Mercado de la carne de aves

Thumbnail
Issue Date:
2004-05-20
estudiosArtículos

Durante el año 2003, la producción mundial de carne de aves alcanzó a 75,2 millones de toneladas. Dos tercios de esta producción está concentrada en EE.UU., con 23% de la producción mundial; China, con 19%; la Unión Europea (UE), con 12%, y Brasil, con 11%. En 2003 la producción mundial creció un 1,8%, lo que está por debajo del crecimiento de los años anteriores (4,8% en promedio entre 1994 y 2002), debido a malos rendimientos en países importantes como EE.UU. y la UE.La dinámica de crecimiento de la producción mundial de carne de aves tiene su origen en el fuerte incremento de la producción en cuatro países:Sin embargo, la epidemia de influenza aviar que se presentó a fines del año 2003 en países de Asia, Europa y América del Norte ha provocado alteraciones en el mercado internacional de la carne de aves. Entre ellas se cuenta el cierre de algunos mercados para los países afectados, como es el caso del Japón para la carne de aves proveniente de Tailandia. La carne de aves es la proteína de origen animal más barata que se ofrece al consumidor chileno. Su precio en promedio es un 55% más bajo que el precio del asado de tira en bovinos y un 59,4% menor que el precio del costillar de cerdo. Esta situación es similar a lo que sucede en algunos países de Europa.La carne de aves comenzó su proceso de aumento en la participación en la canasta de los chilenos a partir del año 1986, llegando en el año 1998 a ocupar el primer lugar en el consumo de carne en el país, situación de primacía que ha mantenido hasta el día de hoy.Con el fin de colocar el producto en el primer lugar del consumo nacional de carnes, el sector de aves ha realizado durante estos años una fuerte campaña promocional de la carne de aves, proyectando una imagen de producto sano, concordante con la preocupación por consumir carnes con bajo contenido graso y, quizás lo más importante, destacando que es un producto de fácil preparación para la dueña de casa actual que debe trabajar.Su producción presenta un alto nivel de concentración, ya que no más de cinco empresas tienen cerca del 85% de la oferta nacional y una de ellas concentra sobre el 50% de la producción. La cadena está integrada, desde las líneas genéticas para la producción de pollitos hasta la distribución de los productos en todo el territorio nacional, pasando por la elaboración propia de los alimentos y por las plantas faenadoras. Esto les permite tener economías de escala y por ende altos grados de eficiencia.La producción de carne de pollos broiler representa un 83,7% de la producción nacional de carne de aves. La siguen la carne de pavos, con un 15%, la carne de gallinas de desecho, con 1,23%, y finalmente, muy atrás, la carne de otras especies de aves, con menos de 0,1%.Sin lugar a dudas, uno de los mayores costos que tiene esta actividad es el de los insumos para la alimentación de las aves. El precio internacional del maíz y del afrecho de soya, los dos insumos más importantes en la alimentación de aves, han venido aumentando en los últimos dos años, lo que hace que la rentabilidad del sector sea más ajustada. El alto grado de concentración que tiene esta actividad productiva en el país y su gran integración vertical le dan una estructura industrial que le permite responder de manera más dinámica a las exigencias del mercado. Igualmente puede tener una fuerte injerencia en el mercado de las carnes, ya que, al ser pocos productores, pueden enfrentar de manera conjunta estrategias para promover su producto de manera genérica. A su vez, tienen una participación fundamental en lo que tiene relación con las transacciones de maíz.Así como el consumo nacional, la producción de carne de aves ha venido creciendo ininterrumpidamente desde mediados de la década de los ochenta, alcanzando al día de hoy la primacía en producción de las carnes en nuestro país.El año 2003 fue un año de recuperación productiva. Después del episodio de influenza aviar ocurrido en el año 2002, que provocó el cierre de nuestras exportaciones de este producto, los productores nacionales se lanzaron a la tarea de reabrir mercados, logrando durante el año pasado que todos los países que habían prohibido las importaciones de carne de aves desde Chile autorizaran nuevamente su ingreso. Con esto la producción nacional de carne de aves creció un 2,7% en el año 2003, llegando a 464 mil toneladas.Para este año, personeros del sector esperan dar un fuerte impulso al aumento de las colocaciones del producto nacional en los mercados internacionales, aprovechando la coyuntura que se ha provocado por la emergencia sanitaria debida a focos de influenza aviar, que han sacado del mercado a importantes países productores de carne de aves.Hasta marzo de este año, la producción de este tipo de carne ha aumentado un 12,9%, llegando a 119.849 toneladas en el