Maíz

Thumbnail
Issue Date:
2004-05-28
estudiosArtículos

El crecimiento en la producción ha venido aparejado con un incremento de la cantidad demandada, la cual, si bien ha crecido a una tasa menor, se ha ubicado sostenidamente por sobre la producción, en cantidades que oscilan entre 20 y 35 millones de toneladas, lo que ha hecho disminuir notoriamente las existencias al final de cada período. De este modo, el stock previsto para fines del año de comercialización 2004/2005 llega a sólo 66,8 millones de toneladas, volumen inferior al que se comercia entre los países durante un año y que se acerca a un 10% del consumo mundial anual. La estrechez de la situación descrita es origen de la fortaleza que se observa en el mercado, donde los precios han subido también en forma ininterrumpida. Un ejemplo de esto es la evolución que presenta el mercado argentino, principal abastecedor de Chile. En lo que ha transcurrido de mayo el precio internacional se observa algo más bajo que el de abril, pero siempre por encima de los anteriores. Si el alza continúa es posible que se afecte la cantidad demandada, que se reduciría con respecto a la estimación señalada en el primer cuadro. Hay que hacer notar que los precios internacionales de las carnes de cerdo y de aves no están altos, por lo que los productores que utilizan el maíz como materia prima podrían reaccionar ante nuevos aumentos en el precio del grano, no incrementando su demanda tanto como está previsto. En el año agrícola 2003/04 las siembras del maíz se realizaron en forma oportuna, ayudadas por las favorables condiciones del clima y con una visión muy optimista de parte de los productores de maíz de las regiones VI, VII y parte norte de la VIII Región. En efecto, los buenos precios existentes al efectuarse la toma de decisión de sembrar, al inicio de la primavera del año 2003, contribuyeron en forma decisiva al aumento en el área de siembras del cereal en la zona central y centro sur del país. La primavera y el verano transcurrieron con una situación meteorológica favorable, lográndose un desarrollo absolutamente normal de todas las variedades de maíz sembradas. Adicionalmente las condiciones del otoño fueron favorables, con altas temperaturas que permitieron una maduración óptima de los granos, que en términos generales fueron trillados con bajos índices de humedad. Esto ha influido en una disminución al mínimo de los costos de secado, facilitando el proceso de comercialización y haciendo más rentable la producción del cereal. Desde su inicio la comercialización de la cosecha partió a un precio favorable para los productores, que se situó en $ 86/kg y $ 88/kg, puesto el grano en Lo Miranda y en Melipilla y Longovilo, respectivamente. Este nivel de precios se mantuvo hasta fines de abril, subiendo luego, de manera que al 17 de mayo se cotizaba en $ 93 puesto en Lo Miranda, nivel que se hizo extensivo a toda la VI Región. En Longovilo y Melipilla se situó en $ 95/kg. El costo de importación de maíz argentino bordea los $ 105 por kilo. Las plantas de silos entregan un servicio de secado, cuando es necesario, así como de acondicionamiento de los granos y mantención por cuenta del agricultor hasta el momento de la venta, aunque también compran el producto. En estos momentos se encuentran prácticamente llenas de maíz y están barajando la idea de disminuir su precio de compra, en la actualidad similar al de la industria, a $ 91/kg, si continúa la presión de entrega por parte de los productores. Para aquellos productores que disponen de maíz secado naturalmente, con niveles de humedad que no superen el 15 - 16%, parecería recomendable tratar de transar el cereal directamente con los usuarios más importantes, los productores de pollos, huevos, cerdos y pavos. Productores cuyos maíces muestran niveles de humedad superiores quedan expuestos a la baja de los precios y/o a realizar la trilla con posterioridad e incluso a fines del invierno, dejando el maíz en los campos. En el plano productivo se han podido observar en general rendimientos buenos, superiores a los del año pasado, cuando las condiciones