícolas evaluadas con antecedentes SAG/ASOEX abarcan desde el 1° de septiembre de un año hasta el 31 de agosto del año siguiente, y de sep tiembre en adelante se continúan exportando manzanas y kiwis, que mantienen sus ventas hasta finales del año calendario, siendo principalmente orientadas a países de América Latina. En cítricos, que se exportan desde mayo en adelante, se embarcan clementinas hasta septiembre y en limones y naranjas se puede llegar hasta octubre y noviembre.De acuerdo a la información al 31 de agosto de 2002 las exportaciones de fruta de la temporada 2001/02 alcanzaron a 170,7 millones de cajas, cifra 9,5% superior a la lograda en 2000/01.La uva de mesa superó con creces los efectos de cosechas más tardías y logró variaciones positivas crecientes desde mediados de febrero. En la fecha indicada supera en 13,5% los embarques a igual fecha de la temporada anterior, llegando a 79 millones de cajas exportadas. Destacan los incrementos de las regiones III (21,9%), IV (10,9%) y VI (12,2%). Las variedades Thompson y Flame Seedless, junto a Red Globe, agrupan el 80% de los volúmenes de uva y todas exhiben variaciones superiores al 10%.EE.UU. es el principal mercado de uva de mesa y de carozos, y hasta la fecha indicada se le ha destinado el 46% de los embarques de fruta en general, con un aumento de 13%. Europa, que recibe 26% de los envíos, ha revertido el descenso de inicio de temporada, superando en 8% las cifras en relación a la temporada precedente; el Lejano Oriente, con más de 7% de los envíos muestra un incremento de 14%; el Medio Oriente (4%) y América Latina (17%) exhiben ligeras variaciones positivas de alrededor de 1%, respectivamente.En estos mejoramientos inciden el aumento de uva de mesa, manzanas y kiwis, y la recuperación parcial de los embarques de carozos (ciruelas, duraznos y nectarines) y peras, que mantuvieron no obstante disminuciones respecto a la temporada previa, por problemas meteorológicos que afectaron la productividad.Un carozo que destaca por el incremento experimentado por sus exportaciones es la cereza, donde se inicia el mercado japonés como destinatario, que se proyecta con un importante potencial, lo que permitiría superar las cifras actuales, que aún son moderadas.También es relevante el comportamiento de las paltas, cuyas exportaciones pueden extenderse hasta febrero-marzo del año siguiente y que mantienen una cifra mayor que la de la temporada precedente, a pesar de bajas provocadas por las condiciones meteorológicas del invierno en su tercio final (lluvias y heladas). El mercado norteamericano continuará siendo el principal destinatario de la palta Hass: de los 5,8 millones de cajas embarcadas (31,6% más que las de igual fecha de la temporada anterior), 97% van a EE.UU. No obstante, se mantendrán los envíos a países de la U.E., para lograr presencia y posición en un mercado que debe adquirir mayor relevancia a medida que la oferta nacional alcance los volúmenes esperados y la diversificación de mercados sea imprescindible.Finalmente, es destacable el nuevo incremento de los embarques de arándanos, cuyas ventas llegaron a 3,22 millones de cajas, que representan 48,4% por sobre los 2,17 millones exportados en 2000/01.La superficie de manzanos se calcula en la actualidad en torno a 36 mil hectáreas y, como consecuencia de los cambios en la demanda de esta fruta en los mercados destinatarios, ha experimentado arranques y nuevas plantaciones cuyo comportamiento no se puede evaluar con precisión, debido a la periodicidad de los catastros frutícolas regionales.Los antecedentes más recientes son los de las regiones del sur (VIII, IX y X) y de la VII Región, de las que se dispone de antecedentes de los años 2000 y 2001, respectivamente. Considerando que la VII Región tiene la mayor superficie de manzanos, alrededor de 58% de la superficie estimada a nivel nacional, a continuación se presentan dos cuadros que permiten conocer los cambios varietales y el aumento de densidad de los huertos, al evaluar su comportamiento entre catastros de los años 1995 y 2001. Los cambios varietales se aprecian en las rojas, por la fuerte incorporación de las variedades bicolores, como Fuji, Gala, Royal Gala, que también se han incorporado en las regiones del sur del país, así como en las variedades verdes, en las cuales, si bien han experimentado una fuerte disminución por razones de mercado, se constata un reemplazo parcial por huertos de mayor densidad.Entre las variedades rojas y bicolores, donde lideran Royal Gala, Red Chief, Fuji, Scarlet, Red King Oregon Spur y Braeburn, las bicolores exhiben mayores incrementos y destaca la incorporación de nuevas variedades como Pink Lady y Galaxis, por citar algunas. La densidad de plantación no muestra mayor variación, debido a que en el cultivo del manzano, y en especial en esta región, ya se aplicaba tecnología de alto nivel desde mediados de la década de los ochenta.En las manzanas verdes sigue predominando la Granny Smith, que es una variedad cultivada desde hace muchos años en el país y mantiene una demanda razonable de consumidores, tanto del mercado externo como del nacional. Se constata el ingreso menor de nuevas variedades con mayor densidad de plantación, pero en la Granny Smith se comprueba un moderado aumento en el número de árboles por hectáreas, que contribuiría a aumentar la productividad y, por consecuencia, mejoraría su deprimida rentabilidad. Esta manzana tiene tambi&e acute;n buena