Ministerio de Agricultura: evaluación y perspectivas

Thumbnail
Issue Date:
2003-01-28
Subjects:
Temas transversales
estudiosArtículos

Comportamiento Macrosectorial En los últimos cinco años el producto del sector silvoagropecuario ha crecido a una tasa promedio anual cercana al 3%. La actividad agrícola primaria representa el 4,2% del total de la producción chilena, cifra que asciende al 15% al incorporar la industria agroprocesadora y servicios asociados. Además, es importante destacar que por tercer año consecutivo la actividad silvoagropecuaria creció a tasas superiores al promedio de la economía nacional. En efecto, al tercer trimestre de 2002 la agricultura aumentó un 4,2% su Producto Interno Bruto; mientras que la economía nacional lo hizo en un 1,8 %.La fuerza de trabajo agrícola en el trimestre móvil septiembre-noviembre de 2002 era de 756 mil personas, lo que representó un 12,6% del total nacional. Históricamente la agricultura es un sector que presenta bajas tasas de desocupación y contribuye con un significativo número de plazas de trabajo, habiendo regiones donde la ocupación en las actividades silvoagropecuarias supera el 30% del total de empleos. En el mismo período la tasa de desocupación agrícola se ubicó en 5,8%, lo que se compara favorablemente con el 8,8% que alcanzó el desempleo a nivel de la economía en su conjunto. Sin perjuicio de lo anterior, la situación en términos de empleo continúa siendo una preocupación, ya que la tasa de desocupación es mayor que la del mismo trimestre del año anterior.El comercio exterior le imprimió dinamismo a la economía sectorial durante el año 2002. Las exportaciones acumularon 4.630 millones de dólares a noviembre, lo que representa un 5,1% más que lo alcanzado a igual fecha de 2001. Las exportaciones de productos silvoagropecuarios industriales se expandieron en 6,7%, en tanto que los productos primarios lo hicieron en un 2,5%. La balanza silvoagropecuaria anota un saldo favorable de 3.520 millones de dólares en el período enero - noviembre de 2002.Los precios de los productos agropecuarios crecieron cerca de 14%, al comparar el IPM agropecuario de diciembre de 2002 con el de idéntico mes del año anterior. Si a ello se suma un dólar que ha continuado con su trayectoria ascendente y un costo del crédito que muestra un marcado descenso, se concluye que 2002 fue un año de recuperación de los niveles de rentabilidad del sector agropecuario.También se debe mencionar que el año 2002 fue un hito importante para el país, ya que se concretaron los acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, Estados Unidos y Corea del Sur. La envergadura económica de tales acuerdos, en términos del tamaño del producto bruto de las contrapartes, de su participación en el comercio mundial y del nivel de vida y capacidad adquisitiva de su población, hace evidente el hecho que constituyen una oportunidad de la mayor importancia para el intercambio comercial del país, y el flujo de inversiones y de tecnologías. Desde el punto de vista agropecuario, los tres socios encabezan la lista de los mercados de destino de nuestras exportaciones.A continuación se presentan los principales logros que, a juicio del MINAGRI, permitieron el avance del sector:Seguro agrícola: Las pólizas vendidas alcanzaron a 5.000, lo que es un 150% más que las vendidas durante el año 2001 (2.000 pólizas). Con ello se ha dado un paso importante en la consolidación de este instrumento de administración de riesgos climáticos.Bolsa de Productos Agropecuarios: el Congreso Nacional aprobó las modificaciones a la Ley de Bolsa de Productos Agropecuarios propuestas por el MINAGRI.En el ámbito de nuevos instrumentos para el financiamiento de las actividades sectoriales, también hay que señalar la propuesta del MINAGRI para el banco agrícola, la ampliación del crédito de enlace forestal y de riego del Banco del Estado y la puesta en marcha de la securitización forestal.La política sectorial impulsada por el Ministerio de Agricultura ha logrado importantes avances en temas como exportaciones de productos lácteos y de carne, apoyo a las exportaciones de pequeños agricultores, recuperación de suelos agropecuarios para fines productivos y agricultura de calidad. En efecto, la puesta en marcha del Programa de Fomento de las Exportaciones de Productos Lácteos y del Programa de Fomento de las Exportaciones de Carne Bovina, durante el año 2002, permitieron iniciar las exportaciones de este último producto y la consolidación de Chile como exportador de productos lácteos.También, en el marco de los acuerdos de la Mesa Campesina, durante el año 2002 se modificó el Fondo de Promoción de Exportaciones Agropecuarias, implementándose un componente de formación de nuevos exportadores (INTERPAC) y un concurso especial para la Agricultura Campesina.El Programa para la Recuperación de Suelos Degradados, impulsado por el MINAGRI a través de INDAP para atender a pequeños propietarios y del SAG para atender a medianos y grandes propietarios, favoreció a 44.342 agricultores e intervino 251.318 hectáreas, utilizando para ello $ 22.200 millones.En el ámbito de la agricultura de calidad, en mayo de 2002 se suscribió el Acuerdo de Producción Limpia para la Hortofruticultura de Exportación y se inició el Programa de Buenas Prácticas Agrícolas. Durante este mismo año se definieron