Coyuntura macrosectorial, julio 2006.

En riesgo se encuentran la Ronda de Doha, que prometía liberalizar el comercio internacional de productos agrícolas. El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, advirtió sobre el peligro de echar por la borda cinco años de negociaciones si no se alcanzan prontamente acuerdos para reducir los subsidios agrícolas, aranceles y gravámenes a los productos industriales. Los representantes de las 149 economías que conforman la OMC no han logrado convenir compromisos de reducción de sus apoyos para los agricultores, lo que mantiene estancada la última fase de la Ronda, en medio de un mar de recriminaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea, por sus sistemas de ayuda al agro, y entre éstos y Brasil e India, que representan a las naciones menos desarrolladas resistentes a abrir sus mercados de bienes industriales si no obtienen a cambio una significativa apertura para el comercio agrícola. En el caso de no alcanzarse un acuerdo antes del 31 de julio, plazo establecido hace seis meses en la reunión de Hong Kong, se desvanece para la economía mundial la oportunidad de ganar los cerca de US$ 100.000 millones en que el Banco Mundial estima los beneficios de la liberalización comercial. Ello, dado que varios congresistas estadounidenses han manifestado que no renovarán el mandato de negociación que otorgaron al presidente George W. Bush, y que expira a fines de año. En este contexto, la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) dio a conocer un estudio sobre políticas agrícolas en los países de la OCDE, donde se sostiene que las naciones más industrializadas del planeta gastaron durante el año pasado 280.000 millones de dólares (225.000 millones de euros) en subsidios agrícolas, obligando a los consumidores a pagar más por los alimentos y perjudicando el comercio global. Las cifras de la organización revelan que la Unión Europea encabezó el gasto en subvenciones agrícolas, pagando 134.000 millones de dólares (107.000 millones de euros) en ayudas a la agricultura. Japón entregó a sus agricultores US$ 47.000 millones (38.000 millones de euros) y Estados Unidos US$ 43.000 millones (34.000 millones de euros). En el ranking de países con mayores niveles de subsidios aparecen en los primeros lugares Suiza, Noruega y Corea, donde las subvenciones representan más del 60% de los ingresos de los granjeros. En el extremo opuesto del ranking están Nueva Zelanda y Australia, donde los agricultores reciben menos del 5% de sus ingresos como subsidios del Estado. El respaldo a los productores agrícolas en los diversos países miembros de la organización se mantuvo en 29%, sin cambios respecto al año anterior y levemente por debajo del 30% alcanzado en 2003. La mayor parte de esas ayudas adoptaron la forma de medidas para sostener los precios de los productos agrícolas, como tarifas a las importaciones, subvenciones a la exportación y subsidios a la producción, con la consecuente distorsión sobre los niveles de producción, los mercados y el comercio.El informe de la OCDE, argumentando en contra de la visión de que los altos niveles de protección son necesarios para asegurar la protección del medio ambiente y la prosperidad de las áreas rurales, asegura que el grueso de los subsidios van a parar a manos de quienes tienen los predios más grandes y que aquellos subsidios que se proclaman como ecológicos fueron frecuentemente menos efectivos que la inversión en infraestructura, educación y servicios sociales. Un segundo estudio de la OCDE, esta vez en conjunto con la FAO, trata el tema de las perspectivas agrícolas y concluye que la producción mundial continuará creciendo entre 2005 y 2015, impulsada por la demanda de los países en vías de desarrollo, pero su ritmo de incremento será más lento. Ello, unido a un mayor peso de los productos animales y de las preocupaciones por la calidad, se traducirá en un alza de las importaciones netas de alimentos por parte de las naciones menos desarrolladas, cuya población aumentará más rápido que la productividad. Las grandes economías serán el principal motor del crecimiento, y los precios de los productos agropecuarios seguirán sujetos a fuertes fluctuaciones. El estudio proyecta una modificación de los hábitos alimentarios en la mayor parte de los países en desarrollo, debido al aumento de los ingresos por habitante y a la creciente urbanización, lo que implicará un alza del consumo de los productos animales y, con ello, de los bienes orientados a la alimentación del ganado. También las frutas, las verduras y los alimentos elaborados se beneficiarán de esta mayor demanda. El comercio de trigo y de cereales secundarios subiría a un ritmo moderado en el decenio 2005-2015, mientras el de arroz lo haría a una velocidad superior, al igual que los aceites vegetales comestibles y las harinas proteicas para la alimentación del ganado.         