Coyuntura macrosectorial, abril 2007.

Thumbnail
Author:
Gumucio A., María Amalia
Issue Date:
2007-04-19
Subjects:
INDICADORES ECONOMICOS - PIB - COMERCIO EXTERIOR
estudiosBoletines

En 2006 el Producto Interno Bruto (PIB) agropecuario y silvícola creció 5,4%, destacándose como uno de los sectores más dinámicos de la economía chilena. Esta cifra viene a sumarse a los incrementos de 7,6% y 8,2% experimentados en los años 2004 y 2005, respectivamente. Con ello la actividad agrícola se consolida como uno de los motores de la expansión de la economía, exhibiendo una tasa media de crecimiento de 7,1% entre 2003 y 2006. Las cifras desmienten los anuncios de un magro desempeño sectorial durante 2006 y desperfilan los frecuentes augurios de una crisis en el agro. De acuerdo con la información del Banco Central de Chile, en 2006 la actividad silvoagropecuaria fue impulsada principalmente por la fruticultura y el subsector pecuario. El crecimiento de la fruticultura obedeció a aumentos en todas las especies. La producción destinada a exportaciones registró la mayor incidencia dentro de la subactividad, destacando el dinamismo de la producción de uva de mesa. El rubro pecuario registró el mayor crecimiento del sector, secundando a la fruticultura en términos de incidencia. Su expansión fue determinada principalmente por la producción de ganado bovino, porcino y aves. La silvicultura tuvo un desempeño favorable, marcado por la producción con destino a celulosa y, en menor medida, por la producción para aserrío. El subsector agrícola, en tanto, registró una contracción a lo largo de los cuatro trimestres del año, siendo mayor la registrada en el primero. Ésta estuvo determinada por la disminución de la superficie sembrada de los principales cultivos anuales, en especial de trigo.La actividad pesquera fue la única que registró cifra en rojo en 2006, con una caída de 1,9% en el PIB. El pobre desempeño estuvo determinado por la contracción de la pesca extractiva. Los centros de cultivo anotaron un leve crecimiento, con un impacto menor sobre el resultado. La caída de la pesca extractiva se explicó fundamentalmente por una disminución del desembarque de las principales especies pelágicas, en especial las correspondientes a la zona norte del país. La actividad industrial, por su parte, se expandió 2,5%. La rama que mostró más dinamismo fue Alimentos, bebidas y tabaco, con un alza de 6,8% en su PIB, siendo también la de mayor incidencia. Lo anterior se explica por el incremento en la producción de carne; por una mayor producción de conservas y de bebidas no alcohólicas y por mayores exportaciones de tabaco. Otra rama que favoreció el resultado del sector fue la industria de Madera y fabricación de muebles, cuyo PIB se incrementó 2,4% en 2006.Quienes se apresuraron en entregar una evaluación del año 2006 no consideraron el impacto que tendrían los cambios en las fuentes, los precios relativos y la metodología de cálculo de las cuentas nacionales, tras el reemplazo del año base desde 1996 a 2003. Como se advirtió en nuestra edición de noviembre de 2006, las nuevas mediciones supusieron una revisión de las estimaciones de los agregados macroeconómicos para los años 2003 en adelante. Al comparar la estructura de generación del PIB de acuerdo con las mediciones anteriores, con base en el año 1996, con la que se obtiene a partir de la nueva compilación de referencia para las cuentas nacionales de Chile, basada en 2003, se aprecian cambios en la participación relativa de los diferentes sectores de la economía. En el caso de la actividad agropecuaria y silvícola, ello implicó una caída desde un 4,5% a un 3,6% de participación en el PIB de 2003. Entre las actividades que incrementaron su participación en el producto destaca la de Intermediación financiera y servicios empresariales (desde 12,6% a 15,0%), así como Transporte y comunicaciones (desde 7,9% a 9,2%). Como era de esperar, los derechos de importación reducen su participación en el PIB, desde 2,5% a 1,0%, como resultado de las rebajas arancelarias (el arancel efectivo pasa de 8,7% en 1996 a 3,9% en 2003) y los acuerdos comerciales suscritos por el país. Es precisamente este factor de menores derechos de importación el responsable de gran parte de las diferencias