las bases para programas de buenas prácticas en aves, cerdos y ganadería bovina.En lo relacionado con nuestro patrimonio zoo y fitosanitario, tarea que está encomendada al SAG, es preciso destacar la erradicación en seis meses de la influenza aviar, la mantención de la condición de Chile como país libre de la Mosca de la Fruta y de la Fiebre Aftosa sin vacunación. Estas tres acciones demandaron recursos del orden de los $1.500 millones y demuestran los altos estándares de capacidad y eficiencia del SAG.En este mismo sentido, se debe mencionar que se suscribieron acuerdos sanitarios bilaterales con China y Vietnam y se iniciaron negociaciones con Hungría, Estonia, Letonia, Lituania, Rusia, Marruecos y Sudáfrica, los que tienen como base los criterios de la OMC e incluyen los productos agrícolas y pecuarios. Además, se transfirieron las tareas de inspección médico-veterinaria desde los Servicios de Salud al SAG en lo referido a las plantas de exportación de carnes de aves. En esta línea, se iniciaron las conversaciones para alcanzar acuerdos similares en relación a las carnes de bovinos, de ovinos y de cerdo. Con ello se facilitan significativamente los procesos de exportación de los productos pecuarios.Con relación a las actividades de CONAF, aumentó la superficie de forestación campesina, la que alcanzó 16.000 hectáreas que favorecieron a 2.700 pequeños productores. Estas cifras representan un aumento de 18% respecto al año 2001, en que la superficie forestada para la agricultura campesina alcanzó a 13.600 ha. Para mejorar la calidad de las plantaciones en manos de los propietarios campesinos, durante el año 2002 CONAF e INFOR iniciaron el Programa de Transferencia Tecnológica Forestal, que entrega asesoría técnica y capacitación en forestación y manejo de plantaciones.También se debe señalar que el Ministerio de Agricultura, a través de CONAF, implementó un Programa Especial de Empleo que benefició a 40.700 personas, lo que equivale a un promedio mensual de 3.391 personas. Este Programa contó con $3.900 millones. Por otra parte, se debe considerar que CONAF inició una importante línea de trabajo tendiente a incorporar la participación de las comunidades locales en la gestión de las unidades del Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas por el Estado (Parques, Reservas y Monumentos Nacionales), constituyéndose 5 Consejos Consultivos Locales y 3 Consejos Consultivos Regionales (Regiones II, IX y XII).Respecto de las acciones desarrolladas por INDAP para apoyar la pequeña agricultura, cabe destacar el incremento de las recuperaciones de créditos, las que alcanzaron dura nte el año 2002 a $31.000 millones, es decir, un 21 % más que las logradas el año 2001. Esto se debe a los mejores precios de la cosecha 2001/02, que permitieron un mejor cumplimiento de los campesinos, y a una mejora de la gestión crediticia del Instituto.Por otra parte, INDAP desarrolló el Programa de Asesorías Técnicas a la Pequeña Agricultura, el que a través de sus diferentes modalidades atendió a 60.000 usuarios, con un costo de $9.600 millones. También se debe considerar que INDAP, a través de su Programa de Riego, intervino una superficie cercana a 10.000 ha, beneficiando a 8.000 usuarios, con un presupuesto aproximado de $4.000 millones.La Comisión Nacional de Riego bonificó 860 proyectos de riego que representan una inversión total superior a $32.000 millones, de los cuales el Estado aportó $21.200 millones. Esto implica que 25.500 agricultores aumentaron su seguridad de riego a través de obras como revestimiento de canales, embalses de regulación, obras de drenaje, instalación de modernos sistemas de aplicación de riego, construcción de pozos profundos, etc. Estos proyectos significaron la intervención de más de 260.000 hectáreas agrícolas.El INIA finalizó un proyecto que permitió el establecimiento de una plataforma tecnológica para la transformación genética de vides. Además, se pusieron en marcha nuevos proyectos de investigación en biotecnología. Dos de los más relevantes tienen que ver con los estudios de genética en vides y en frutales de carozos.El FIA inició un Programa de Apoyo al Desarrollo de la Biotecnología Agropecuaria por un monto de $800 millones, a través del cual se cofinanciaron proyectos biotecnológicos y la formación de recursos humanos en este ámbito.Éstas se establecen a partir del reforzamiento de algunas políticas y líneas de trabajo que han tenido buenos resultados y del diseño de otras nuevas. Todas ellas buscan apoyar a los pequeños, medianos y grandes agricultores y llevar nuestra agricultura a niveles superiores de competitividad, de modo de ir adaptándola paulatinamente a las nuevas exigencias y oportunidades que se materializarán al entrar en vigencia los tratados comerciales suscritos por el país, especialmente aquellos firmados con la Unión Europea, EE.UU. y Corea del Sur. Las principales metas para el 2003 son las siguientes:

Related items

Gestión del Ministerio de Agricultura: evaluación año 2000 y propuestas para 2001
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Primer Semestre 2001
Evaluación y perspectivas de la industria azucarera nacional en el marco de la globalización de la agricultura
Autor(es):
Universidad Mayor. Facultad de Ciencias Silvoagropecuarias. Escuela de Agronomía
Fecha de Publicación:
1998