Propuesta de instrumentos de política pública para la producción cerealera. Informe final. Consultoría ODEPA.

Las políticas macroeconómicas e institucionales que caracterizan a la gestión del Estado de Chile, imprimen un permanente y exigente desafío en materia de competitividad a la economía nacional. En general, las políticas sectoriales se adaptan a las disciplinas establecidas en el ámbito multilateral (como la OMC) o bilateral, como los numerosos tratados comerciales suscritos.Esta incorporación institucional al mercado mundial ha sido uno de los factores que explica el significativo incremento en el volumen de exportaciones, dentro de las cuales destacan productos agropecuarios, como las frutas y el vino. Sin embargo, existe otro conjunto de productos agropecuarios, que han debido ajustarse a recibir una importante competencia desde el mercado mundial.En efecto, la tendencia de la agricultura en las últimas dos décadas muestra una fuerte expansión de las actividades integradas al comercio mundial con ventajas competitivas y capacidad empresarial, junto al retroceso o estancamiento de las actividades que no tienen las ventajas suficientes para competir o cuyo desarrollo empresarial es limitado. Tal es el caso de la mayoría de los cereales y, en particular, de trigo, arroz y maíz, que se definen como cultivos tradicionales en la agricultura chilena.