El mercado del tabaco

No obstante que los rendimientos subieron notoriamente hasta mediados de la década de los noventa, desde esa fecha han tendido a mantenerse en alrededor de 1.600 kg/ha. Con una disminución importante de ellos en los años 1994-1995, 1998 y 2003, la producción mundial tuvo dos bruscas caídas, una en 1995 y la segunda después de 1997, que continúa hasta 2003. Como se observa en el gráfico anterior, esta producción ha sido altamente fluctuante en los últimos años, con variaciones anuales a veces superiores a medio millón de toneladas. A partir de 1997, año en que se llegó a un récord mundial de producción, con cerca de 8 millones de toneladas, se ha mantenido una tendencia a la baja. Según datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), que difieren levemente con los de la FAO, en el período 1999-2003 la producción mundial de tabaco alcanzó en promedio a 5,9 millones de toneladas, adquiriendo de año en año mayor participación en ella la China. De acuerdo a la misma fuente, China, Brasil, India, Estados Unidos, Zimbabwe, Turquía, Indonesia, Argentina, Grecia e Italia fueron los mayores productores mundiales de tabaco en el año 2003. La República Popular China es el principal productor, con 2,3 millones de toneladas, correspondientes al 37,3% de la producción mundial. En mayo de 2004, el Departamento de Agricultura de EE.UU. estimó que la producción mundial de tabaco en 2003 fue de 5,8 millones de toneladas métricas, inferior en cerca de 263 mil toneladas a la de 2002. En ello influyeron principalmente las importantes reducciones en las producciones de Brasil y China, que se estimaron en cerca de 180 mil toneladas. Respecto del comercio mundial, las exportaciones en el período 1999-2003 representaron el 37% de la producción y cayeron levemente en 2003 respecto del año anterior. Después de tres años en que las exportaciones de Brasil, el mayor exportador mundial, iban en aumento, en 2003 bajaron a 458 mil toneladas, lo que todavía representa cerca de 22% de las exportaciones totales. Otros países que bajaron son Malawi y China. EE.UU., India e Italia aumentaron sus exportaciones y su participación en el total mundial exportado, de 18,7% en 2002 a 19,4% en 2003. Aunque las importaciones totales disminuyeron de 2,47 a 2,42 millones de toneladas, China sigue aumentándolas considerablemente en comparación a años anteriores. Es así como, mientras en 1999 alcanzaban a 10.500 toneladas, en 2003 superaron las 460 mil toneladas (19% de las importaciones mundiales). Otro tanto sucede con el consumo de tabaco en China. En los últimos cinco años (1999-2003), su participación promedio en el consumo mundial aumentó en 20%, alcanzando un 38,2% del total. En el año 2003 subió en 125 mil toneladas, llegando a casi 2,9 millones de toneladas (poco menos de 44% del consumo mundial). A pesar de este incremento en la demanda de China, en otros países y regiones, como en la Federación Rusa, Alemania y otros, el consumo disminuyó entre 16 y 60 mil toneladas. A nivel global se observó un pequeño incremento en el consumo (37 mil toneladas), y el stock final se redujo nuevamente, a un nivel similar al consumo de un año. A mediados de 2003 se estimó originalmente que la superficie plantada con tabaco podría alcanzar a 3.500 ha; sin embargo, la superficie total bajo contrato de compraventa fue menor que lo proyectado y alcanzó a 3.040 ha totales, lo que de todas maneras fue 350 ha superior a la superficie de la temporada anterior. Hubo un crecimiento importante en tabaco Burley (más de 500 ha), para alcanzar a 1.500 ha totales. Otro tipo de tabaco, el Virginia, alcanzó a 1.150 ha, y el Virginia Sun Cured (VSC) bordeó las 350 ha, principalmente en Chimbarongo. Nuevamente se ha vuelto a plantar tabaco Oscuro con la modalidad de secarlo al sol, el cual, aunque en pequeñas superficies, tiene buenas perspectivas de mercado. Puede afirmarse que, en relación a la temporada agrícola, las condiciones meteorológicas