Reunión del grupo de trabajo de composición abierta sobre Repartición de Beneficios por el Uso de Recursos Genéticos

Thumbnail
Issue Date:
2006-02-27
estudiosNoticias institucionales

Entre el 30 de enero y el 3 de febrero de 2006 se llevó a cabo, en la ciudad de Granada, España, la cuarta reunión del Grupo de Trabajo Especial de Composición Abierta sobre Acceso y Repartición de Beneficios por el Uso de Recursos Genéticos, del Convenio sobre Diversidad Biológica. En ella se discutió la forma en que se iniciará la negociación de un régimen internacional sobre la materia, que se haga cargo de reconocer y retribuir la conservación de recursos genéticos y el conocimiento tradicional de comunidades indígenas y locales asociado a éstos. Si bien aún no hay claridad sobre los efectos específicos de este futuro régimen sobre la agricultura y la industria, ya existe cierto consenso entre las Partes en que el régimen se articulará a los acuerdos ya existentes en la materia en asuntos relacionados con los recursos genéticos, como el acuerdo ADPIC de la OMC, el Tratado Internacional de los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura de la FAO y la OMPI. La industria farmacéutica también se ha manifestado respecto a las consecuencias de este régimen sobre el desarrollo tecnológico. La industria ya está levantando opiniones en el sentido de que las exigencias de los países en desarrollo y las comunidades indígenas y locales sobre el acceso a los recursos genéticos y las restricciones para la inscripción de propiedad intelectual de los productos originados de éstos, representará un costo muy alto para la industria biotecnológica y será un desincentivo a la innovación tecnológica en ese campo. En la reunión de Granada se avanzó en la formulación de un texto base para iniciar una negociación entre los países miembros, y se espera que en Curitiba, Brasil, en el próximo mes de marzo, se apruebe un documento base de negociación definitivo, de manera que en los meses siguientes se pueda trabajar sobre un texto de consenso. Cabe mencionar que en Curitiba, también en el marco del Convenio sobre Diversidad Biológica, se continuará la discusión y en lo posible se tomarán decisiones sobre el artículo 18.2.a del Protocolo de Cartagena de Bioseguridad, que dice relación con los requisitos que los países definirán para realizar el movimiento intencional transfronterizo de organismos vivos modificados destinados a un uso directo como alimento humano o animal, o para procesamiento. Ambos temas, si bien se levantaron a partir de demandas ambientales de los Países Partes, hoy están afectando el comercio y el desarrollo tecnológico de productos agrícolas y farmacéuticos. El Protocolo de Cartagena es una prueba de ello, por lo que los ministerios de comercio y de agricultura de los Países Partes ya están participando en las negociaciones desde hace algunos años. Sin duda el futuro régimen de repartición de beneficios por el uso de recursos genéticos será también tema importante en los ministerios de comercio y ciencia y tecnología de los Países Partes.