Informe mensual de la dinámica productiva, julio 2002.

Thumbnail
Author:
Aguëro T., Teresa
Issue Date:
2002-07-22
estudiosBoletines

En la situación mundial de los cereales persiste una producción estable. Además, tanto en trigo como en maíz y en arroz, se observa una demanda mayor que la producción mundial, lo que incide en una disminución progresiva de las existencias acumuladas al final de cada ejercicio. Para el mediano plazo se prevé un fortalecimiento de los precios internacionales y, si se atenúa la situación recesiva que afecta a la economía mundial, mejorarán las condiciones de mercado para estos productos. En Chile, las perspectivas de la temporada que se avecina son buenas para la siembra de maíz, ya que, por una parte, los precios internacionales están firmes y, desde el punto de vista agroclimático, se repetirían las condiciones de seguridad de riego del año pasado, por el alto índice de acumulación de nieve en la cordillera. En el arroz, se está iniciando la preparación de suelos y las perspectivas del mercado interno son favorables para el cultivo. Los precios del mercado nacional no son altos, pero se han recuperado respecto a los niveles extremadamente bajos que presentaron durante los años 2000 y 2001. En otros cereales, es interesante destacar también los significativos incrementos registrados en exportaciones de avena. Entre enero y mayo de 2002, las exportaciones de avena grano llegaron a 10.600 toneladas, con un valor de US$ 1,26 millones, aumentando ambas cifras en más de cinco veces respecto a las del año anterior en igual período. En avena mondada o perlada, los incrementos son de más de 80%, tanto en volumen como en valor, mientras que en avena aplastada las variaciones son de 50%, aproximadamente. Consecuentemente con esto, los precios internos del grano han estado en niveles inusualmente altos, del orden de $70 a $80 por kilo, lo que estimuló el interés por este cultivo. En cuanto al sector frutícola, según antecedentes SAG/ASOEX, al 7 de julio último había un avance del 96,7% de las cajas de frutas exportadas respecto a las registradas en toda la temporada 2000/01 (las temporadas frutícolas abarcan desde el 1 de septiembre de un año hasta el 31 de agosto del año siguiente). Ello indica que, si se mantiene una proporción similar, en los meses de julio en curso y agosto próximo no se producirán cambios sustanciales respecto a los resultados en la temporada de exportaciones 2001/2002. Hasta la fecha señalada, estas exportaciones alcanzan a 162,3 millones de cajas, cifra 8,5% superior a la de igual período de la temporada anterior. Si bien se continúan exportando las frutas de contraestación del hemisferio norte, las cantidades son relativamente menores. Por otra parte, hay que tener presente que manzanas y kiwis mantienen sus ventas hasta finales del año calendario, siendo principalmente orientadas a países de América Latina. Desde mayo en adelante se realizan las exportaciones de cítricos, que en clementinas se prolongan hasta septiembre y en limones y naranjas pueden llegar hasta octubre y noviembre. Los envíos de clementinas en el período aludido muestran un moderado incremento (3,4%), si bien las buenas condiciones de la actual cosecha hacen prever una variación mayor que la lograda hasta la fecha. Cabe recordar que en 2000/2001 se bordearon 1,2 millones de cajas exportadas, y hasta el 7 de julio se han embarcado sobre 840 mil cajas, registrándose 130 mil cajas en la última semana. Por su parte los limones exhiben ya un significativo incremento (45%) respecto al mismo lapso de la temporada anterior. Los limones embarcados en 2000/2001 también se acercaron a 1,2 millones de bultos, si bien su peso es el doble de los envases de clementinas (alrededor de 17 y 9 kilos netos promedio, respectivamente). Finalmente, las exportaciones de naranjas, como de costumbre, presentan volúmenes menores, pero crecientes (de 153 mil cajas en 2000 subió a 285 mil cajas en 2001, en envases de peso similar a los de los limones). Hasta el 7 de julio se han embarcado 127 mil cajas, con una variación de 53% respecto a igual período anterior. En cítricos tiene relevancia el mercado de Japón, que recibe sobre el 60% de los limones y naranjas, aunque de estas últimas se exportan volúmenes muy inferiores, y alrededor de 20% de las mandarinas, cifra que se espera se incremente en la actual temporada. En cuanto a las exportaciones de paltas, que pueden extenderse hasta febrero-marzo del año siguiente, se iniciaron en la primera semana de julio, con una cifra mayor que la de la temporada precedente, pero aún poco relevante. Las condiciones meteorológicas del invierno en curso (lluvias y heladas), ya habrían provocado una baja en la cosecha. Según el Comité de Paltas, la producción de esta temporada sería cerca de 10% inferior a la pronosticada inicialmente. Esto no significa una disminución de las exportaciones, considerando el alto ritmo de plantaciones que ha