Informe mensual de la dinámica productiva, agosto 2001.

La disminución del stock mundial de maíz ha estado elevando activamente el precio internacional del cereal durante el último año y, en especial, durante las últimas semanas. Es así como en julio de 2000 la cotización promedio de maíz estadounidense FOB Golfo era de US$ 76,5/ton, en tanto la de julio de 2001 se ubicó en US$ 91,5/ton, llegando durante la tercera semana de agosto a US$ 98/ton FOB Golfo. Si a esta tendencia alcista en el mercado internacional se agrega el valor que ha alcanzado el dólar en nuestro país, el costo actual de importación de maíz desde Argentina, nuestro principal proveedor, alcanza a US$ 128,64/ton puesto San Antonio, es decir $ 88,8/kg, teniendo como antecedente que durante la cosecha nacional se pagó $ 65/kg. Resulta importante señalar, además, que nuestro país importará en este año cerca de 1.100.000 toneladas de maíz, de las cuales ya se han traído unas 600 mil toneladas, quedando por comprar unas 500 mil toneladas.En este escenario, aun cuando se estima que el valor de la divisa logrará un equilibrio en un precio menor al actual, las perspectivas para este cultivo son alentadoras y se prevé que los productores de maíz reaccionarán rápidamente, teniendo en cuenta el conocimiento permanente que tienen del mercado y la elevada capacidad empresarial de estos productores dedicados a un cultivo altamente tecnificado. De esta forma, se presume que la superficie de maíz para esta temporada 2001/02 podría alcanzar unas 80.000 hectáreas para el maíz grano, en comparación a las 70.000 ha que se sembraron durante la temporada pasada, considerando que esta expansión puede verse limitada debido a que las plantaciones de viñas han ocupado bastantes terrenos que anteriormente se dedicaban al maíz. No obstante, se estima que parte de la superficie tradicionalmente ocupada por el tomate industrial, que pasa por momentos difíciles, podría destinarse al grano en cuestión.Paralelamente, el alza mundial de precios también favorece al mercado de semillas, para el cual Chile es un reconocido proveedor de material de buena calidad, por lo que la superficie dedicada a semilleros podría alcanzar unas 15.000 a 17.000 hectáreas en la temporada que se inicia, en comparación con las 12.000 ha que se sembraron durante en la temporada agrícola anterior.Por el contrario, la situación del mercado mundial del arroz continúa deprimida: aunque se han presentado algunos repuntes de precios en los mercados oferentes del MERCOSUR, la demanda continúa débil, especialmente por parte de Brasil, principal comprador en este bloque. Las perspectivas para el corto plazo no mejoran, ya que se estima que aumentará la oferta mundial del grano, debido a que EE.UU. está terminando su cosecha, con una mayor producción de arroz de grano largo; la Argentina aumentará su superficie dedicada al cultivo, por políticas internas destinadas a favorecer a los productores y, finalmente, Asia mantendrá su producción. Estos antecedentes indican que la relación stock/consumo seguirá manteniéndose alta, con el consiguiente menoscabo en las cotizaciones.La situación nacional se hace más compleja, si se tiene en cuenta el criterio que persistió en el sector industrial nacional, en el período de cosecha anterior, de pagar por el arroz nacional precios equivalentes al costo de importación del producto más depreciado en el mercado mundial, como es el arroz de Vietnam, con claras diferencias de calidad en relación con el arroz argentino, que sí es relevante para nuestro mercado. Esta determinación significó un precio de compra de $ 7.100/qq, en circunstancias que, de haberse utilizado el referente argentino, el precio al momento de la cosecha habría alcanzado por lo menos a $8.900/qq. Cabe hacer presente que a la fecha no se han realizado importaciones de arroz vietnamita, y que el precio que se está pagando hoy por los últimos lotes de arroz nacional es de $10.500/qq.Esta es la razón para que la superficie nacional de arroz para la temporada que se inicia se estime en unas 20.000 hectáreas, en comparación a las 28.000 sembradas el año anterior. Esto, considerando que existe un grupo importante de agricultores que, por la limitación de sus suelos, pueden sembrar exclusivamente arroz.En el sector pecuario, se ha observado un aumento en el precio a productor de los novillos gordos listos para faena. En esta alza influyen factores estacionales, como la disminución en la oferta de animales, y factores coyunturales como el encarecimiento del valor de las importaciones de carne por efecto del aumento del valor del dólar. En el período enero a julio el precio promedio del novillo gordo se incrementó en un 2,8%, con respecto