entre la estimación previa y las actuales cifras de PIB. El Banco Central informó que las tasas de crecimiento del PIB nacional para los años 2004 y 2005 se situaron en 6,0% y 5,7%, respectivamente, 2 y 6 décimas por debajo de las series publicadas en la base 1996. Para el año 2004, la diferencia de 2 décimas fue determinada por la incidencia negativa de los derechos de importación. Estos presentaron una significativa caída de participación dentro del PIB, dadas las menores tasas arancelarias del año 2003, respecto de la referencia anterior. En 2005, la diferencia de 6 décimas en la tasa de variación del PIB se explica en gran medida por la incidencia negativa de 3 décimas de los derechos de importación. Del mismo modo, dichos derechos registraron la mayor incidencia negativa en la revisión del crecimiento del PIB nacional para el año 2006. A nivel sectorial se producen importantes diferencias en la revisión de las tasas de crecimiento del PIB.En los últimos tres años la agricultura creció a tasas de 7,6%, 8,2% y 5,4%, en lugar del 8,8%, 5,7% y 2,6% que arrojaban las cifras anteriores. Ello se explica principalmente por un cambio en el método.En la referencia 2003, el cálculo se realiza por productos, reflejándose sus nuevas ponderaciones en las subactividades agrícola, frutícola y pecuaria. Otro cambio metodológico relevante fue la incorporación, como producción, del crecimiento natural de las plantaciones forestales. En el caso de la industria, se dispuso de información tributaria (Renta) para estimar el valor bruto de producción de ciertas ramas, en reemplazo de fuentes utilizadas previamente. Adicionalmente, en el año 2004 se intensificó el uso de la Encuesta Nacional Industrial Anual (ENIA). Entre 2003 y 2006 la industria de alimentos, bebidas y tabaco registró un alza de 6,7%, mientras el PIB de la manufactura de maderas y muebles aumentó 6,1% en el período. Los índices de producción física y ventas de la industria manufacturera corroboran que la agroindustria tuvo un desempeño destacado en 2006. Mientras la producción industrial registró un alza de 3,3%, la agroindustria exhibió un crecimiento de 6,3%. De igual forma, las ventas de la industria manufacturera se incrementaron en 2,9% y las de la agroindustria lo hicieron en 4,4% en 2006, en relación con al año anterior.A pesar de la baja en el tipo del cambio (el dólar observado se cotizó en promedio a 530 pesos en 2006, valor 5,3% menor que el vigente en el año previo), las exportaciones de productos silvoagropecuarios continuaron por una senda expansiva, totalizando 8.781 millones de dólares, lo que implica un crecimiento de 9,2% respecto de 2005. De ese total de envíos, los productos manufacturados constituyen el 68%, y aumentan a tasas superiores a la que registran los embarques de productos no elaborados: 10,5% y 6,5%, respectivamente. En cuanto a su composición por rubros, las exportaciones agrícolas representan el 52% y acumularon US$ 4.531 millones; los envíos pecuarios totalizaron US$ 789 millones, con una participación del 9%, y los forestales ascendieron a US$ 3.460 millones, un 39% del total de las exportaciones sectoriales.La devaluación del dólar y el aumento en el precio de las materias primas repercutió en las importaciones de productos silvogropecuarios. Éstas llegaron a US$ 2.295 millones en 2006, con un crecimiento de 25% respecto del año previo. Las importaciones de productos agrícolas y forestales experimentaron alzas de 37% y 22%, en tanto que las adquisiciones en el exterior de productos pecuarios registraron una leve baja (-1,7%).El saldo en la balanza comercial de productos silvoagropecuarios superó el récord alcanzado durante el año anterior y se empinó hasta los US$ 6.485 millones.

Gumucio A., María Amalia (2007-04-19) Coyuntura macrosectorial, abril 2007. [en línea].  (Consultado: ).
Copiar cita bibliográfica Copiar url persistente
See document
See technical metadata

Related items

Coyuntura macrosectorial, mayo 2006.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2006-05-31
Coyuntura macrosectorial, marzo 2009.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2009-04-01
Coyuntura macrosectorial, febrero 2009.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)
Fecha de Publicación:
2009-02-27