Mercado de Pomáceas

Thumbnail
Issue Date:
2003-11-21
estudiosArtículos

Si bien las cifras globales del USDA son algo menores que las señaladas por FAO, el comportamiento coincide entre ambas fuentes respecto a los decrecimientos de producción constatados en las dos recientes temporadas, como consecuencia de factores agroclimáticos que han afectado a diversas zonas productoras, en particular del hemisferio norte, y la disminución notoria de la superficie en EE.UU. ante la baja de precios resultante de la oferta creciente de China.La producción mundial de peras, que equivale aproximadamente a un tercio de la de manzanas, es decir sobre 17 millones de ton, también muestra incrementos de superficie y de producción. Según FAO, en el período 1995/2002 se observa también la participación creciente de China en ambas variables, y en 2002 en volumen este país superó el 53% del total mundial de ese año.En exportaciones, en el cuadro N°2 se aprecia la participación de los continentes en las ventas de manzanas y peras, detallando la participación de los países del hemisferio sur: Argentina, Chile, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia.Nuestro país se sitúa en el primer lugar relativo en manzanas para los años señalados, y en segundo lugar en peras. El cuadro N° 3 se muestra la participación de Chile en las exportaciones de los países del hemisferio sur, que de preferencia se envían en contraestación a los mercados del hemisferio norte.La participación de los productos chilenos en el marco del hemisferio sur en los mercados internacionales se mantiene en el caso de las manzanas, pero decrece en peras. La calidad del producto argentino no es lograda por el nuestro, lo que se expresa en precios no siempre rentables y explica las bajas de ventas constatadas.Los productores de manzanas de Chile han incorporado las llamadas nuevas variedades o bicolores, como Gala, Fuji, Braeburn, lo que ha permitido mantener esta posición, no así en el caso de los perales, donde siguen dominando las Packham's Triumph y las Beurre Bosc (cuadros N°4 y 5, respectivamente). La cosecha de la temporada de manzanas fue algo menor a lo proyectado originalmente, por problemas de floración en que incidieron las variables condiciones meteorológicas que caracterizaron la temporada productiva. También afectaron la producción de peras, si bien en este producto se agrega la tendencia de arranque o escasa replantación como consecuencia de los magros resultados económicos logrados en los mercados destinatarios.No obstante, las exportaciones de ambas frutas, si bien exhibieron períodos de menores envíos en el curso de los meses de embarque, finalizaron la temporada evaluada entre el 1 de septiembre y el 30 de agosto del año siguiente con variaciones positivas de 2% en manzanas variedades rojas y bicolores; 11,8% en variedades verdes entre las que predomina la Granny Smith, y apenas -0,5% en peras europeas, que en esta temporada presentó una nueva contracción de la cosecha.