al mismo período del año 2000, y la variación anual de julio de 2001 respecto de julio de 2000 fue de 9,2%. Se agrega a lo anterior lo que se ha observado en relación al precio de los terneros para engorda en el sur del país, que en las últimas semanas han subido más de 15%, llegando a cotizarse hasta en 800 pesos por kilo (cerca de 1,20 dólares). Esto se motiva en la escasez de animales de este tipo y en la mayor fortaleza que se observa en el mercado de animales gordos, que los productores esperan que se mantenga en la próxima temporada. En cuanto a la prohibición de ingreso de carnes blancas proveniente de 15 plantas faenadoras nacionales, decretada por la Argentina, se están efectuando las acciones necesarias para revertir esta determinación y aún no está clara la posible repercusión que esta medida podría tener en la producción nacional, la que en el peor de los casos deberá reorientar su producción a otros mercados y/o destinar una parte adicional al consumo interno.En lácteos, la recepción de leche ha aumentado un 14,2% en el período enero-junio de 2001, en comparación al mismo período del año anterior, y el precio, en términos reales, lo ha hecho en un 17% en el mismo lapso. No obstante, en el transcurso del año los incrementos de precios han sido decrecientes y se espera que para septiembre sean más bajos que los del año anterior, por lo que se estima que el precio ponderado anual de 2001 será sólo 7 a 8% superior al de 2000.Esta situación se deberá a que las plantas industriales van a comenzar a castigar los precios pagados por los excedentes de producción, que sobrepasen el promedio obtenido en el período comprendido entre mayo y agosto. El precio a pagar por los excedentes será entre un 10 y un 15% inferior al normal. Esta condición ha generado un conflicto, aún no resuelto, entre productores e industriales y se estima que ambas partes tendrán que ceder algo en sus pretensiones para lograr un acuerdo. El comercio exterior de lácteos muestra una disminución de alrededor de 30% en las importaciones, expresada en litros equivalentes, en el primer semestre de este año respecto del mismo período del año anterior, determinada principalmente por la reducción en casi 50% de las importaciones de mantequilla, queso y leche UHT. Las leches en polvo han disminuido en 10%. La mayor oferta interna, la caída en la demanda y el aumento en el precio internacional de la leche en polvo en un 20% en relación al año pasado, han provocado esta contracción.En tanto, en el mismo período las exportaciones han aumentado en un 15% en términos de valor y se estima que durante el segundo semestre se seguirán incrementando. Los mercados más relevantes han sido Venezuela (leche en polvo), Bolivia y México (quesos).Finalmente, en la fruta, los kiwis han finalizado su período de exportaciones a EE.UU. y Europa y actualmente el producto se destina a América Latina. En general, el volumen exportado aumentó por un incremento en la producción nacional, propiciado por las buenas condiciones meteorológicas de la temporada pasada. El aumento de exportaciones provocó que, si bien los precios de inicio de temporada fueron buenos, no lo fueron tanto como en la temporada anterior. Posteriormente arribó el kiwi neozelandés, el que también aumentó sus envíos y generó bajas en los precios, por lo que los niveles de precios obtenidos por el kiwi chileno no fueron los esperados para esta temporada.Por su parte, las manzanas también aumentaron sus exportaciones, por las mismas razones mencionadas para los kiwis. En EE.UU. la oferta nacional tuvo que enfrentar los elevados stocks locales del producto y la fuerte competencia sudafricana, por lo que los precios, en general, fueron más bajos que en la temporada anterior. Cabe señalar que las nuevas variedades bicolores mantuvieron precios razonablemente buenos, no así las rojas clásicas y la Granny Smith, que obtuvieron precios inferiores.No obstante, no hay duda de que el aumento en el valor del dólar mejorará significativamentelos resultados obtenidos por los productores de fruta de exportación.

Barrera P., Daniel (10-10-2001) Informe mensual de la dinámica productiva, agosto 2001. [en línea].  (Consultado: ).
Copiar cita bibliográfica Copiar url persistente
See document
See technical metadata

Related items

Informe mensual de la dinámica productiva, septiembre 2001.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
10-09-2001
Dinámica productiva y comercial, diciembre 2005.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
21-12-2005
Informe de temporada del sector agropecuario y forestal. Resultados de 1998/99 y perspectivas para 1999/2000.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
1999-06-01