trimestre. Este aumento es liderado por la producción de carne de pavos, que ha crecido cerca de un 37%, seguida por la carne de pollos con un aumento de 9,8%. En el mismo período, las producciones de carne de gallina y de otras aves han caído en 19% y 62%, respectivamente. Como se comentó anteriormente, especialistas del sector esperan que las colocaciones de carne de aves en los mercados externos aumenten. Ya en el año pasado subieron un 42,8% sobre el año anterior, alcanzando a 25.210 toneladas exportadas. En valor, las exportaciones fueron un 80,3% mayores, alcanzando un total de 40,4 millones de dólares. Los principales mercados de exportación fueron la UE (61%), México (23%) y China (13%).En el primer trimestre de este año, las exportaciones de carne de aves han alcanzado a 9.162 toneladas, un 211% más que en igual período del año pasado, por un valor de 17,4 millones de dólares, un 622% más alto que en el año anterior. El valor medio de estas exportaciones fue de US$ 1.900 por tonelada frente a US$ 820/tonelada que se pagaron en igual período del año pasado. Esta diferencia global debe atribuirse tanto a un mejoramiento de los precios de cada producto individual como a una diferente relación entre productos exportados y a la reapertura de mercados como la Unión Europea y México.También en este trimestre han aumentado las colocaciones en el exterior de carne de aves procesada. En el año 2003 completo se hicieron exportaciones por un valor sobre los 18 millones de dólares, en tanto en el primer trimestre de este año se han realizado envíos de 2.129 toneladas por 6,2 millones de dólares, lo que corresponde a aumentos de 32,5% en volumen y 92% en valor.Por otra parte, durante el año 2003, por condiciones de precios favorables, se iniciaron importaciones de carne de pollos desde Argentina, que llegaron a 1.809 toneladas, por un valor de 1,7 millones de dólares. En el primer trimestre de este año ya ha ingresado al país un volumen mayor que el que se importó en todo el año pasado: 1.873 toneladas por un valor de 2 millones de dólares. La disponibilidad total de carnes por habitante en el año 2003 fue de 73,8 kilos, de los cuales 28,8 kilos (39,1%) corresponde a carne de aves. Ya hace cinco años que este tipo de carne desplazó a la carne bovina como la principal fuente de proteínas de origen animal de los chilenos.La producción de carne de aves se destina primordialmente al mercado interno, donde es un producto ampliamente aceptado, dados su precio competitivo, en relación a las otras carnes, y su estandarización.Considerando la situación de la economía nacional y el panorama que presentan los mercados internacionales, existen perspectivas de que la producción del sector crezca en cerca de 10% y de que las exportaciones suban en 60%. A partir del año 2002 comenzó a aumentar el precio del pollo vivo. Según lo explicaron especialistas del sector en su momento, este incremento se debió a que se estaba traspasando al precio a consumidor el incremento del costo de los insumos para la alimentación de las aves. El precio del pollo vivo a productor durante el año pasado fue un 1% superior al del año anterior; el ave faenada a mayorista subió en 0,5% y el pollo a consumidor aumentó un 2,14%.Se debe resaltar que los precios de los insumos para la alimentación de aves han venido creciendo de manera paulatina desde el año 2000. En el año pasado el precio internacional del maíz fue un 4,8% más alto que en 2002 y el del afrecho de soya, un 17,6% mayor.Sin embargo, a pesar del alza de precio de los insumos, los operadores del sector estiman que, dado que habrá una mayor oferta de carne de aves en el mercado interno durante 2004, se producirá una presión a la baja de sus precios, estimándose que declinarán alrededor de 5,5% a mediados del año. Se estima que la producción mundial de carne de aves crecerá un 2,8% durante 2004, alcanzando a 77,3 millones de toneladas.Se espera que las exportaciones de los principales países productores que han sido afectados por la epidemia de influenza aviar se mantengan en el nivel del año pasado. Tres de los principales países exportadores han sido afectados por esta enfermedad: China, EE.UU. y Tailandia.Hay expectativas de alza en el mediano plazo para los precios internacionales de la carne de aves, dados el aumento observado en los precios de los insumos y las restricciones en la importación por razones de índole sanitaria.Especialistas han manifestado que las perspectivas de crecimiento interno del sector para este año son bastante mayores que lo alcanzado en el año 2003, haciendo llegar a 10% el posible aumento de la producción en 2004. El sector está apostando a crecer de manera importante en las colocaciones en el mercado externo durante este año, estimándose que ellas serían un 60% mayores que las del año pasado y alcanzarían a cerca de 40 mil toneladas de carne exportada.Juan Enrique Moya Suárez