PIB nacional        PIB silvoagropecuario        PIB pesca        PIB industria alimentos, bebidas y tabaco        PIB industria maderas y muebles ene-mar 10.912.566 720.268 181.341 540.147 153.009 11.464.700 702.728 190.116 595.978 159.783 5,1 -2,4 4,8 10,3 4,4  Indices industria agroprocesadora (base 2002)        Producción física        Ventas   may 111 111 126 123 12,9 10,7  Fuerza trabajo ocupada en agricultura (miles pers.) mar-may 730 756 3,5  Tasa de desocupación en la agricultura mar-may 5,2 4,9    Exportaciones silvoagropecuarias (mill.US$ FOB)        Primarias        Industriales ene-may  3.908 1.743 2.165 3.886 1.586 2.300 -0,6 -9,0 6,2  Imp. productos silvoagropecuarios (mill. US$ CIF) ene-may 683 908 32,8  Imp. insumos y maquinaria agrícolas (mill.US$ CIF) ene-may 451 300 -33,6    %  Cotización del dólar (pesos por dólar) junio 585 542 -7,3  Indice de precios a consumidor (base 12-1998)        IPC general        IPC alimentación   junio 119 107   124 111 3,9 3,5  Indice de precios al por mayor (base 06-1992)        IPM general        IPM agropecuario   junio 221 207   240 221 8,5 6,6  Indice de precios al productor (base 04-2003)        IPP general        IPP agropecuario 120 138   144 139 20,3 0,4  Tasa de interés de colocación, 90 a 365 días        Reajustable por variación de la UF        Reajustable por variación del dólar   junio 3,7 5,3   4,3 7,2 16,1 35,5  Precios de fertilizantes (pesos 06-2006 por kg)        Urea        Superfosfato triple   junio 235 199   227 178 -3,5 -10,4  Fuente: elaborado por ODEPA, con información de INE, Banco Central de Chile y, empresas. En Chile el Consejo del Banco Central acordó aumentar la tasa de interés de política monetaria en 25 puntos base hasta 5,25% anual, con lo cual el tipo rector quedó al mismo nivel que el de Estados Unidos. Basado en las favorables condiciones del entorno externo relevante para la economía nacional y en la reducción de la volatilidad observada recientemente en los mercados financieros internacionales, el instituto emisor adoptó esta decisión, pero advirtió que, en el escenario más probable, siguen siendo necesarios ajustes pausados en la política monetaria. A su vez, destacó la moderación en las tasas de crecimiento de la demanda interna que se habría producido en el segundo trimestre, y señaló que el empleo asalariado continúa aumentando con relativo vigor y las condiciones financieras internas siguen siendo expansivas. Entre los indicadores considerados, sin duda estuvieron los Índices de Producción y Ventas Físicas de la Industria Manufacturera. Según el INE, éstos anotaron alzas de 6,9% y 6,3% anual, respectivamente, en el mes de mayo. El repunte de la actividad industrial reforzó la evaluación que considera los bajos registros de abril como un fenómeno transitorio. Volviendo a la tendencia que se venía manifestando desde hace varios meses, los índices de la industria agroprocesadora se situaron muy por encima del promedio. En efecto, la producción física de la agroindustria creció 12,9%en los últimos doce meses, impulsada por los rubros: elaboración de productos de la molinería (41,6%); elaboración de productos de tabaco (25,6%); producción, elaboración y conservación de carne, pescados, frutas y legumbres (22,7%); elaboración de bebidas (15,9%) y aserrado y acepilladura de madera (12,8%). Por su parte, las ventas de las empresas que procesan bienes del agro se expandieron 10,7% en mayo de 2006, en relación con igual mes del año anterior.El sector agrícola destacó, también, como una de las actividades más dinámicas desde el punto de vista de la generación de empleo. Al comparar los trimestres marzo - mayo de 2006 y 2005, se aprecia un incremento de 3,5% en la fuerza de trabajo ocupada en la agricultura, lo que supone la creación de 25.800 nuevas plazas laborales. La tasa de desocupación bajó desde 5,2% a 4,9% entre ambos trimestres.En este contexto no llama la atención que, a pesar del impacto que la trayectoria del dólar ha tenido sobre el sector exportador, las exportaciones de productos silvoagropecuarios bajaran muy levemente (-0,6%) en los cinco primeros meses del año, totalizando US $ 3.886 millones. Con importaciones por US $ 908 millones, la balanza comercial sectorial acumuló un superávit de US$ 2.978 millones en enero - mayo de 2006. 

Gumucio A., María Amalia (2006-07-19) Coyuntura macrosectorial, julio 2006. [en línea].  (Consultado: ).
Copiar cita bibliográfica Copiar url persistente
See document
See technical metadata

Related items

Coyuntura macrosectorial, marzo 2003.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2003-04-01
Coyuntura macrosectorial, agosto 2005.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2005-08-25
Coyuntura macrosectorial, diciembre 2005.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2005-12-29