Remolacha

En el ámbito nacional las temporadas agrícolas de la remolacha, la recién pasada y la de 2003/04, se caracterizan por cambios sustantivos tanto en la política agrícola ligada a ella como en la cadena de producción agrícola e industrial.De acuerdo a la legislación chilena, existen a lo menos 15 decretos o leyes que han sido promulgados en los últimos cinco años y que dicen relación con el cultivo de la remolacha y su producto industrial, el azúcar o sus sustitutos. Estos han tratado temas como las salvaguardias, el incremento del arancel consolidado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), las cuotas de importación libres de arancel, la salvaguardia a cierto sustituto del azúcar y el nuevo sistema de bandas de precios y su reglamentación asociada.Recientemente, y como lo establece la Ley N° 19.897, que modifica el artículo 12 de la Ley N° 18.525 (D.O. del 25 de septiembre de 2003), a partir del 1 de diciembre de 2003 comenzó a regir el nuevo sistema de bandas de precios para las importaciones de azúcar al país.A nivel agrícola, el escenario de hace algunos años, con 50.000 hectáreas de cultivo, 8.000 agricultores y una producción cercana a los 3 millones de toneladas de remolacha, cambió radicalmente, y es probable que en los próximos años tenga un necesario ajuste que permita equilibrar los intereses de las partes involucradas. Sin duda variará de manera importante, considerando que la producción nacional deberá competir con importaciones hechas a través de cuotas libres de impuestos de azúcar y, además, posteriormente con la desgravación prevista del arancel ad valórem.En cuanto a la empresa procesadora, Iansagro, encargada de la parte técnico-productiva, absorbió a Iansa, que controlaba el proceso industrial, para fusionar bajo su nombre a todo el conjunto de actividades de la cadena productiva de la remolacha.A nivel internacional, las políticas que sustentan la producción de azúcar de caña o de remolacha en los principales países productores han sufrido cambios de importancia, por lo cual la formación de precios de los azúcares crudos y refinados responde a éstos, observándose tendencias interesantes a mediano y a largo plazo.Como país productor y exportador de semillas de remolacha, no cabe duda que también se producirán innovaciones en este mercado, toda vez que la nueva normativa sobre etiquetado y seguimiento de organismos genéticamente modificados (OGM) se publicó en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas (DOCE) el 18 de octubre de 2003 y entró en vigor a comienzos de noviembre. Ésta determina un etiquetado obligatorio de los transgénicos en todas las fases de la cadena alimentaria, para todos los productos que contengan más de un 0,9% de OGM. Además, establece que en un producto se permitirá la ?presencia accidental? de hasta un 0,5% de producto con OGM no autorizado aún, pero sobre el que exista un informe científico favorable.La temporada 2002/03 reflejó en su superficie las diversas situaciones que afectaron al cultivo en los años y meses anteriores a la decisión de siembra del cultivo. En especial el tema de las importaciones de fructosa fue determinante en el retraso en las siembras.Al hacer un resumido recuento de los decretos y leyes que se han dictado y que dicen relación con el cultivo o su producto industrial, se pueden listar los siguientes:Los problemas observados en el mercado, que justificaron las diferentes medidas mencionadas, influyeron para que la superficie de remolacha, que en las temporadas 1998/99 a 2000/01 se había mantenido en alrededor de 50.000 hectáreas y que en la temporada 2001/02 experimentó un alza de 2%, para situarse en 47.413 ha, en la temporada recién pasada 2002/03 tuviera una importante disminución de alrededor de 20.200 ha, para alcanzar a 27.222 ha de siembra.Los precios de la remolacha limpia base 16% de polarización para la temporada 2002/03 fueron fijados en US$ 43,9/ton para las zonas de cultivo de Curicó, Linares y Chillán; US$ 44,2/ton para Los Ángeles y Temuco, y US$ 45/ton para la X Región.Además de los riesgos inherentes a la actividad económica relativa al cultivo, con precios menores a los de la temporada anterior en casi cuatro dólares por tonelada (debido en parte al stock considerable de azúcar