Mercado de la carne de cerdo

En el concierto mundial, los menores ingresos de los productores de porcinos debidos a un aumento en el costo de los insumos alimenticios han limitado las expectativas de crecimiento de la producción para este año. En varios países los costos de producción han excedido los precios de mercado del producto. Por ejemplo, los precios internacionales del maíz y de la soya han aumentado en 20 y 65%, respectivamente, en relación al año pasado. Las menores rentabilidades para los productores de Europa y Brasil, combinadas con una reducción de las proyecciones de exportación a Rusia, han afectado negativamente las perspectivas de producción. En general, los países desarrollados están experimentando un leve descenso en su producción.Sin embargo, EE.UU. ha proyectado para este año un aumento de 3% en su producción, debido a un fuerte incremento de la demanda de los consumidores. Por otra parte, los precios de la carne de cerdo en aquellos países del Asia que presentaron epizootias de influenza aviar se han reforzado. Por ello estos países, que producen un 56% del volumen mundial de cerdos, proyectan aumentar su producción en 3%.Para este año se estima que el consumo per cápita aumentará un 2% en los países asiáticos y en los países en desarrollo, alcanzando cerca de 15 y 11,8 kilos por habitante, respectivamente. Este consumo es significativamente menor que el de los países desarrollados, que alcanza a 29,2 kilos por habitante.En Chile, la producción de cerdos ha venido subiendo de manera sostenida desde mediados de la década de los ochenta, a una tasa promedio de crecimiento anual de 11%. En la década pasada la colocación de sus productos era mayoritariamente orientada al consumo interno. Sin embargo, a partir del año 1997 se pudo vender carne de cerdo de manera creciente en mercados externos, especialmente en Japón, lo que ha permitido situar a este producto en el primer lugar de la exportación de carnes. El beneficio nacional de porcinos hasta mayo de este año alcanzó a cerca de 1,57 millones de cabezas, lo que representa una baja de 3,5% respecto a igual período del año pasado. Por su parte, la producción de carne de cerdo en vara llegó a 147.741 toneladas, con cerca de 1,8% de disminución. La menor producción observada en los primeros meses de este año puede estar relacionada con ajustes que está realizando la industria para enfrentar los desafíos futuros.En los primeros cinco meses de 2004 el rendimiento promedio fue de 94 kilos de carne en vara por animal. Este rendimiento es superior en 1,8% al promedio de la vara de igual período del año pasado. Este aumento del peso promedio de la vara está relacionado con las exigencias que hacen los países importadores de carne de cerdo desde nuestro país, principalmente Japón, lo que ha llevado a los productores nacionales a establecer programas de mejoramiento genético con el fin de cumplir esta exigencia.Respecto a la producción regional de carne porcina, dos regiones reúnen cerca de 97% de la producción nacional: la VI Región concentra alrededor del 68% de la producción nacional, seguida por la Región Metropolitana, con un 29,4%.En este año hay expectativas de que la producción aumente cerca de 5% respecto al año pasado, alcanzando a 383 mil toneladas. Este crecimiento obedece al incremento en el número de vientres en los planteles de gran tamaño, cuyas economías de escala les permitirían disminuir costos y colocar parte de su producción en los mercados externos. A su vez, al ser empresas integradas verticalmente, pueden transferir su mayor eficiencia al precio final del producto y estimular el consumo de cortes a precios competitivos. El consumo de carne de cerdo en el país ha crecido en cerca de 224% desde el año 1986 hasta 2003, pasando de 6,1 kg per cápita en 1986 a 19,9 kg per cápita en 2003. A su vez, la participación en el consumo de carnes en la canasta nacional de los chilenos ha ido creciendo, pasando de ser un 21% de la carne que se consumía en 1985 a un 26% en el año 2003. Para 2004 se estima que el consumo de carne de cerdo per cápita superará los 20 kilos, ya que la producción alcanzaría cerca de 383 mil toneladas y las exportaciones, alrededor de 67 mil toneladas.Desde el año 2000 a esta fecha, el precio del cerdo en pie ha venido aumentando de manera paulatina, siendo el precio pagado en el año 2003 un 17,2% superior en términos reales al del año 2000. En lo que va del año, el precio promedio de enero a junio fue un 5,2% superior al de igual período de 2003.No obstante, los precios de los insumos para la alimentación de los cerdos han aumentado más en este lapso. El precio del maíz, uno de los principales insumos, ha subido sobre un 17% en los mercados internacionales. Por otra parte, el valor del afrecho de soya, también componente importante en la ración, ha crecido en un 58,5%. Esta situación de precios de los insumos alimenticios sin lugar a dudas ha estrechado la utilidad de los productores de carne de cerdo. Desde la década pasada la actividad porcina está cada vez más concentrada, ya que se han ido cerrando planteles y los que quedan en actividad han incrementado el número de hembras en reproducción. De hecho, una sola empresa posee un número aproximado de 100.000 hembras, más del 60% del total.Este grado de concentración e integración vertical permite a esta industria aprovechar las economías de escala y llegar con precios competitivos, tanto al mercado nacional como a los mercados externos. Según FAO, Chile se encuentra entre los diez principales países