y sanitarias fueron propicias para el buen desarrollo del cultivo. En áreas de Chimbarongo, donde en años anteriores hubo un ataque severo del pulgón negro del tabaco, no se presentaron plagas, obteniéndose como promedio 3.500 a 3.600 kg/ha. Adicionalmente, la transferencia tecnológica dirigida al cultivo cuenta con algunos elementos que han contribuido, junto con simplificarlo, a mejorar la gestión del agricultor en torno al cultivo. Entre ellos se puede n mencionar: la cría de plántulas en el sistema de floating (el aumento de costos, entre 15 y 20%, es compensado por la mejor calidad de las plantas); la eliminación del uso de bromuro de metilo; el uso masificado del transplante con una máquina hecha en nuestro país para esos fines; el uso de agroquímicos de bajo impacto; el empleo de gas licuado en los hornos, y el desarrollo de máquinas cosechadoras y carros cosecheros (que reemplazan a tres carros de arrastre tradicionales). En relación a estas últimas máquinas, de un costo estimado de $300.000, se busca desarrollar grupos de tres o cuatro pequeños agricultores que de manera unida puedan financiarlas. En la actualidad se estima que, de las 1.500 ha plantadas con tabaco Burley, cerca de 1.200 ya las usan. Respecto de la fertilización, se ha desarrollado un proyecto de investigación conjunta entre la industria procesadora y una universidad, a fin de determinar la curva de absorción de nitrógeno de las plantas de tabaco. Esto ha contribuido a la identificación de una dosis óptima de fertilizantes y una época de aplicación, reduciendo considerablemente su uso y por ende el crédito de los agricultores con la empresa elaboradora. Todo lo anterior ha contribuido a que nuevamente el rendimiento promedio del tabaco en Chile supere al promedio mundial, y es así como se estima que la productividad habría aumentado un 4% en relación a la temporada anterior, para alcanzar a 3.150 kg/ha. A comienzos de junio de 2004, cerca de un 60% de la cosecha total de tabaco ya se había recibido en San Fernando y la producción total podría alcanzar a 9.600 toneladas, volumen superior en cerca de 2.000 toneladas al de 2002/03. El precio promedio de todas las calidades bordearía los $790/kg. Para el tabaco Virginia, habría alcanzado a $970/kg. Respecto del comercio exterior, después de varios años, en 2003 y en los meses de enero-abril de 2004, el saldo de la balanza comercial del tabaco fue positivo. Se observó un incremento en las exportaciones de tabaco, recuperándose de la caída de los últimos años, para alcanzar niveles semejantes a los de 1998. Se exportaron 2.083 toneladas, principalmente a México (91,8%), Brasil, Italia y Uruguay. Las importaciones totales de tabaco (sin desvenar, total o parcialmente desvenado y desperdicios) disminuyeron en 2003 en cerca de 900 toneladas, y se realizaron desde Brasil, Grecia y Turquía. Las nuevas tecnologías han disminuido considerablemente las jornadas de trabajo por hectárea de tabaco. Es así como, de 185 jornadas por hectárea que se empleaban en tabaco Burley y 236 jornadas en tabaco Virginia a fines de la década de los 90, actualmente éstas alcanzan, en ambos tipos de tabaco, a cerca de 120 jornadas en total. En estas jornadas de cultivo de tabaco hay una participación importante del trabajo femenino en labores de plantación (octubre), cosecha (enero-marzo) y selección y acondicionamiento del producto (abril-mayo). Como se señala en el cuadro siguiente, al efectuar una estimación del empleo directo, sólo en tabaco Burley y Virginia, plantado en la temporada 2003/04, de un total de 1.247 personas que operaron en su cultivo, un 38% de ellas fueron mujeres. Un ejemplo de trabajo realizado por mujeres se encuentra en el período de transplante, cuando colaboran con la persona que efectúa la labor, que normalmente es un hombre, al ir caminando junto al surco de plantación, depositando las plántulas de tabaco en el tubo de la máquina transplantadora portátil1. Igualmente hay ejemplos en