de atraso con que se realizaron las siembras conspiraron en alguna medida, impidiendo los altos rendimientos a que los productores están acostumbrados. En esta temporada se observó la aparición de algunos focos de Abutilon theophrasti, maleza que el Servicio Agrícola y Ganadero tiene bajo control cuarentenario y que podría haberse introducido al país en algunos graneles. En todo caso, pese a tratarse de una maleza de cuidado, por las fuertes bajas de productividad que suele producir, por ahora solamente se ha registrado la aparición de focos, que se espera sean controlados, de manera que no logre extenderse. Asimismo en algunas localidades de la zona central el maíz se ha visto afectado por un tipo de carbón denominado "headsmut", el cual ennegrece las puntas de las mazorcas y las inutiliza porque el carboncillo se expande en ellas. Este hongo se ha detectado en forma creciente desde hace tres años y su ocurrencia se relaciona especialmente con cultivos estresados por alta densidad poblacional y también en aquellas plantas que presentan algún desequilibrio nutricional, como déficit de potasio, nitrógeno o fósforo. En la actualidad existe un fungicida que combate efectivamente este patógeno, pero hasta ahora solamente se utiliza en los cultivos destinados a producción de semillas ya que resulta muy oneroso. La siembra oportuna que se realizó en esta temporada (2003/04), las favorables condiciones meteorológicas durante todo el período de desarrollo del cereal y las buenas condiciones de la primera mitad del otoño permitieron el desarrollo adecuado y la maduración y secado del grano en la planta, favoreciendo a los productores que de este modo han encontrado un aliado en las condiciones climáticas. En la VII Región, aunque el grado de avance de la cosecha es menor (40%), se habla de buenos rendimientos y en general los maíces tienen menos humedad que en temporadas anteriores. La superficie sembrada con maíz según ODEPA-INE sería de 119.320 ha, de las cuales 13.444 ha serían de semilleros (encuesta de certificación del SAG), quedando un remanente de 105.876 ha que estarían sembradas con maíz para grano. El rendimiento estimado del maíz para grano sería del orden de 118 qq/ha, en tanto el rendimiento de los semilleros alcanzaría a 45 qq/ha. A la luz de los antecedentes entregados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para la temporada 2004/05, se pueden obtener algunas conclusiones. La producción mundial subiría de 614,3 millones de toneladas a 642,6 millones de toneladas, con un aumento de 4,6% (28,3 millones de ton). Por otra parte, la demanda mundial alcanzaría a 662,74 millones de toneladas, superando en 13,24 millones de toneladas a la del año 2003/04 (2%). En conclusión, las existencias finales seguirían disminuyendo, bajando en aproximadamente 20 millones de toneladas y colocándose en el nivel de 66,8 millones de toneladas. Por estas razones es dable esperar que, en el peor de los casos, los precios internacionales tenderían a mantenerse en los niveles actuales, existiendo muchas posibilidades de que suban algo más. La consecuencia más directa que tendría esta situación en el mercado y en la producción nacional sería la mantención o una moderada alza de los precios internos y también un aumento de la superficie de siembra para la próxima temporada, del orden de 5% - 10%. Por otro lado, en lo referente al volumen de las importaciones de maíz durante el año 2004, estimaciones preliminares señalan que será muy similar al de 2003, es decir, alrededor de un millón de toneladas. Si bien la producción interna habría subido en alrededor de 200.000 toneladas, para este año se espera un aumento en la producción de aves y cerdos que podría absorberlas, aunque una parte del maíz que se emplea en el alimento de ponedoras podría ser reemplazado por avena, grano del cual existe una amplia disponibilidad, a un precio competitivo. Antonio Ochagavía Iñigez

Related items

Boletín del maíz
Autor(es):
García Lizama, Andrea
Fecha de Publicación:
2015-03-23
Boletín del maíz
Autor(es):
García Lizama, Andrea
Fecha de Publicación:
2015-06-22