El tratado de libre comercio entre Chile y Estados Unidos

Thumbnail
Issue Date:
2003-01-06
Subjects:
Acuerdo Comercial
estudiosArtículos

El pasado 11 de diciembre de 2002, una vez culminada la XIV ronda de negociaciones, el Presidente de la República, Ricardo Lagos, anunció que después de 11 años se había alcanzado exitosamente un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Chile y Estados Unidos.Este hecho es de gran trascendencia para nuestro país, dado que se ha firmado un acuerdo comercial con la principal potencia económica del mundo, lo que significa acceder a un mercado de 280 millones de habitantes con un elevado nivel adquisitivo. La firma de este tratado abre importantes oportunidades y expectativas en cuanto a empleo, comercio e inversiones, lo que se traduciría en mayor crecimiento y desarrollo para Chile.Para aprovechar esta oportunidad, es preciso actuar teniendo presente los intereses del país en su conjunto, por lo que tanto el sector público como el privado deben mejorar sustancialmente su trabajo en sus respectivos ámbitos. El sector público deberá, por ejemplo, mantener la estabilidad macroeconómica, mejorar la calidad del trabajo de sus instituciones y fortalecer las políticas públicas de apoyo a aquellos sectores que lo requieran para insertarse adecuadamente en este nuevo escenario. El sector privado, por su parte, deberá mejorar su productividad y eficiencia para estar a la altura de los desafíos que este acuerdo implica y que, en definitiva, significa estar en condiciones de ocupar los espacios comerciales abiertos por este TLC.Desde el punto de vista de Chile, todos los sectores productivos ganan, unos más y otros menos, pero en definitiva ninguno quedará en condiciones peores que las que hoy tiene. Esto es necesario destacarlo, ya que en algunos sectores se han alzado voces planteando que han sido perjudicados con este TLC, lo cual no es efectivo. Lo que sí puede ocurrir es que dichos sectores no hayan alcanzado en este acuerdo todas las expectativas que tenían previamente.Sumariamente, es posible señalar las siguientes condiciones que dan forma a la estructura matriz del Acuerdo:- Se eliminan todos los aranceles al cabo de 12 años, sin excepción.- Se acuerda no usar subsidios a la exportación en el comercio recíproco. -Se consolida el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP)1.- Se establece una desgravación lineal para todos los productos, con excepción de algunos incluidos en la lista a 12 años.- Se establece una salvaguardia agrícola bilateral, es decir, que afecta a ambos países, para un grupo reducido de productos, en casos que debido a la desgravación se reduzca el precio bajo un cierto nivel.- Se establecen cuotas libres de arancel para algunos productos sensibles, con tasas anuales compuestas de crecimiento.En términos globales, al cabo de doce años el 100% del comercio entre Chile y EE.UU. será liberado, es decir, se efectuará sin aranceles. Sin embargo, debe destacarse que un porcentaje importante de productos se podrá comercializar sin aranceles en cuanto entre en vigencia el TLC, es decir, tendrán desgravación inmediata. En el caso de las importaciones a Chile, el 88,5% de los productos norteamericanos estarán en esta situación y en el caso de las exportaciones de Chile, el 87% de los productos nacionales podrán entrar al mercado de EE.UU. con desgravación inmediata. El detalle se observa en el cuadro siguiente:Desde el punto de vista de los envíos norteamericanos a Chile, es importante señalar que tanto los insumos como la maquinaria y los bienes de capital relacionados con el sector agrario tienen degravación inmediata, lo que abre importantes posibilidades para las inversiones en el país.En cuanto al sector silvoagropecuario, existen variadas razones para estar satisfechos, ya que el 87 % de los productos quedaron con arancel cero inmediato y se tiene la certeza de que el 100 % de ellos llegarán al mismo arancel al término de los plazos de desgravación convenidos para cada uno de ellos. En este aspecto se podría afirmar que este TLC presenta mejores condiciones para la agricultura nacional que el firmado con la Unión Europea. Al igual que en el resto de los sectores productivos, en la agricultura ningún rubro queda en situación desmejorada respecto de la actual.Las autoridades ministeriales están conscientes de que algunos rubros tendrán más dificultades que otros en adaptarse a estas nuevas condiciones y, en esos casos, se deberán revisar las políticas públicas relacionadas con ellos para, cuando fuere necesario, rediseñarlas y adaptarlas para lograr mayores niveles de eficiencia que les permitan competir en mejores condiciones. En este sentido, se buscará apoyar políticas tales como modernización tecnológica, acceso a financiamiento, asesoría técnica, apoyos al proceso de exportación de productos, entre otras.En general, el 62 % de los productos silvoagropecuarios de EE.UU. que ingresan a Chile lo harán con desgravación inmediata.Respecto de los productos que actualmente tienen bandas de precios, como trigo, oleaginosas y azúcar, se debe considerar que tendrán un tratamiento especial en los 12 primeros años del TLC y que después se eliminará el sistema de bandas de precios.1 Mecanismo de los países desarrollados a favor de los países en desarrollo mediante los cuales se reducen o eliminan los aranceles de manera unilateral. Por ello son diseñados y modificados por decisión de los países otorgantes, que pueden eliminar y agregar productos y modificar sus niveles arancelarios.

Related items

El Tratado de Libre Comercio entre Chile y Estados Unidos: sus impactos en la oferta exportable chilena y en el empleo (una perspectiva nacional y regional)
Autor(es):
Ministerio de Relaciones Exteriores. Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON)
Fecha de Publicación:
Diciembre 2002