El mercado de la carne bovina

Thumbnail
Issue Date:
2003-06-27
Subjects:
Carnes - Juan Enrique Moya Suárez
estudiosArtículos

El mercado de la carne bovina Situación Internacional Quizás la noticia más impactante en lo que va corrido del año es el hallazgo de un caso de vaca loca (BSE) en un animal nacido en Canadá. Este país, que es el cuarto exportador mundial de carne bovina, detrás de EE.UU., Australia y Brasil, ha debido suspender todas sus exportaciones de carne y de animales en pie, lo que ha provocado todo un movimiento de reestructuración de los mercados, cuyos efectos se observarán en los próximos meses. En el análisis periódico de los mercados mundiales de la carne que realiza FAO, se estima que podrían subir los precios internacionales de la carne en 2003, como efecto de una contracción de los suministros. Esta situación estará condicionada a la posible aplicación de medidas restrictivas por parte de Japón y de la Federación Rusa, dos de los principales mercados mundiales de la carne. La entrada a un proceso de retención de vientres para la reconstitución del rebaño en Oceanía y en EE.UU. limitará el aumento de la oferta de carne bovina en los mercados internacionales, estimándose que para este año la producción en los países desarrollados se reducirá en 3%. Por otra parte, sí se presumen aumentos de la producción en los países en desarrollo, esperándose que aumente su participación en la producción mundial a un 52%. Entre ellos destaca Brasil, cuya producción para este año se estima en 7,2 millones de toneladas. También se esperan aumentos en la producción de Argentina y Uruguay. Algunos países de África están con problemas de sequía, lo que ha afectado el crecimiento que se venía observando en su producción.Las proyecciones para este año auguran un crecimiento de 5% en el comercio mundial de carne bovina, que alcanzaría un volumen de 6,1 millones de toneladas. Este aumento tendría lugar pese a las restricciones arancelarias de Japón y Rusia. En este último país se determinó que las cuotas se introducirán por un período de nueve meses. A partir del 1 de abril, se limitarán las importaciones de carne bovina a 315.000 toneladas. Según el Ministro de Agricultura ruso, estas cuotas son indispensables para permitir el restablecimiento del sector ganadero en Rusia.Se prevé un fuerte crecimiento de las importaciones en la República de Corea y en Filipinas, así como en China y la Provincia de Taiwán, donde la disminución de los aranceles después de su entrada en la OMC están estimulando las importaciones. Se estima que habrá una fuerte competencia entre los proveedores de carne de vacuno en 2003, ya que se supone que los envíos de los productos sudamericanos cotizados a precios más bajos aumentarán su participación en los mercados mundiales, alcanzando un 24% en este año.Los precios de la carne de vacuno de los principales países del cono sur de América se mantendrían bajos, a raíz de la devaluación de las monedas argentina y brasileña registrada en 2002, que dio lugar a una disminución de 22 y 23 por ciento de sus respectivos precios de exportación de carne de vacuno, expresados en dólares de los EE.UU. Entre tanto, es probable que las exportaciones de Australia y el Canadá se vean limitadas por la disminución de los suministros.En fecha reciente el comité veterinario de la Unión Europea aceptó el programa nacional de control de residuos presentado por nuestro país. Éste era el último trámite que se requería para comenzar las exportaciones de carne bovina a dicho mercado, el que, sobre la base del tratado de libre comercio firmado con nuestro país, otorga una cuota libre de arancel de 1.000 toneladas anuales, con un incremento de 10% anual.Con la apertura de la Unión Europea, uno de los mercados más exigentes, se abre una nueva perspectiva para la colocación de nuestros productos en el exterior.Con fecha 14 de junio ha salido de nuestro país el primer envío de carne bovina al mercado europeo. La empresa Carnes Ñuble, el primer matadero autorizado para exportar a Europa, comenzó sus envíos con un container de 11 toneladas de carne bovina enfriada, con destino a Alemania, específicamente al mercado alemán de restaurantes. Esta empresa espera seguir enviando semanalmente un container a dicho mercado.Ya en el año 2002 nuestro país comenzó a desarrollar con fuerza la colocación de nuestros productos en mercados externos, aprovechando las excelentes condiciones sanitarias que ofrece: libre de fiebre aftosa sin vacunación y de EEB o mal de las vacas locas. Esto permitió a nuestro país ingresar con carne bovina a mercados como Israel, Cuba y Libia, con un volumen total de 3.550 toneladas, por un valor de 6,6 millones de dólares.A su vez, el acuerdo de libre comercio con EE.UU., que fue firmado el 6 junio, en el tema de la carne bovina define una desgravación lineal a 4 años en las glosas de carne en vara, carne en trozos con hueso y carne en trozos sin hueso, tanto refrigerada como congelada, quedando las glosas de cortes de alta calidad (high quality beef) en desgravación inmediata. El arancel de Estados Unidos para las carnes es de 26,4%. Esto plantea para la cadena de la carne bovina nacional otro interesante desafío, cual es el poder entrar con nuestros productos a este importante mercado. Estados Unidos es el principal importador de carne del mundo y adquirió en el año 2002 un volumen