CONAF llamó a expertos mundiales del álamo para que lleguen con sus buenos resultados a los campesinos

Thumbnail
Issue Date:
2004-11-30
estudiosNoticias institucionales

Con un llamado a realizar aportes que realmente lleguen a los campesinos y así muchos de ellos puedan salir de las condiciones de pobreza en que viven, el Director Ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Carlos Weber Bonte, dio inicio hoy en Santiago a la 22º Sesión de la Comisión Internacional del Álamo (International Poplar Commission, IPC 2004), cuya organización está a cargo de las Comisiones Nacionales del Álamo de Chile y de Argentina. En la cita participan 37 países miembros de la Comisión Internacional del Álamo, principalmente del hemisferio norte, destacando en esta oportunidad la numerosa delegación de China, interesada en el trabajo rural de Chile y Argentina en torno a esta especie. En Chile, el Congreso constará de 4 días de sesiones de trabajo en el Centro de Convenciones Diego Portales en Santiago, en las que se expondrán aspectos sobre el cultivo, utilización y protección de salicáceas. Posteriormente se efectuarán giras en terreno para conocer a los pequeños y medianos propietarios y a los productores de Álamo y Sauce a la VI y VII regiones, además de una visita a la Compañía Agrícola Forestal El Álamo. La gira continuará en Mendoza y Buenos Aires, Argentina, para culminar el día 9 de diciembre. El énfasis del Congreso se enfocará en la Contribución del Álamo y del Sauce al Manejo Forestal Sostenible y el Desarrollo Rural, con el fin de establecer una conexión entre la ciencia y el desarrollo de modo que la investigación y el avance tecnológico efectivamente puedan llegar a los propietarios y productores de salicáceas. Este objetivo se reforzará permanentemente y en forma directa en las giras a terrenos. El Director Ejecutivo de CONAF, Carlos Weber, instó a que esperaba que el mejor resultado que se podía obtener en este encuentro era el de encontrar fórmulas efectivas para colaborar con los campesinos de Latinoamérica, quienes han visto en estas especies, tanto álamos como sauces, una oportunidad para volver a contar con terrenos productivos, logrando además cadenas de comercialización. Insistió en que los estudios e investigaciones no tienen que quedarse sólo en el ámbito académico, sino que llegar realmente a quienes lo requieren. Así también lo ratificaron en sus intervenciones, en la ceremonia inaugural, el Secretario Ejecutivo de FAO, Jim Carle, y el Presidente de la Comisión Internacional del Álamo, Stefano Bisoffi. La Comisión Internacional del Álamo es un organismo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Fue creada el año 1947 y agrupa a 37 países en donde las salicáceas representan recursos forestales de importancia. Cada uno de estos países miembros cuenta con su propia Comisión Nacional del Álamo, presidida normalmente por el Servicio Forestal local e integrada por representantes de los sectores público y privado, académicos, investigadores, productores y usuarios. La Comisión Nacional del Álamo chilena está en actividad desde el año 1995 y tanto su Presidencia como su Secretaría Ejecutiva radican en la Corporación Nacional Forestal, CONAF. En la Comisión chilena participan activamente investigadores, académicos y la principal empresa privada productora de álamos en el país; pequeños y medianos propietarios de plantaciones y elaboradores de diferentes sub-productos tanto de álamo como de sauce. Chile dispone de 15 mil hectáreas de plantaciones de álamos, entre las regiones VI y VII, la mitad de las cuales son de carácter comercial y generan una variedad de productos industriales y de consumo final para el mercado interno y externo. Además, en la VI región existe una tradicional actividad artesanal basada en los productos de sauce mimbre. Hay también actividad semi industrial en materia de muebles que ya figuran entre los artículos de exportación. Argentina por su parte, dispone de interesantes recursos de estas especies, que sustentan actividades industriales, principalmente en las zonas de Mendoza y del Delta del río Paraná (Buenos Aires). Este encuentro está apoyado por la Secretaría Ejecutiva de FAO Roma y por la Corporación Nacional Forestal de Chile (CONAF) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de Argentina (SAGPyA).