Talleres INDAP-PRODEMU, historias de mujeres que siembran flores y cosechan esperanzas

Thumbnail
Issue Date:
2002-07-12
estudiosNoticias institucionales

Más que un programa o una línea de acción más del sector público, el Convenio Indap-Prodemu podría traducirse como la historia de las ilusiones y esperanzas de mujeres rurales frente a las exigencias de la vida, así como de los desafíos que se han impuesto consigo mismas y con sus respectivos rupos. (Santiago, 12/07/2002, Agencia Minagri): Bajo la figura de Talleres de Formación, el Instituto de Desarrollo Agropecuario, Indap y la Escuela de la Mujer, Prodemu atienden hoy a más de setenta mujeres rurales de Arica, Camarones y Putre. La iniciativa da vida a iniciativas productivas, donde la gestión económica y agrícola, así como la toma de decisiones se hacen y rescatan, principalmente, desde el género femenino. De la tragedia a la esperanza, podría titularse la historia de doña Cristina Quispe, del Taller Santa Julia, del kilómetro 18 del valle de Lluta. Ella sufrió con su familia el embate de las crecidas del Lluta, en el invierno altiplánico del 2001 y debió salir prácticamente con lo puesto hacia la carretera. Así fue como terminó de allegada durante un tiempo donde su vecina del kilómetro 10, Tatiana Vicencio. Con ella conoció el Convenio Indap-Prodemu, a través del Taller "Campo de Ilusiones", que allí desarrollaba Tatiana junto a otras cinco personas. En "Campo de Ilusiones" ya producían claveles exitosamente, y las ventas no sólo alcanzaban el mercado local, sino Iquique y la Segunda Región, y por esa época instalaban una nueva estación de riego por goteo. Fue así como doña Cristina fue dejando atrás su dolorosa experiencia y animó a otras mujeres de su sector, temporeras y dueñas de casa, para echar a andar el Taller Nª 9, el Santa Julia. "Mejores Pagadoras". En Cerro Sombrero en tanto el Taller "Cactus del Desierto", ya vende 18 paquetes semanales de claveles y aumentarán en breve su capacidad productiva, con lo cual por vez primera algunas de las socias logran ingreso propio y administran un negocio. En ellas se refleja un dato no menor que el Indap ha constatado en sus operaciones de crédito: "las mujeres son mejores pagadoras".. En "Cactus del Desierto", ya adelantaron el pago de su préstamo y están capitalizando para los costos futuro. También en Cerro Sombrero, pero un poquito más arriba, se levanta hoy ell Vivero del Taller "Madre Tierra". Para sus siete integrantes el recorrido no ha sido fácil. Comenzaron el año 2000 con el rubro hortalizas, pero en el camino surgieron dificultades por plagas que no se pudieron superar. Así, sólo siguieron siete de las veinte socias iniciales, las que decidieron persistir y mirar otras alternativas. Surgió entonces la idea del Vivero, el que hoy ya luce hermosas plantas ornamentales y frutales y pronto abrirá al público, quizá hasta con atractivos adicionales -sopaipillas, picarones u otras delicias- transformándose en un nuevo punto turístico donde llegar el fin de semana. Los Talleres del Convenio Indap-Prodemu, junto con acceder a la formación en faenas agrícolas, reciben asimismo capacitación en administración predial y formación personal. A esto se agrega el acceso a otros instrumentos del Indap, como el Servicio de Riego Campesino, por el cual han habilitado riego por goteo, con estanque de agua incluido. Del mismo modo, y en el marco del convenio, cuentan con el Fondo de Fomento Productivo, el que les brinda mediante concurso, subsidios para consolidar sus proyectos. Fue el caso del Taller Madre Tierra, el que recibió recientemente su cheque por $1.051.000.- de manos del director regional de Indap, Jorge Torres Caballero y el Seremi de Agricultura, Ricardo Porcel Rivera. Todas reconocen un pequeño gran vuelco en sus vidas gracias a su participación en los Talleres del Convenio. El cambio no sólo viene por la posibilidad de un ingreso económico que nunca habían tenido. Está también el aprendizaje (ver recuadro Capacitación) que les da otra posibilidad para plantearse ante la vida, o el despertar de capacidades escondidas de liderazgo. Es el caso de Tatiana Vicencio, quien en representación de todos los Talleres integra el Consejo Directivo Provincial del Convenio Indap-Prodemu. "Antes yo no me atrevía a conversar en público o con las autoridades", comenta, satisfecha. Con un presupuesto operativo del orden de los treinta millones de pesos al año, los Talleres Indap-Prodemu superaron el período donde sólo contaban con un fondo de materiales del orden de los cien mil pesos por grupo. Hoy las experiencias iniciales efectuadas en Iquique y luego en Putre, Azapa y Lluta, se multiplican con nuevos grupos que iniciarán este año su propia historia colectiva. Será el caso de los Talleres "Amapolas" (sector El Morro de Lluta), "Sendero Las Colcas" (sector Valles Hermosos de Lluta), "Pankaritas" (sector Linderos de Lluta) y los talleres "Inti Mistune" del poblado de Camarones y "Oásis de Colores", del valle de Codpa, pudiendo agregarse uno más para la comuna de Putre. Instituto de Desarrollo Agropecuario - INDAP

Related items