que mantenía IANSA en sus bodegas), una vez acordadas las condiciones del contrato para la temporada 2002/03 entre los agricultores y la empresa procesadora, éstos se vieron enfrentados en el momento de la siembra a las condiciones meteorológicas adversas de fines de otoño (muy lluvioso) y comienzos de la primavera (muy húmeda) de 2002, que dificultaron tanto la preparación de suelos como la siembra de la remolacha.A comienzos de agosto de 2002 se iniciaron las contrataciones de siembras en las plantas de Cocharcas y Los Angeles. No obstante el manifiesto interés por parte de los agricultores de realizar estos contratos de siembra, que superaron la meta inicial de 14 .200 hectáreas, para alcanzar a 15.959 ha, ésta fue un 19,8% inferior a las siembras de la temporada anterior. A fines de octubre ya existía un 85% de avance de siembra en toda el área, pero, como se señaló anteriormente, las condiciones meteorológicas en el otoño influyeron en la superficie total de remolacha, que fue inferior a las 36.000 programadas inicialmente.Se observó un incremento importante en el uso de tecnología, especialmente de riego, en toda el área de siembra, que en la VIII Región alcanza al 40% con riego tecnificado. A pesar de lo señalado, las lluvias de verano favorecieron el desarrollo del cultivo y el ahorro de los costos de producción en el ítem de riego.A mediados de julio de 2003 la cosecha estaba en pleno proceso, con algo de retraso, adecuándose los agricultores a las condiciones meteorológicas para efectuar las labores propias de ella, que se hacen en un 85% en forma mecanizada. A fines de septiembre, el rendimiento promedio se estimaba en 76 toneladas de remolacha limpia por hectárea, superior al de la temporada anterior, con un rendimiento de azúcar refinada algo superior a las 12 ton/ha. Se estima que la producción total de remolacha alcanzó a 2,2 millones de toneladas.La presencia regional de las 16 parcelas ?Todobién?, en las cuales se prioriza la oportunidad de aplicación de las recomendaciones técnicas y el uso de riego tecnificado, así como la gestión y calidad de las actividades que se realizan en el cultivo, ha permitido difundir hacia los agricultores las prácticas culturales más adecuadas con el objetivo de incrementar los rendimientos y reducir los costos de producción que, dependiendo de la zona de cultivo, se estiman entre 52 y 75 toneladas por hectárea. Las más altas productividades a nivel regional se ubicaron entre 80 ton /ha y 125 ton/ha en la VII Región; 107 ton/ha y 110 ton/ha en la zona de Los Angeles y 133 ton/ha en el área de San Carlos, en la VIII Región.Como meta a mediano plazo se pretende lograr un rendimiento de 90 toneladas limpias por hectárea como promedio país y algo más en el largo plazo. La producción en la temporada 2002/03 tuvo una polarización algo superior a 16,6% y un rendimiento de azúcar por hectárea cercano a 12,4 toneladas; por lo cual se estima que la producción de azúcar nacional bordearía las 340.000 toneladas.Respecto del comercio exterior, las exportaciones de los productos y subproductos de la remolacha en 2002 alcanzaron a 16,6 millones de dólares FOB. En los meses de enero a octubre de 2003 éstas lograron un valor FOB de US$ 13,9 millones, cifra muy semejante y sólo 59 mil dólares menor que la de los mismos meses de 2002. Un 68% del total correspondió a las exportaciones de coseta de remolacha, que en comparación con años anteriores y los diez meses de 2002, disminuyeron por primera vez a 84.373 toneladas, por un valor FOB de 9,4 millones de dólares. A las exportaciones tradicionales a Argentina, Brasil, España (desde 2001) y a Japón, se sumaron en estos meses los envíos a Ecuador, Perú y Sudáfrica. El precio FOB promedio recuperó los niveles de 2000 y 2001, aumentando un 9,4% respecto de enero-octubre de 2002, para alcanzar a US$ 112/ton.Como se comentó anteriormente, una vez aprobada la regulación que determina un etiquetado obligatorio de los transgénicos en todas las fases de la cadena alimentaria y finalizada la moratoria que existe desde 1998 a su comercialización en la Unión Europea, es probable que nuestras exportaciones de semilla de remolacha sufran variaciones positivas, ya sea porque nuestro país adopte la política de autorizar el cultivo