la cosecha. Las plantas de tabaco, dependiendo del tipo que sea, poseen entre 15 a 25 hojas cosechables insertadas en torno al tallo, y en el deshoje de las plantas de tabaco ya maduras se utilizan alrededor de 30 jornadas por hectárea, de las cuales cerca del 50% corresponde a trabajo femenino. Una vez completado el secado o curado de las hojas, la siguiente labor es la selección de ellas para hacer los fardos con hojas lo más homogéneas posible, a fin de cumplir con los requisitos de calidad al momento de la entrega en la planta procesadora. Esta labor es realizada en su mayoría por mujeres. El tabaco necesita de un almácigo para la cría de plantas, las que, cuando alcanzan un tamaño aproximado entre 10 y 15 centímetros, son trasplantadas al potrero definitivo previamente laborado, abonado y con buen grado de humedad, en donde completan su crecimiento. En la etapa de preparación del suelo de la almaciguera, el uso de bromuro de metilo es una práctica común en los países productores de tabaco. Sin embargo, de acuerdo al Protocolo de Montreal firmado en 1987, para controlar y detener la emisión de gases que agotan la capa de ozono, los países en desarrollo deben reducir en 20% el uso de bromuro de metilo en 2005 y eliminarlo para 2015. Según antecedentes del Programa Acción Ozono, parte del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, América Latina está cumpliendo en general el compromiso de disminuir su consumo a partir de 1999. Cuba ya logró eliminar completamente el bromuro de metilo de las plantaciones tabacaleras. El Salvador, Panamá y Uruguay están muy cerca de alcanzar la meta de disminuirlo a la mitad en 2005. Brasil, un importante productor mundial de tabaco, que cultivó 389.225 ha en 2003, inició hace seis años un programa para reducir el uso del bromuro de metilo, que en un 95% se destinaba al cultivo de tabaco. Según el Ministerio de Ambiente, de un máximo de uso en el país de 1.790 toneladas en 1998, se bajó a 440 toneladas en 2002. La caída ha sido acelerada y podría alcanzar a 100% en 2004. A través del Fondo del Protocolo de Montreal, Brasil obtuvo US$ 2,3 millones para la adquisición de equipos para reemplazar el uso de bromuro de metilo en plantaciones tabacaleras en el sur del país, con participación de 144 mil familias productoras. Para evitar el semillero tradicional, implantado en un suelo desinfectado por inyección de bromuro de metilo, se eligió la técnica de bandejas flotantes de polietileno sobre una piscina sin profundidad (floating). En nuestro país, con un número bastante menor tanto de familias productoras de tabaco como de hectáreas plantadas, ya desde 1996 se está usando el sistema de floating. De fácil implementación para los agricultores, utiliza como substrato "turba", producto libre de hongos, bacterias y semillas de malezas, en el cual se sostienen y desarrollan las raíces de la planta de tabaco. Esta turba, materia orgánica en descomposición, es acomodada en las cavidades de bandejas de poliestireno expandido (donde se siembran las semillas), las que a su vez se encuentran flotando en el agua. En la actualidad, el 100% de las hectáreas de tabaco se obtienen de almácigos libres de bromuro de metilo. Las nuevas tecnologías implementadas en el cultivo pretenden mejorar la gestión de alrededor de 1.100 agricultores e incrementar la competitividad del tabaco con relación a otras alternativas productivas en las zonas de adaptación, como maíz, semilleros o frutales, que han aumentado especialmente en las regiones VI y VII. En parte por ello la empresa procesadora ha promovido el cultivo en otras áreas de Linares y San Carlos. De acuerdo a la capacidad instalada de proceso, que bordea las 14.000 toneladas, y a las condiciones del mercado internacional, se espera que la superficie de tabaco tenga un leve repunte, para estabilizarse en torno a 4.800 ha en el mediano plazo. Este incremento contempla la mantención de los agricultores que ya conocen el cultivo y la