Productividad en la Agricultura y en la Economía

En lo siguiente se hace un comentario descriptivo de la evolución del PIB, Ocupados, Crédito y sus respectivas productividades medias, comparando lo sucedido en la agricultura y en la economía en el primer semestre de cada año del cuatrienio 2000 - 2003.Para realizar los cálculos respectivos ha sido necesario juntar los PIB silvoagropecuario y pesquero, ya que la cifra de ocupados que entrega el INE no discrimina entre ambos sectores. A fin de hacer coherente el cálculo, en las colocaciones de crédito otorgadas por el sistema financiero privado también han sido sumadas las silvoagropecuarias y las pesqueras. De igual manera, las colocaciones han sido llevadas a pesos de 1996, moneda en la que está expresado el PIB.En cuanto al cálculo de la economía, se ha optado por utilizar el PIB, que sólo incluye las actividades netamente económicas, excluyendo las imputaciones bancarias, el cobro del IVA y los derechos de importación.Para todos los cálculos se ha promediado la información mensual de enero a junio, en cuanto a ocupados; se han sumado los PIB trimestrales, y utilizado los saldos de colocaciones de mayo (que se discriminan por actividad económica) como indicadores del semestre.Los resultados del PIB, Ocupados y Colocaciones se expresan en el siguiente cuadro con sus consiguientes tasas de crecimiento para el primer semestre en el período 2000 - 2003.La riqueza generada por la agricultura y la pesca ha crecido más rápidamente que la de la economía. Los ocupados han sufrido un leve descenso en los sectores mencionados, en tanto que han crecido cerca de 1% anual en la economía. Es decir, la riqueza sectorial se ha incrementado con menos personal y la de la economía lo ha hecho con más ocupados en el período. Las colocaciones, por su parte, han crecido en términos reales, pero inversamente al crecimiento del PIB: en la agricultura más pesca, el PIB lo ha hecho más rápidamente que el financiamiento, en tanto que la economía ha crecido con una velocidad que es casi la mitad que la del crédito otorgado para su desarrollo.Este comentario anticipa que las productividades medias derivadas, es decir, lo que es capaz de producir un hombre ocupado y un peso colocado como crédito para ser invertido, han tenido un crecimiento dispar entre la agricultura y la economía. Las productividades se expresan en el siguiente cuadro.Al comparar la productividad de la agricultura respecto de la economía, aquélla representaba el 56,5% en el primer semestre de 2000, pasando a 61,5% en el primer semestre de 2003, situación casi inédita ya que previamente lo tradicional era que la productividad sectorial sólo alcanzara al 50% de la obtenida por la economía.Tanto la productividad de los ocupados como la de las colocaciones de crédito en la agricultura y pesca crecen, pero la variación de la productividad de los ocupados es siete veces mayor. En tanto, la productividad de la economía ha crecido al 60% de lo que lo hizo el PIB y la de las colocaciones han disminuido en 6,9%, lo que podría indicar renegociaciones de crédito y capitalización de intereses por parte de las empresas para pagar los créditos en momentos de mejores perspectivas de la economía.