exportadores de carne porcina. De acuerdo a ellos, los principales países exportadores de carne de cerdo en este año serán la Unión Europea, Canadá, EE.UU., China, Brasil, Polonia, Hungría y Chile.Por otra parte, los principales importadores son Japón, EE.UU., Rusia, México y Hong Kong.ChinaUnión EuropeaEE .UU.BrasilCanadáChileOtros47.02817.8009.3022.0501.92034219.24348,118,29,52,12,00,419,797.726El crecimiento de las exportaciones de carne porcina chilena en los últimos años ha sido impactante: en el año 1996 se exportaron 2.160 toneladas y en 2003, 61.600 toneladas, lo que significa una tasa promedio de crecimiento anual de 61,4% en estos años, tasa que difícilmente puede ser igualada por otro rubro pecuario. En términos de valor, los envíos en el año 2003 alcanzaron la cifra de 150 millones de dólares.El destino de nuestras exportaciones de carne de cerdo es variado y en el año pasado se llegó a 16 países, siendo los principales Japón, Corea del Sur, México y países de la UE.En lo que va del año 2004, hasta el mes de mayo, las exportaciones de carnes porcinas han alcanzado a cerca de 29 mil toneladas, por un valor superior a 84 millones de dólares, lo que significa un aumento de 22% en volumen y 46% en valor. Valor (US$ FOB)20032004JapónMéxicoCorrea del SurUnión Europea37.520.0675.591.74210.198.5202.582.5171.789.38656.702.0073.874.82117.475.3514.951.0361.454.46851,1-30,771,491,7-18,767,14,620,75,91,757.682.23284.457.68346,4100,0Fuente: ODEPA con información del Servicio Nacional de Aduanas. :Cifras sujetas a revisión por informes de variación de valor (IVV).Se agrega a esto la exportación de diversos despojos comestibles, en un volumen de 4.400 toneladas, por un valor de casi tres millones de dólares, 55% superior al de los cinco primeros meses de 2003. El establecimiento de acuerdos comerciales con diferentes países importadores de carne de cerdo y la condición zoosanitaria de la producción nacional, que le otorga una ventaja competitiva de carácter excepcional, al ser un país libre de fiebre aftosa y de peste porcina clásica y al no tener patologías de las que están incluidas en la lista A de la Oficina Internacional de Epizootias, han permitido a Chile el ingreso de nuestro producto a una gran variedad de mercados. Por ejemplo, el acuerdo comercial con México, país que importa cerca de 300 mil toneladas anuales de carne de cerdo, ha hecho posible entrar a dicho mercado con arancel cero. Por otra parte, el acuerdo con la Unión Europea entrega a nuestro país una cuota de 3.500 toneladas, con un aumento de 350 toneladas anuales y con la posibilidad de revisar la cuota cada tres años. Ya en el año 2003 se ocupó la cuota en su totalidad, pues se exportaron sobre 4 mil toneladas de carne de cerdo con ese destino, y entre enero y mayo se han enviado 2.200 toneladas, con un crecimiento de 50% para el período.La reciente entrada en vigencia del acuerdo comercial con Corea del Sur otorga a nuestro país una desgravación a diez años. Dicho país importa sobre 150 mil toneladas anuales de carne de cerdo. En el año 2003 Chile exportó a Corea del Sur más de 13 mil toneladas, por un valor cercano a 29,5 millones de dólares. Entre enero y mayo de 2004 se han enviado ya 7.000 toneladas con ese destino, con un precio levemente más alto.Las importaciones chilenas de carne de cerdo son poco relevantes y una gran parte del producto que se importa es materia prima de la industria elaboradora de cecinas. En el año 2003 se importaron 195 toneladas de carne de cerdo, a lo que pueden agregarse 132 toneladas de cecinas y jamones. No obstante, en este año esa cifra se ha visto ampliamente sobrepasada, y en los cinco primeros meses de 2004 se han importado 447 toneladas de carne de cerdo, de las cuales un 85% provienen de Canadá, a un precio relativamente bajo. En el caso de las cecinas, las importaciones han superado las 200 toneladas.Se debe consignar que las importaciones chilenas podrían ser mucho mayores, si sólo se tratara de un problema de precios. No obstante, la importancia que han alcanzado las exportaciones nacionales hace necesario que los productos importados cumplan con ciertas exigencias sanitarias, lo que hace que deban provenir de países con una condición sanitaria similar a la nuestra.En resumen, el balance de comercio exterior es altamente favorable: las exportaciones superan de manera muy amplia a las importaciones y hay buenas expectativas de continuar incrementando estos envíos. Sin embargo, Brasil, que es un país exportador a precios altamente competitivos, está realizando esfuerzos para mejorar su status zoosanitario. Una vez que lo logre, podrá entrar con su producto al país, lo que supondrá un desafío para la producción nacional.Las estimaciones de FAO señalan que para este año se prevé un crecimiento de 2% en las exportaciones mundial es de carne de cerdo, lo que ratifica la tendencia de los últimos años, aunque a un nivel menor que en años anteriores. Entre los países que más aumentarán sus colocaciones en el exterior están EE.UU., China y Canadá.Respecto al precio de los insumos alimenticios utilizados en la producción porcina, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos indica que probablemente podría mantenerse la situación de precios altos en lo que resta del año, aunque habría que esperar el resultado de la cosecha del hemisferio norte.La demanda de carne porcina nacional por parte de los mercados externos debería mantener los precios actuales del cerdo vivo, los que incluso podrían continuar aumentando. Juan Enrique Moya

Related items