Temas de la política agraria

Thumbnail
Issue Date:
2003-10-23
estudiosArtículos

El pasado 13 de octubre de 2003, la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) celebró el "Día del Agricultor", ocasión en la que fue posible conocer los principales planteamientos de política agraria tanto del Gobierno como de la SNA, cuyos aspectos centrales se presentan a continuación. El presidente de la SNA valoró el trabajo conjunto con el Ministerio de Agricultura, señalando que, a pesar de existir legítimas discrepancias, ha permitido lograr importantes avances que favorecen al sector agropecuario nacional. Las principales políticas generales que preocupan a esta organización gremial de agricultores son el tipo de cambio, la flexibilidad laboral y la legislación medioambiental y sanitaria. En el plano de las políticas sectoriales las principales propuestas de la SNA se relacionan con el término de la retención del IVA, la eliminación de las distorsiones del mercado, el impulso a incentivos a la asociatividad, la implementación de un Plan Ganadero que tenga como objetivo duplicar la masa ganadera actual de 3,5 millones de cabezas y de un Plan Sanitario que erradique algunas enfermedades del ganado. También propone simplificar el Programa de Suelos Degradados otorgando los incentivos contra sola factura, abordar la situación previsional de los temporeros y aumentar el seguro agrícola desde la VII Región al sur. En cuanto a la institucionalidad agraria, plantean el fortalecimiento del SAG, una transformación del INDAP y la creación de un Ministerio de Agricultura y Alimentación. Otro tema importante presentado por la SNA es la creación de una agenda pro-crecimiento para las regiones, que se basa en una mayor inversión pública en caminos, salud, educación, comunicaciones y esparcimiento; en otorgar incentivos tributarios a la creación e instalación de empresas en regiones y en incentivar la contratación de mano de obra. Por su parte, el Ministro de Agricultura presentó un positivo balance de la agricultura chilena, y se refirió a los factores que han influido en el crecimiento sectorial, a las iniciativas en el plano legal y a los desafíos y tareas futuras que el Ministerio deberá enfrentar, producto del nuevo escenario internacional que se abre con la entrada en vigencia de los acuerdos comerciales suscritos. En primer lugar dio a conocer los principales indicadores de la actividad económica sectorial, todos los cuales mostraron un incremento, transformando a la agricultura en un importante motor del desarrollo económico del país. Entre estos indicadores está el Producto Interno Bruto sectorial, que en 2002 creció el doble que el PIB nacional (4,2% versus 2,1%), mientras que en el primer semestre de 2003 estas cifras son de 4,7% y 3,2%, respectivamente. En materia de empleo, el sector genera más de 700.000 puestos de trabajo, presentándose un nivel de desempleo inferior al que se observa a nivel nacional, lo que es ratificado por las cifras del primer semestre de 2003, que muestran un 5,1% de desempleo sectorial contra un 8,6% nacional. El comercio exterior, por su parte, registró avances notables durante el año 2002, sumando más de US$ 5.700 millones, lo que representa un 18,8% de incremento respecto al año anterior. El Ministro señaló que los principales factores que han influido para alcanzar estos buenos resultados para nuestra agricultura han sido, entre otros, la Política de Estado desarrollada en conjunto con el sector privado y la capacidad empresarial y de gestión de los agricultores, que, incorporando ciencia y tecnología, han podido alcanzar los altos niveles de competitividad que hoy exige el mundo globalizado actual. El mayor logro que destacó el Ministro fue la firma de los acuerdos comerciales, a través de los cuales se crean las condiciones propicias para que el sector privado realice sus negocios, recordando que el TLC con la Unión Europea está en plena vigencia y que el TLC con EE.UU. se encuentra en sus etapas finales para entrar en vigencia en enero de 2004. En esta materia resaltó el desarrollo de exportaciones de actividades que hasta hace poco tenían escasa proyección en los mercados internacionales tales como las exportaciones de carnes, de avena, de miel y de lácteos, rubros que se suman a las frutas, maderas, celulosa y vinos que siguen siendo los pilares de las exportaciones silvoagropecuarias del país. En el ámbito interno destacó al Seguro Agrícola