experimentado esta especie en el reciente quinquenio. Si bien el mercado norteamericano continuará siendo el principal destinatario de la palta Hass, las empresas exportadoras mantendrán en este año los envíos a países de la U.E., para lograr presencia y posición en ese mercado, que se prevé adquirirá mayor relevancia a medida que la oferta nacional alcance los volúmenes esperados y la diversificación de mercados sea imprescindible. En hortalizas, en el mes de junio se observaron alzas importantes de los precios mayoristas de Santiago de cebollas (86%), ajos (133%), cilantro (92%), espinacas (94%) y perejil (79%). En los primeros dos productos el alza obedece a condiciones de mercado analizadas en artículos anteriores (menor producción y aumento de exportaciones). La variación de los precios de cilantro, perejil y espinacas, se debe a los daños provocados por el temporal de los primeros días de junio. Estas hortalizas se afectaron más porque se cultivan a ras de suelo y tienen una baja superficie que abastece la demanda nacional y que está altamente concentrada en la Región Metropolitana, donde los efectos del temporal fueron muy significativos. Respecto a las exportaciones de ajos y cebollas, crecieron en 16% y 13%, entre el 1 de septiembre de 2001 y el 7 de julio de 2002 (Fuente SAG/ASOEX). Por otra parte, las exportaciones de tomates y alcachofas frescas continúan deprimidas, debido a la crisis argentina: en este período han disminuido en 72% y 68%, respectivamente. Por su parte, el precio de las papas permaneció en niveles altos en el mes de junio, cuando el promedio en los mercados mayoristas de Santiago fue de $10.072 por saco de 80 kilos, un 127% superior al del año pasado. Esta tendencia se mantiene para los primeros días de julio. En el cultivo de la remolacha, que en estos momentos está en plena faena de cosecha, se ha detectado un incremento significativo de productividad, por lo que la producción de azúcar nacional superará a la del año anterior. Si a esto se une el hecho de que se han venido acumulando existencias de temporadas precedentes, las necesidades para la próxima campaña disminuyen significativamente. Por esta razón, la industria estaría planeando reducir la superficie de siembra de la temporada 2002/03 en un 20%, aproximadamente. Algunas estimaciones señalan que se contratarían unas 38.000 ha en esta ocasión. Por otra parte, en la primera semana de julio se dio a conocer la resolución de la Comisión de Distorsiones del Banco Central respecto a la aplicación de salvaguardias para la importación de fructosa, provocando un efecto tranquilizador en el sector. Por este motivo, la industria ya se encuentra evaluando las condiciones de los contratos que ofrecerá para la próxima temporada. Al cierre de la presente edición, los ejecutivos de IANSA y los dirigentes gremiales del rubro se encontraban reunidos para llegar a un acuerdo sobre esta materia, tanto en lo referente a los precios de los contratos como a la superficie que se va a contratar. En lácteos, la recepción nacional de leche en plantas del mes de mayo aumentó cerca de 7% respecto a la de igual mes del año anterior. En los primeros cinco meses de 2002 se registra una leve baja, de 0,7%, en comparación al mismo período de 2001. Adelantos parciales de junio permiten pronosticar que para el primer semestre del 2002 se lograría revertir el pequeño déficit acumulado a mayo, toda vez que los datos extraoficiales revelan, en general, una recuperación superior a 6% respecto de igual mes del año precedente. En lo anterior han incidido las condiciones meteorológicas imperantes en la zona sur, donde a partir de marzo retornaron las lluvias. A esto se unieron una suave temperatura otoñal y una menor presencia de heladas, todo lo cual permitió una buena recuperación de los pastos. Por esto, a partir de abril la condición de entrega de leche ha vuelto a ser normal, superándose paulatinamente el nivel de recepción. Para todo el año 2002 se espera una recepción superior al récord alcanzado en 2001 (entre 4% y 6%). Esto considera que, de junio en adelante, el ingreso de leche a planta será superior al de iguales meses del año 2001, previéndose que en el resto del año continuará la actual tendencia de recuperación y la situación normal de lluvias y temperaturas. En el sector carnes blancas, durante el primer semestre de este año se presentaron dos focos de influenza aviar en planteles avícolas de una empresa de la V Región, uno ubicado en Miltil y el otro, en Tremolén. En ambos casos se eliminaron las aves afectadas y se está en un proceso de desinfección de todas las instalaciones y eliminación del material orgánico existente, con lo cual se espera que quede superado el problema que se presentó.

Aguëro T., Teresa (2002-07-22) Informe mensual de la dinámica productiva, julio 2002. [en línea].  (Consultado: ).
Copiar cita bibliográfica Copiar url persistente
See document
See technical metadata

Related items