de transgénicos comercialmente o se continúe con el actual sistema de sólo permitir la producción de semillas transgénicas para su exportación. En ambos casos, es probable que el aumento significativo en sus exportaciones a Europa pueda incrementarse aún más. Aunque en las últimas temporadas sólo hubo semilleros de remolacha transgénica, de cerca de cuatro hectáreas en la temporada 1999/00 y de dos hectáreas en la siguiente 2000/01, pueden existir mercados mayores en el futuro. En 2002 las exportaciones de semillas alcanzaron a 168 kilos, por un valor FOB de 660 mil dólares. Durante los meses de enero a octubre de 2003 alcanzaron a 417 kilos, por 1,5 millones de dólares FOB, más del doble de lo exportado en los mismos meses de 2002, especialmente debido al incremento en las cantidades enviadas a Bélgica y a las primeras exportaciones a EE.UU. y Holanda. El precio promedio FOB bordeó los 3.500 dólares por tonelada y fue 11,3% inferior al precio de los mismos meses de 2002.El mejor reflejo de la numerosa y variada información publicada en los meses pasados en torno a la remolacha y el azúcar, es la cifra de las importaciones de estos productos. Durante enero a octubre de 2003, las importaciones de azúcar (en sus partidas afectas al sistema de bandas de precios) disminuyeron respecto de iguales meses de 2002 en 35 mil toneladas, por un valor CIF de 38,6 millones de dólares. Al igual que en los años anteriores o en los meses de 2002, cuatro países continúan siendo nuestros principales abastecedores: Argentina (29,9%), Brasil (18,0%), Guatemala (14,3%) y Colombia. Las importaciones desde este último país, aun cuando no tienen asignada una cuota libre de arancel, alcanzaron a cerca de 50 mil toneladas, un 36,8% del total importado. Además de haber usado las 12.600 toneladas que se le asignaron a ?otros países?, contribuyó en gran medida en su aporte al total la disminución significativa de su precio CIF a US$ 244/ton, en comparación con los precios de los otros proveedores, que superaron los US$ 300/ton.En relación a la tendencia a disminuir las importaciones de edulcorantes, otro tanto sucede con las importaciones de siete subpartidas de la partida 1702, las que disminuyeron a 49 mil toneladas y a 13,6 millones de dólares CIF, en el período enero-octubre de 2003, respecto de iguales meses de 2002. En el siguiente cuadro se presentan las importaciones de azúcar y de fructosa en los últimos años y en los meses de enero a octubre de 2003.Las importaciones de fructosa (código del Sistema Armonizado 1702.6000) disminuyeron un 30,3% en la cantidad y en el valor, respecto de enero-octubre de 2002, alcanzando a 36,6 mil toneladas y 8,5 millones de dólares CIF. Al igual que en años y períodos anteriores, éstas se originaron principalmente en Argentina.Después del alza que tuvieron los precios internacionales del azúcar cruda y refinada desde mediados de 2000, y a fines de 2002 hasta comienzos de 2003, paulatinamente han descendido para alcanzar al mes de diciembre US$ 153/ton el azúcar cruda, y el azúcar refinada, US$ 203/ton.Con estos precios internacionales las importaciones de azúcar refinada debieron cancelar derechos específicos que fluctuaron entre US$ 88,34/ton (abril) y US$ 106,59/ton (enero) en 2003. El arancel promedio total ponderado por volumen de las importaciones de azúcar refinada, que incluye la cuota de importación de 60.000 toneladas libre de aranceles, alcanzó a 20,39% al mes de septiembre de 2003. En el Gráfico N° 1 adjunto, se muestra el arancel ponderado por volumen del azúcar refinada durante 2002 y los meses considerados de 2003, el arancel de 98% consolidado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el arancel de nuestra economía para las importaciones, de 7% y 6% para 2002 y 2003, respectivamente.El arancel promedio de las importaciones de azúcar refinada en septiembre de 2003 alcanzó a 47,8% (Argentina), 43,9% (Brasil), 50,2% (Colombia) y 50,0% (Guatemala).La temporada 2003/04 es decisiva en numerosos aspectos normativos en lo que dice relación al cultivo de la remolacha.A fines de octubre de 2000 Argentina solicitó consultas a Chile respecto del tema de las salvaguardias impuestas por nuestro país a las importaciones de trigo, harina de trigo y aceites vegetales comestibles. En