El mercado del maíz

Thumbnail
Issue Date:
2003-07-28
Subjects:
Cereales - Maíz
estudiosArtículos

1. Mercado Internacional En los últimos años la producción mundial de maíz ha sido claramente inferior a la demanda. Es así como en el año comercial 2001/2002 la producción en el mundo alcanzó a 599,69 millones de toneladas, en tanto que la demanda llegó a 622,91 millones de toneladas. Esta situación se agudizó en el año siguiente, al producirse una sequía que afectó severamente a la producción de maíz norteamericana, la que bajó su nivel en 5,25%, es decir, en 12,69 millones de toneladas. La demanda en el año 2002/2003 y en el recién iniciado año comercial (2003/2004) ha continuado mayor que la producción mundial y la consecuencia lógica ha sido una significativa reducción de los stocks mundiales del cereal. En la medida que las existencias han ido disminuyendo, los precios internacionales del grano se han fortalecido.En el trienio comprendido entre los años comerciales 2001/2002 y 2003/2004, los stocks mundiales de maíz se han ido reduciendo en forma ininterrumpida, y han pasado desde 151,61 millones de toneladas en 2001 a un volumen que se proyecta en 83,31 millones de toneladas para mediados de 2004.En el cuadro N° 3 se puede apreciar la evolución que han tenido los precios internacionales de los exportadores de maíz más importantes desde el punto de vista chileno.Los precios FOB en la República Argentina y EE.UU. al 30 de junio de 2003 representan un costo de importación de maíz, puesto en el puerto de San Antonio (Chile), de $90 y $94 por kg, respectivamente.Antes del inicio de la temporada de siembra del maíz existía gran interés por su cultivo de parte de los agricultores de las regiones V a VIII, fundado en los niveles de precios, tanto internacionales como internos, en el año 2002, junto al conocimiento de una disminución de las existencias mundiales. En el plano interno contribuían a acrecentar la tendencia al aumento de la superficie sembrada con este cereal, la fuerte baja en el precio de la remolacha y la debilidad de los precios de los frijoles, que se tradujo en disminución de su área de siembra, especialmente en las variedades de consumo interno.Las condiciones meteorológicas que predominaron en la época de siembra de los cultivos de primavera no fue en absoluto favorable. En efecto, las continuas lluvias saturaron los suelos, dificultando su preparación oportuna y retrasando de manera considerable las siembras, incluso de aquellos suelos que ya estaban preparados. En términos generales, las siembras se realizaron con más de un mes de atraso, lo que en algunos casos llegó a un mes y medio. Es así como se estima que aproximadamente en un 10% de la superficie sembrada en la VI Región se debió reemplazar las variedades de largo período vegetativo, que son las que habitualmente se usan, por variedades de período intermedio, las que naturalmente tienen una potencialidad productiva inferior. No ocurrió lo mismo en la VII Región, dado que sus productores normalmente utilizan variedades de período intermedio, dadas las características climáticas de la región.Fue así como, según la información del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y pese a las dificultades meteorológicas, se logró sembrar una superficie total de 109.600 ha, superándose holgadamente las 87.270 ha del año 2001/02, con más de 25% de aumento en la superficie total sembrada con maíz. De este total se estima que 17.928 ha corresponden a maíz para semillas, por lo que serían 91.672 ha las sembradas con maíz para grano seco.Tras varias temporadas en que presentó el mayor crecimiento a nivel nacional, la VII Región pasó a encabezar la superficie regional de semilleros de maíz, desplazando a la VI Región.Con posterioridad a las siembras, la temporada agrícola 2002/03 transcurrió en forma absolutamente normal para el desarrollo del cultivo. No se presentaron problemas meteorológicos, hubo disponibilidad suficiente de agua para el regadío del cereal y en las dos principales regiones cultivadoras del maíz se pudo apreciar una recuperación parcial del nivel de crecimiento del cultivo.En esta estimación de Odepa se llega a una producción total de 964.293 toneladas, a las que habría que agregar aproximadamente 75.000 toneladas correspondientes a semilleros de maíz. En consecuencia, la producción total del país habría sido del orden de 1.039.293 toneladas, con un rendimiento promedio de 94,8 quintales por hectárea.Comparando estas apreciaciones con las realizadas por distintos agentes del mercado, principalmente corredores y acopiadores del cereal, se observa que son bastante coincidentes. De hecho, las estimaciones de estos agentes sitúan la producción nacional de maíz para grano entre 920.000 toneladas y un millón de toneladas, sin considerar la producción de maíz para semillas.Aparentemente este resultado estimativo corresponde a una lógica previsible, pues dado el atraso con que se hicieron las siembras no se podía esperar ni siquiera la mantención de los rendimientos del año pasado, más aún si se agrega que la mayor parte del crecimiento de la superficie se produjo en las regiones VII y VIII, las que desde el punto de vista de la productividad son claramente inferiores a las regiones V, Metropolitana y VI, que habitualmente conforman el grueso de la superficie cultivada con el grano.En forma previa al inicio de la cosecha se realizaron varias reuniones entre los representantes de los productores (campesinos) y los representantes de los principales poderes compradores, con el objeto de tratar de transparentar al máximo la operatoria del mercado. Se llegó a acuerdos en relación a certificar por terceros la calibración de equipos y a compartir la información sobre parámetros externos que utiliza la principal empresa compradora en la fijación de sus precios, el principal de los cuales es el costo alternativo de importar el cereal.Desde su inicio la comercialización del maíz se ubicó en un nivel de precios atractivo para los productores, concordante con la situación del mercado externo y con los costos de importación del producto. El precio pagado en las regiones Metropolitana y VI fue en esta etapa $ 84/kg, y de 82/kg puesto en la VII Región. En mayo los precios bajaron a $ 82/kg en la VI Región y en la Metropolitana, en tanto en la VII Región se situaron en $ 81/kg. En la segunda quincena de junio los precios subieron nuevamente a $ 84 kg en las regiones Metropolitana y VI, igualándose ahora la VII Región. En lo que va transcurrido de julio los precios están entre $ 84 y 85 en la VI Región y en la Región Metropolitana, y en $ 85 en Curicó, Talca y Linares.Por otra parte, los costos de importación llegan hoy a $ 90/kg, nivel al que debería ir acercándose el precio del producto nacional en los meses venideros. Los precios internos en el último trimestre del año y el primer trimestre del año próximo, serán muy parecidos a los costos de importación de cada momento.

Related items

El mercado del maíz
Autor(es):
Reyes, María Victoria
Fecha de Publicación:
2008-11-26
El mercado del maíz
Autor(es):
Moya, Juan Enrique
Fecha de Publicación:
2008-03-31