cercano a 1,5 millones de toneladas.En lo que va del año hasta abril, las exportaciones alcanzaron a 3.147 toneladas de carne bovina, casi todas congeladas, de las cuales un 57,2% tuvieron como destino el mercado israelita. Otros destinos fueron Cuba (25,2%), Costa Rica (10,1%) y Libia (7,3%). El valor de estas exportaciones llegó a 6,2 millones de dólares. En el año pasado hasta abril sólo se habían exportado 254 toneladas, por un monto de 462 mil dólares. Respecto a las importaciones de carne, hasta abril han alcanzado un volumen cercano a 37 mil toneladas, un 43,8% superior al de igual mes del año pasado. En valor las importaciones ascendieron a cerca de 43 millones de dólares, un 32,7 % más que en el primer trimestre del año pasado. El precio promedio de la carne importada en este primer trimestre fue de US$ 1.641 por tonelada, un 8,74% más bajo que en el año anterior.En el período de enero a mayo han caído todos los precios en la cadena de la carne en relación a igual período del año pasado, siendo la mayor baja en los precios a consumidor (-4,1%), seguidos por la carne al por mayor (- 3,3%) y, en último lugar, a nivel de productor, con una caída de 2,6%. Sin embargo, al comparar el precio del mes de mayo con el de abril de este año, el precio que más cae es el de productor, con una baja de 6,3%, en tanto al por mayor baja un 2,1% y a consumidor no hay diferencia.Entre las razones que se pueden esgrimir para explicar esta caída en los precios, está el fuerte incremento en las importaciones de carne en lo que va del año, a un precio considerablemente menor que en el año pasado, lo que sin lugar a dudas ha influido en el comportamiento del precio interno.Por su parte, otras especies de abasto compiten con la carne bovina. En el caso de las aves, sus precios se han mantenido sin alteraciones entre el mes de mayo y abril, mientras que los precios de la carne de cerdo cayeron en 1%.En relación a la oferta nacional de carne bovina, la faena nacional hasta abril de este año se redujo cerca de 8,6% en volumen respecto a la del año anterior. Por otra parte, una información preliminar indica que la faena en el mes de mayo de 2003 habría aumentado en relación al mes de abril.En la faena de bovinos por categorías durante estos primeros cuatro meses, la que más cae es la de bueyes (- 31%), quizás porque va quedando una cantidad cada vez menor de ellos. Los siguen las vaquillas (- 19,5%) y más atrás los terneros (- 11%). Sin embargo, es la baja en la faena de novillos la que más llama la atención, ya que alcanzó un 10,4% en relación al año anterior y 22,2% respecto al mes de marzo.Esta reducción en la faena podría deberse a una fuerte retención de vientres, que se traduciría en una menor faena de vaquillas y de terneras. Otra razón podría ser una mayor retención de animales para faena, especialmente novillos, esperando que haya una recuperación de los precios con la compra de animales para exportación a Israel o que se abra el mercado europeo de exportación. Una tercera razón posible sería una menor cantidad de animales en el país. Las otras carnes también pasan por un momento especial. La carne de cerdos ha crecido fuertemente durante estos primeros cuatro meses de 2003 (sobre un 9% con respecto a igual período del año pasado). En tanto, la producción de carne de aves en el período presenta una caída de 4,5%, pero esta producción ha ido aumentando paulatinamente todos los meses, siendo en el mes de abril un 1,4% superior a la del mes anterior.Durante este año, se espera colocar el aumento de la producción de carne de cerdo en los mercados externos y los productores de carne de aves esperan recuperar los niveles de crecimiento histórico observado en la década pasada.La oferta interna de carne bovina podría, en el mejor de los casos, alcanzar un volumen de producción similar al que se obtuvo en 2002. A pesar de la baja producción en los primeros cuatro primeros meses, podría aumentar la faena en los meses siguientes debido, entre otras causas, a una mayor salida de animales gordos que se hubieran retenido a la espera de mejores precios para la exportación.Se cree que en los próximos meses se afianzarán las exportaciones a la Unión Europea y se reanudarán las colocaciones en Israel a partir de junio. Además, deberían continuar las exportaciones que se están realizando a Centroamérica.Por su parte, el alto nivel de importaciones de carne bovina, que hasta abril de este año alcanzó cerca de 45% más que en igual período del año anterior, se espera que se mantenga en los próximos meses, aunque con un ritmo algo más moderado, debido a la experiencia de los primeros meses, en que los principales importadores debieron liquidar saldos en algún momento para evitar un excesivo stock.El aumento de las importaciones tendrá posiblemente un efecto buffer en el precio del ganado nacional, aunque, por otra parte, presionará hacia un incremento de los precios una oferta de carne limitada, que se acentuará con las colocaciones en el mercado externo. Posiblemente esto provocará que el precio de nuestro ganado tienda a ser mejor o al menos más estable que en la temporada anterior.

Related items

El mercado de la carne bovina
Autor(es):
Moya S., Juan Enrique
Fecha de Publicación:
Octubre 2003
El mercado mundial de carnes bovina y ovina desde la perspectiva de Chile
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Marzo 2006