CITES condiciona ventas de marfil para Botswana y Namibia

Thumbnail
Issue Date:
2002-11-12
estudiosNoticias institucionales

El Comité I de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) resolvió que la venta del marfil en ambos países no se hará sino hasta mayo de 2004, una vez que el sistema MIKE entregue datos consistentes sobre el estado de los elefantes. Santiago, 12/11/2002 (Agencia Minagri): "No sería correcto decir que se reanuda el comercio de marfil, porque lo que se permitirá con Botswana y Namibia (si el plenario lo ratifica) son ventas únicas de 20 y 10 toneladas de marfil, respectivamente", aclaró el Secretario General de CITES, Willem Wijnstekers, al comentar la resolución tomada hoy (martes 12 de noviembre) por el Comité I, la cual acepta vender parte del marfil almacenado legalmente, bajo estrictas condiciones. El acuerdo adquirido en primera instancia por la XII Conferencia de las Partes considera, además, la comercialización de trofeos de caza, animales vivos para programas de protección, pieles y cueros. Todas estas medidas se aplicarán bajo estrictos sistemas de control supervisados por la Secretaría CITES. Con relación al marfil, se establecieron una serie de restricciones a modo de controlar el tráfico ilegal y la caza furtiva del elefante africano. De tal modo, la venta no se concretaría antes de mayo de 2004, una vez que el Sistema de Supervisión de la Matanza Ilegal de Elefantes (MIKE) haya recopilado información suficiente sobre la captura ilegal y el estado de las poblaciones de esta especie en cada país. En este sentido, el presidente del Comité I, David Morgan, fue categórico al decir que "MIKE debe entregar un informe antes del año 2004 para ver si se puede concretar la comercialización. Si no hay datos satisfactorios, no hay venta", aseguró. Por su parte, Wijnstekers recordó la necesidad de que este programa de monitoreo cuente con un respaldo económico: "Si no hay financiamiento para MIKE, el sistema no cumplirá su trabajo y, por consiguiente, no habrá venta", dijo. Además, las Partes definieron que las ganancias obtenidas del comercio del marfil y los subproductos del elefante estarán destinadas a la conservación de las especies y al desarrollo de las comunidades del Área de Distribución y otros pueblos aledaños. La Secretaría aclaró que esta vez no existe una disposición que defina a sólo un importador. Por lo tanto, cualquier Estado puede presentar su candidatura y adjudicarse la compra. Según el Secretario General de CITES, "esta eventual competencia sería buena porque generaría mayores beneficios para los países". Durante la tarde de hoy se resolverán las respectivas propuestas de Zimbabwe, Sudáfrica y Zambia, que también buscan ventas de stocks de marfil seguidas por cuotas anuales. Kenia e India, en tanto, mantienen la postura de que debe prohibirse la comercialización, con tal de reducir las futuras amenazas para los elefantes. Ministerio de Agricultura