incorporación de nuevas personas al rubro, alcanzando posiblemente a 1.500 productores. Como se comentó anteriormente, en los hornos de secado del tabaco Virginia se utiliza gas licuado de petróleo, en convenio con una empresa. Actualmente, el consumo de gas licuado oscila entre 3 y 4 mil litros por hectárea. Se estima que la superficie de la temporada 2004/05 podría alcanzar a 4.400 ha, con un aumento importante en Burley, cercano a las 1.000 ha, y menor en tabaco Virginia Sun Cured (SC) y Oscuro SC. Se espera que en Ñuble se planten entre 600 y 1.000 hectáreas. Si las condiciones de manejo del cultivo son las adecuadas y no hay problemas sanitarios y meteorológicos, se podría estimar una producción superior a 12.000 toneladas. Los precios promedio del tabaco para la próxima temporada serían un 5,7% superiores, alcanzando a cerca de $ 830/kg. Al igual que en cosechas anteriores, los precios se reajustarán para las entregas anticipadas, buscando oportunidades de mejores precios en los envíos al extranjero. El mercado de exportación en los meses de enero-abril de 2004 aumentó de 2,5 toneladas, en igual período de 2003, a 593 toneladas, por un valor FOB de 1,4 millones de dólares. Los envíos fueron a México, EE.UU. y Argentina. En el caso de EE.UU., hay una cuota de 2.750 toneladas libre de arancel para el período comprendido entre el 13 de septiembre de 2003 y el 12 de septiembre de 2004, que se incluye dentro de un total de 150.700 toneladas asignadas a nueve países. Después de varios años sin exportar a EE.UU., en este período hay 11 toneladas exportadas en el último cuatrimestre de 2003, las que, junto con 184 toneladas entre enero y abril de 2004, dan hasta ahora una utilización de 7,1% de la cuota, que se compara con un 58% de utilización de los demás países beneficiarios. En los mismos meses de 2004, las importaciones totales de tabaco llegaron a 678 toneladas, por un valor CIF de 1,06 millones de dólares. En comparación con las importaciones del primer cuatrimestre de 2003 se observa un aumento de 7,1% en cantidad. Como consecuencia de la disminución del stock mundial en 2003 y del aumento considerable del costo de los fletes marítimos, los precios CIF subieron US$ 1.146/ton y US$ 839/ton, para el tabaco sin desnervar y total o parcialmente desnervado, respectivamente, para alcanzar a US$ 4.205/ton y US$ 4.211/ton. Los países abastecedores fueron en orden decreciente: Argentina, Tanzania, Turquía, Grecia y Perú. Últimamente, en lo que concierne al mercado internacional de tabaco, han sucedido algunos hechos importantes que influirán directamente en él y en consecuencia en nuestra producción nacional de tabaco. Uno de ellos fue la publicación del primer informe en torno al mercado del tabaco, denominado "Previsiones de la producción, consumo y comercio del tabaco para el año 2010", FAO, Roma, 2003. En dicho estudio se analizan las tendencias pasadas de la producción, comercio y consumo mundial del tabaco, las que sirvieron para determinar las proyecciones del mercado para 2005 y 2010, bajo dos escenarios posibles: uno base y otro con fuertes medidas de restricción al consumo y a la producción. El crecimiento de la población y el aumento de los ingresos serían los parámetros determinantes sobre los cuales se basaron las proyecciones. Si se considera que a nivel mundial se han propuesto cambios en las políticas de ayuda al cultivo del tabaco, parece ser más realista considerar el escenario con cambios de política como más acertado para el futuro del mercado mundial del tabaco. Asimismo en cada indicador se ha incluido al país o región que participa en mayor proporción dentro de él.

Related items

Análisis de las estructuras de mercado y comercialización del sector agropecuario
Autor(es):
Agacino R., Rafael
Fecha de Publicación:
Enero 1991
Mercado del tabaco
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Febrero 1994
Mercado del tabaco
Autor(es):
Iglesias C., Rebeca
Fecha de Publicación:
Junio 2004