Estudios de Política Rural de la OCDE - Chile. 2016.

Con un aumento en la productividad agrícola, que ha conducido a una drástica reducción del empleo en el sector, las regiones rurales de la OCDE dependen actualmente de una amplia gama de elementos económicos dinamizadores para su crecimiento. La globalización creciente, la mejora de las comunicaciones y la reducción de los costos de transporte son factores adicionales de impulso del cambio económico en las áreas rurales. Las políticas tradicionales de subsidio a la agricultura no han tenido la capacidad para aprovechar el potencial de estos elementos económicos dinamizadores. En 2006, la OCDE publicó un informe temático The New Rural Paradigm: Policies and Governance (El Nuevo Paradigma Rural: Políticas y Gobernanza), que busca explicar el actual giro en las políticas de desarrollo rural en respuesta a estos importantes cambios económicos y a la necesidad de contar con un nuevo enfoque de gobernanza. Las políticas para desarrollar las áreas rurales están comenzando a tomar en cuenta la diversidad de elementos económicos dinamizadores al igual que los diversos tipos de áreas rurales. En conjunto, estas áreas enfrentan un contexto desfavorable vinculado a la emigración, al envejecimiento, a una base de conocimientos más baja y a la disminución de la productividad media del trabajo, todo lo cual reduce la masa crítica necesaria para proporcionar servicios públicos eficaces, infraestructuras y desarrollo de negocios, creando así un círculo vicioso. Sin embargo son muchas las áreas rurales que han sabido aprovechar las oportunidades y tomar ventaja de los activos que disponen, tales como su localización, sus recursos naturales y culturales y su capital social. El éxito de estas áreas rurales dinámicas es evidente en las estadísticas regionales. La promoción del desarrollo rural plantea numerosos retos a la gobernanza y la formulación de políticas debido a que exige coordinación entre distintos sectores, en distintos niveles gubernamentales, y entre actores públicos y privados. Los países de la OCDE, por lo tanto, han experimentado un cambio de paradigma en sus enfoques para adaptarse a estos importantes desafíos. Las características que mejor definen este cambio son el enfoque centrado en los territorios más que en los sectores y en las inversiones más que en los subsidios. El carácter multidisciplinario del desarrollo rural ha contribuido a la falta de marcos analíticos integrales para analizar y evaluar los enfoques territoriales multisectoriales y basados en el territorio. Para reducir esta brecha de conocimiento, la OCDE colabora con otras partes interesadas de todo el mundo. Su labor en el ámbito del desarrollo rural se intensificó con la creación del Comité de Políticas de Desarrollo Territorial (TDPC por su sigla en inglés), en 1999, y de su Grupo de Trabajo sobre Política Territorial en Áreas rurales. Estas instancias brindan a los gobiernos un foro para el debate del desarrollo regional y rural. A principios de 2006, bajo la dirección del TDPC, la Dirección de Gobernanza Pública y Desarrollo Territorial (GOV) lanzó una serie de estudios sobre política rural en distintos países de la OCDE, tal como éste en Chile, para profundizar el conocimiento internacional en este ámbito. Descargue el informe de la OCDE aquí (Archivo PDF, 14 Kb)

Related items

Estudio de indicadores de calidad de vida y estándares de vida en los territorios rurales de Chile. Informe final. Consultoría ODEPA.
Autor(es):
Núcleo Milenio Centro para el Impacto Socioeconómico de las Políticas Ambientales (CESIEP)
Fecha de Publicación:
2019-11-29