como una herramienta de gestión que da estabilidad a actividades que presentan un alto grado de incertidumbre; el avance en la puesta en marcha de la Bolsa de Productos Agropecuarios, que dará mayor estabilidad al sector y transparencia a la comercialización de los productos; el acuerdo alcanzado por la Comisión de la Leche en cuanto a definir las principales variables que inciden en el precio de la leche al productor; la aprobación de una nueva ley de bandas de precios que trae tranquilidad a sectores importantes del mundo agrícola; el ingreso al Parlamento de una nueva ley de Bosque Nativo, consensuada entre las empresas forestales, el mundo ambientalista, los pequeños propietarios y el gobierno; la modificación del reglamento del etiquetado del arroz y de la ley de la carne; los cambios a la reglamentación vitivinícola y al sistema de acreditación de aplicadores de pesticidas; el avance conceptual y operativo de la Comisión Nacional de Biotecnología y los acuerdos de Producción Limpia. En lo que se refiere a los nuevos desafíos de carácter público, mencionó diversas iniciativas que se encuentran en marcha. Por un lado, están los procesos de modernización institucional, como la nueva institucionalidad forestal; la nueva ley de INDAP, que crea Consejos Nacionales y Regionales y aborda otras materias que son esenciales para esta institución; la consolidación del Servicio Nacional de Riego y el proceso de modernización del SAG. En esta misma área se destaca la importancia de contar con una nueva institucionalidad pública en el ámbito alimentario, lo que permitiría crear una nueva ventaja competitiva para Chile. Por este motivo, el gobierno espera presentar durante el año 2004 una fórmula que permita avanzar en esta área, la cual contará con el respaldo de los Ministerios Secretaría General de la Presidencia, Salud, Economía y Relaciones Exteriores. Por otra parte, están los diversos cambios regulatorios que hay que enfrentar en forma inmediata, y para lo cual se enviará en fecha próxima los respectivos proyectos de ley al Parlamento: la ley de agricultura orgánica, que habilita al SAG para respaldar a las empresas certificadoras privadas, y la ley de protección de recursos genéticos nativos, que permitirá valorizar el patrimonio nacional, impidiendo que éste sea aprovechado por empresas extranjeras que colectan material nativo y lo patentan en el extranjero. En el área de los instrumentos de fomento, el Ministerio impulsará, a pesar de las restricciones presupuestarias para el año 2004, el desarrollo pecuario a través de la ejecución de un Programa Ganadero. En esta área, el Ministerio de Agricultura promueve una profunda revisión de sus criterios de focalización, tanto en términos del tipo de empresas que acceden a ellos como de los territorios que concentran el presupuesto. Del mismo modo, y aun cuando todos estos programas han experimentado mejoramientos operativos, se promoverá una reflexión con el sector privado que apunte a identificar nuevas áreas en donde es posible mejorar la gestión de estos instrumentos. Para el análisis de los temas institucionales, regulatorios y de fomento señalados, S.E. el Presidente de la República, mediante instructivo presidencial de fecha 22 de septiembre de 2003, formalizó la creación de un Comité de Ministros para el estudio del desarrollo de la agricultura nacional en el marco de los Tratados de Libre Comercio suscritos por Chile. Este Comité tendrá un plazo de 180 días para presentar sus recomendaciones y propuestas y está constituido por los Ministros de Agricultura, de Relaciones Exteriores, de Hacienda, Secre tario General de la Presidencia y de Economía, Fomento y Reconstrucción. La Secretaría Ejecutiva de este Comité es ejercida por el Director Nacional de ODEPA. Sin duda que éste será un paso importante para avanzar hacia una política agrícola creativa y eficiente, con carácter de Estado y que sirva de base para la consolidación definitiva del sector silvoagropecuario nacional.

Related items

Tema de la consultoría FAO: apoyo a la modernización institucional del sector público agrícola del Gobierno de Chile. Informe final. Síntesis ejecutiva
Autor(es):
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)
Fecha de Publicación:
Noviembre 2001
Informe de la Comisión Asesora en temas de desarrollo indígena (D.S. N° 122, 14.05.1999, MIDEPLAN)
Autor(es):
Ministerio de Planificación y Cooperación (MIDEPLAN)
Fecha de Publicación:
1999