aceptación en agroindustria de jugos y deshidratados.Históricamente Europa ha sido el principal destinatario de las manzanas, particularmente de las variedades verdes, que han mostrado una tendencia decreciente en el último quinquenio frente al aumento de las nuevas variedades bicolores. En Europa y EE.UU., las grandes existencias de las cosechas locales no facilitaron las transacciones de los productos del hemisferio sur, procedentes de Chile, Argentina, Sudáfrica y Nueva Zelanda.A principio de 2002 las existencias de pomáceas en Europa mostraban una caída respecto del año anterior. En el caso de las manzanas, alcanzaban a 3,7 millones de toneladas, es decir, eran un 4% menores en relación a igual fecha de la temporada anterior; en tanto los de peras totalizaban 304 mil toneladas, volumen que representa una baja de un 27%. Ambas situaciones se mantuvieron en gran parte del período de ingreso de los productos de contraestación. Lo contrario aconteció en EE.UU., donde el volumen almacenado de peras llegaba a 316 mil toneladas, con un aumento de 10% respecto de la temporada pasada.Respecto a los pronósticos de cosecha de manzanas en Nueva Zelanda, éstos eran auspiciosos. La producción exportable de manzanas de ese país en la actual temporada alcanzará a 288 mil toneladas (equivalente a 16 millones de cajas de 18 kg.), volumen superior en un 16% respecto del período anterior. Una de las características de la oferta exportable de este país es que en más del 80% se encuentra conformada por variedades nuevas (Royal Gala, Fuji, Braeburn y Pacific Rose, entre otras), como resultado de la política adoptada en los últimos años a fin de reemplazar las tradicionales (Granny Smith, Golden y Red Delicious).La cosecha de manzanas en Argentina, por el contrario, se esperaba con una notoria baja: se preveía que la producción en las principales zonas presentaría una caída de 23%, alcanzando un total de 1,04 millones de toneladas, de las cuales un 75% correspondería a Red Delicious. Algo similar ocurrió en el caso de las peras, ya que la producción de las principales zonas (Río Negro y Neuquén) se calculaba en 445 mil toneladas, es decir, un 5% menos que en la temporada pasada.Por otra parte, según "The World Apple Report", las perspectivas de las manzanas para la presente década son inquietantes, ya que la producción mundial continuará creciendo, a menos que el ritmo de arranques de plantaciones supere las actuales tasas. Las dificultades observadas en el mercado mundial en los últimos años han incentivado a importantes países productores de manzanas, como China, EE.UU., Rusia y Nueva Zelanda, a implementar programas de eliminación de plantaciones; sin embargo, éstos no han logrado detener la tendencia de crecimiento de la oferta mundial.Adicionalmente, un análisis más reciente efectuado por la misma publicación concluye que la tasa de crecimiento de las cosechas de frutas a nivel mundial ha comenzado a disminuir. El estudio, apoyándose en estadísticas de FAO, señala que, durante la última década, el abastecimiento de frutas aumentó a una tasa promedio de 3% anual, con lo cual la disponibilidad per cápita para la mayoría de las especies analizadas creció fuertemente. De hecho, la oferta per cápita año de manzanas se expandió desde 7,6 a 10,2 kg, y la de bananas, desde 8,6 a 11 kg. Sin embargo, la producción en la mayoría de las especies frutícolas se ha estabilizado en los dos últimos años, a excepción de manzanas y peras, cuyas disponibilidades aumentaron en cerca de 7,5% en el período.El acuerdo recientemente alcanzado con la Unión Europea abre expectativas bastante promisorias para la fruta fresca de exportación, ya que contempla importantes concesiones arancelarias que permitirán un acceso más expedito a este mercado. La U.E. recibe más del 25% de la oferta exportable nacional. Las manzanas quedaron bajo un régimen de arancel cero desde el momento de la firma del acuerdo. Los embarques de kiwis y peras, por su parte, gozarán de arancel cero en un plazo de 4 años, contados a partir de la próxima temporada.Las condiciones meteorológicas de la temporada 2001/02 no fueron tan favorables para la producción de manzanas como ocurriera en la temporada anterior, lo que se aprecia por los aumentos más moderados de las exportaciones a partir de febrero, ya que en los meses anteriores hasta fines de enero incidieron los envíos de existencias de la cosecha 2000/01. Sin embargo, de las variedades rojas, en las que hay una participación creciente de las nuevas variedades de huertos de plantación más reciente (Fuji, Gala, Braeburn), se han exportado 24,5 millones de cajas, 12,9% por sobre las de igual fecha del período anterior, en tanto que las verdes (Granny Smith), con 5,7 millones de cajas, alcanzan una cifra similar a la de la temporada precedente.Expresadas en toneladas, hasta julio se habían embarcado 447.547 toneladas, 4,3% más que en la temporada anterior a igual fecha. En el siguiente cuadro se aprecia la participación de los países destinatarios en los volúmenes exportados, si bien están ordenados por la importancia del respectivo valor FOB de dichas exportaciones.

Related items

Frutales: temporada 2001/02 de pomáceas y kiwis
Autor(es):
Gámez B., María Eugenia
Fecha de Publicación:
Noviembre 2002
Resultados de frutales temporada 1993/94
Fecha de Publicación:
Octubre - Noviembre 1994
Frutales: temporada de exportaciones 1995/96
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Julio 1996