enero de 2001 Argentina solicitó a la OMC establecer un grupo especial (panel), el cual en mayo de 2002 emitió su informe final, el que en sus conclusiones y recomendaciones afirmaba: ?... llegamos a la conclusión de que en la medida en que Chile ha actuado de manera incompatible con las disposiciones del GATT de 1994, del Acuerdo sobre la Agricultura y del Acuerdo sobre Salvaguardias, ha anulado o menoscabado ventajas resultantes para la Argentina de esos Acuerdos...?. Adicionalmente, respecto del sistema de bandas de precios (SBP), recomendaba ?... que el Órgano de Solución de Diferencias pida a Chile que ponga su SBP en conformidad con las obligaciones que le incumben en virtud del Acuerdo sobre la Agricultura y el GATT de 1994. ...?Posteriormente, en julio, Chile, no estando de acuerdo con el informe final, presentó un recurso al Órgano de Apelación de la OMC, el que emitió su fallo a fines de septiembre de 2002: ?...El Órgano de Apelación recomienda que el Órgano de Solución de Diferencias pida a Chile que ponga en conformidad con las obligaciones que le incumben en virtud del Acuerdo sobre la Agricultura su sistema de bandas de precios que, como se ha constatado en el presente informe y en el informe del Grupo Especial modificado por el presente informe, es incompatible con dicho Acuerdo. ...?Entre otros argumentos importantes, se indicó que ?... Ninguna ley ni reglamento publicados establecen cómo se calculan estos "gastos de importación?...? para obtener los valores ?piso? y ?techo?, o costos de importación equivalente puesto planta, de las bandas de precios.Adicionalmente se señaló que ?... No hay ninguna legislación o reglamento chileno que especifique los "mercados relevantes" internacionales que han de utilizarse para calcular los precios de referencia aplicables. Sin embargo, al parecer se pretende que los mercados y las calidades elegidos sean representativos de los productos efectivamente "susceptibles" de ser importados en Chile. ...?En octubre de 2002 el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) de la OMC adoptó el fallo del Órgano de Apelación.No obstante que en el Informe Final del Panel de 23 de mayo de 2001 se expresa que el sistema de bandas de precios de Chile se aplica también al azúcar; que en la solicitud de establecimiento de un grupo especial la Argentina impugna el sistema de bandas de precios de Chile en general, sin hacer referencia a categorías específicas de productos, y que el análisis del sistema de bandas de precios de Chile efectuado por el Grupo Especial comprende las bandas correspondientes al trigo, la harina de trigo y los aceites vegetales comestibles, pero no la banda correspondiente al azúcar; el Gobierno de Chile incluyó a la banda de precios del azúcar en el cumplimiento del fallo señalado.Considerando que nuestro país debía acatar este fallo, se formó un grupo de trabajo multisectorial que finalmente concluyó que era necesario adecuar nuestro antiguo sistema de bandas de precios basado en el Artículo 12 de la Ley 18.525 (D.O. 23 de julio de 1986) y sus modificaciones posteriores, a las nuevas exigencias de la OMC. Después de un trabajo de cerca de 12 meses, se promulgó una nueva ley y un reglamento que regula su operación.Paralelamente al estudio de las modificaciones al sistema de bandas de precios y a la discusión legislativa, transcurrían los meses y se llegaba a la fecha límite para iniciar las siembras de remolacha. A fines de junio aún no estaba clara la situación que tendría el cultivo, ya que la empresa procesadora de remolacha sostenía que, como est ba el nuevo proyecto de ley de bandas de precios, no contrataría siembras de remolacha. No había avances en los contratos ni en las facturaciones adelantadas de los insumos. Según las proyecciones los contratos para la temporada 2003/04 no superarían las 35.000 hectáreas, ya que muchos agricultores se dedicaron a otros cultivos como trigo, básicamente, y maíz, y dejaron la rotación adecuada según su zona de cultivo, antes de que fuera aprobada la Ley N° 19.897.En esta ley, que modifica el artículo 12 de la ley 18.525, se consideran la fijación de derechos específicos y rebajas doce veces por cada período anual (1 de diciembre a 30 de noviembre del año siguiente); la aplicación