El Gobierno está monitoreando día a día eventuales efectos en sector agrícola tras crisis argentina

Thumbnail
Issue Date:
2002-01-31
estudiosNoticias institucionales

El Gobierno está monitoreando día a día y en terreno los efectos que pueda tener la crisis argentina en el sector agrícola nacional, sobre todo en las producciones de lácteos y de arroz, aseguró el Ministro de Agricultura, Jaime Campos, tras reunirse con el diputado UDI Carlos Recondo y el diputado electo por Osorno de esa misma colectividad, Javier Hernández, quienes le manifestaron su inquietud ante una eventual "inundación" de productos trasandinos en el mercado local. "Les informé que esta situación la estamos monitoreando día a día, tanto a través de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA) del Ministerio como por la información que nos entrega en todo momento nuestro agregado agrícola en Buenos Aires, Jorge Irribarra", comentó el Secretario de Estado. En todo caso, Campos dijo que en este momento los hechos demuestran que no se ha registrado un aumento de las importaciones argentinas; por el contrario, en el caso de las importaciones lácteas se redujeron a la mitad durante el 2001 en relación con el 2000, "pero estamos alertas a esa situación, porque los mercados y la economía son absolutamente dinámicos". En la ocasión, los diputados de oposición también le plantearon la posibilidad de aplicar salvaguardias a los quesos y a la leche líquida. Ante tal petición, el Ministro Jaime Campos señaló que para aplicar este instrumento resulta necesario que se acrediten dos requisitos: aumento de importaciones y que dicha alza haya provocado un daño a la industria nacional. "En este caso específico no existe un aumento de las importaciones; por el contrario, éstas han disminuido: entonces no se cumple con el primer requisito. Aquí no basta con el querer una cosa", recalcó el Secretario de Estado, quien precisó que el Gobierno no aplica las salvaguardias, sino que lo hace un organismo autónomo, que es la Comisión de Distorsiones. Consultado acerca del temor que existiría ante los posibles efectos que tendría en el país la crisis trasandina, Jaime Campos dijo que "por naturaleza soy desconfiado. Obviamente que todos tenemos un temor, pero nadie sabe qué es lo que realmente va a ocurrir, porque los mercados son esencialmente dinámicos. Mi impresión, y puedo estar equivocado, es que podemos tener algunas dificultades con productos lácteos o con la producción de arroz, pero hasta este momento nada de ello ha ocurrido". Respecto a una eventual caída en los precios de los productos lácteos nacionales, particularmente cuando la Argentina gane competitividad con la devaluación, el Ministro comentó que la crisis argentina generará inflación en ese país y que ésta, a su vez, aumentará los costos de los productores locales y, por lo tanto, el eventual efecto de la devaluación se verá parcialmente compensado. "En materia de comercio exterior, esto fundamentalmente está regido por el precio internacional y, si en el caso de la leche, por ejemplo, éste es de US$1.700 por tonelada, no veo razones para que un productor, ya sea argentino o de Mozambique, venda su producto a menos del precio internacional, porque éste (precio) es el que manda"; recalcó. Por su parte, el diputado UDI Carlos Recondo fue enfático en señalar que una invasión masiva de productos argentinos, ya sea de carne, leche o cualquier derivado de los productos lácteos, puede significar un cambio importante en el mercado interno, además de otras consecuencias, como la caída del producto y del empleo en la X Región. "Todavía no sabemos hasta dónde puede llegar la crisis argentina, pero es evidente que hoy día existe una sobreoferta de productos, porque se puede acceder a productos lácteos en el mercado argentino a precios por debajo de los costos de producción en Chile y ello significaría la destrucción de la industria nacional y de la producción ganadera del sur de Chile", aseveró. Por ello, los diputados le solicitaron además al Ministro Campos que estudie la posibilidad de implementar un mecanismo de estabilización de precios de la leche, que permita neutralizar las distorsiones que existen en el mercado internacional. A juicio de los parlamentarios, un mecanismo de ese tipo "podría darle continuidad al sector, dar mayor estabilidad en las condiciones y en las reglas del juego y además facilitaría un acuerdo entre productores y la industria". En tanto, el diputado electo por Osorno de esa colectividad, Javier Hernández, advirtió que si ingresan importaciones importantes desde la Argentina a Chile a "precio de huevo", puede significar limitar la actividad productiva por más de un año en la X Región. "No se trata de problemas políticos, sino de anticiparse y prevenir cualquier catástrofe interna económica que vaya a producir la crisis argentina", indicó. En la ocasión, los diputados le entregaron al Ministro Jaime Campos un documento que establece la posición de la UDI frente a la crisis trasandina.