de la banda de precios para el azúcar sobre la base del precio FOB de importación; la mantención de los valores piso y techo desde 2004 a 2007, en US$ 310/ton y US$ 399/ton, y una desgravación paulatina de dichos valores desde el año 2008 al 2014, y la aplicación de la banda al azúcar mezclada o asociada con otras materias en una proporción en peso seco superior al 65%, donde se presumirá que el azúcar le confiere su carácter esencial. El azúcar contenida en mezclas es susceptible también de integrar las cuotas de importación libres de arancel, cuyo monto sube a 105.000 toneladas totales.Lo más destacable de todo lo que ha acontecido, es que se han aclarado muchos temas que no estaban operando de acuerdo a la normativa vigente, como es el tema de las importaciones de azúcar con adición de aromatizantes o colorantes en una partida de preparaciones alimenticias. Por otra parte, el cálculo de derechos y rebajas se hará en base a un precio de referencia FOB de los distintos tipos de azúcar.Una vez aprobada la Ley, se publicó el Decreto N° 831 que aprueba el reglamento para la aplicación del artículo 12 de la Ley N° 18.525, en su texto sustituido por el artículo 1° de la Ley 19.897, que establece normas sobre importación de mercancías al país (D.O. 4 de octubre de 2003).En el Decreto N° 981 (D.O. 31 de octubre de 2003) se establece un contingente arancelario de 15.000 toneladas anuales de azúcar libre de derechos de aduana, que podrá internarse al país como azúcar con aromatizante o colorante o como azúcar refinada de caña o remolacha, a partir de 2004 y antes de octubre de cada año, desde Bolivia (12.000 ton), Costa Rica (1.500 ton) y El Salvador (1.500 ton).A fin de zanjar la disyuntiva sobre qué corresponde a una mezcla o no, la Resolución N° 3.572 del Servicio Nacional de Aduanas (D.O. 31 de octubre de 2003) establece las normas sobre la clasificación arancelaria de productos afectos al sistema de bandas de precios, según las cuales los productos afectos al sistema de banda de precios se clasificarán de acuerdo al producto que le confiera su carácter esencial.La Resolución N° 4.062 exenta del Servicio Nacional de Aduanas (D.O. 31 de octubre de 2003), establece las normas para la administración de los contingentes arancelarios de azúcar con aromatizantes o colorantes y refinada, 105.000 toneladas en total, convocando a un proceso de postulación y asignación pública.No obstante que el cultivo de la remolacha ha logrado altos estándares de productividad agrícola, cuya meta ya fue superada en la temporada 2002/03, no es menos cierto que la evolución del cultivo de la remolacha está estrechamente ligada al costo de importación del azúcar y sus sustitutos, que refleja el acontecer del mercado internacional del azúcar, los niveles de precios de éste y las condiciones bajo las cuales se realizan estas importaciones.Según el último informe de la Organización Mundial del Azúcar (ISO) se estima que la producción mundial en la temporada 2003/04 alcanzaría a 146,9 millones de toneladas, levemente menor que la de la temporada 2002/03 y 1,4 millones de toneladas superior al consumo mundial, lo que se sumará al stock final de la nueva temporada. Es probable que los precios internacionales mantendrán su tendencia bajista en el mediano plazo, a lo menos hasta fines de 2004, si las condiciones de mercado se mantienen como las actuales.Por primera vez desde la temporada 2000/01 se espera que la producción mundial descienda con respecto al nivel alcanzado en la temporada anterior, especialmente por la disminución de la superficie y por las condiciones meteorológicas imperantes durante los meses de verano en los principales países productores de azúcar, tanto de caña como de remolacha. No obstante que el exceso de calor y sequía incrementó el contenido de azúcar en las raíces de remolacha, el tama&nti

Parada, Raúl (2004-01-19) Remolacha [en línea].  (Consultado: ).
Copiar cita bibliográfica Copiar url persistente
See document
See technical metadata

Related items

Mercado de la remolacha y el azúcar
Autor(es):
Parada, Raúl
Fecha de Publicación:
2005-08-04
Remolacha azucarera
Autor(es):
Parada, Raúl
Fecha de Publicación:
2009-02-27
Remolacha azucarera y azúcar
Autor(es):
Parada, Raúl
Fecha de Publicación:
2009-12-31