Situación y perspectivas del trigo

Thumbnail
Issue Date:
2004-11-16
estudiosArtículos

El Cuadro 1 de balance de oferta y demanda mundiales en el trienio 2002/2003 ? 2004/2005, da una idea más precisa de lo expuesto: (millones de toneladas)AñosStock inicialProducciónDemandaComercioStock finalRelación stock/demanda2002/2003202,06566,93601,61108,41167,3927,8%2003/2004167,39551,57587,98109,17130,9822,3%2004/2005130,98615,84605,31105,95141,5123,4% El aumento de producción proyectado (11,7% en comparación con el año 2003/2004), conjuntamente con la recuperación experimentada por las existencias finales, y la tendencia a la baja que presenta el comercio, como consecuencia del aumento de la producción en países deficitarios (3,66 millones de toneladas), tenderán a provocar un debilitamiento en los precios. No obstante, éste no debería ser muy considerable, pues, aunque las existencias finales aumentarán en unos 10,5 millones de toneladas, su nivel de 141,51 millones de ton es el segundo más bajo de los últimos 10 años.Al revisar la evolución de los precios del trigo, tanto norteamericano como argentino, se puede apreciar que el trigo argentino alcanza su máximo precio en el segundo semestre de 2003, en tanto los trigos norteamericanos llegan a un precio máximo en el primer semestre de 2004.Precio promedio del período (US$/ton)Índice (año 2000 = 100)Trigo Pan Fob Pto.arg.S. R. W. FOB GolfoH. R. W. FOB GolfoTrigo Pan Fob Pto. arg.S. R. W. FOB GolfoH. R. W. FOB Golfo120,03100,88118,41100,00100,00100,00122,77109,52130,50102,28108,56110,21146,29131,27151,23121,88130,12127,72158,14140,24150,82131,75139,02127,37155,97159,87170,21129,94158,48143,75157,31154,02166,30131,06152,68140,44139,48136,98153,86116,20135,79129,94125,52133,71146,24104,57132,54123,50127,41143,60154,32106,15142,35130,33 En el caso de los trigos norteamericanos, después de llegar a su máximo nivel en el primer trimestre del año 2004, iniciaron un descenso moderado, que para el trigo Soft Red Winter alcanza a un 16% al finalizar el mes de septiembre, mientras que para el trigo Hard Red Winter llega a 13,4%.Un comportamiento similar ha tenido el trigo de pan argentino, cuyo precio se mantuvo en niveles altos, aunque menores que a fines de 2003, hasta el segundo trimestre del año 2004, iniciando después un descenso bastante más pronunciado, que al finalizar el mes de septiembre alcanzaba a casi 25%.En general, este comportamiento obedeció al conocimiento que se fue difundiendo en los mercados sobre el aumento de la superficie sembrada con trigo en el hemisferio norte y las buenas condiciones del cultivo. Esto se ha ratificado con posterioridad, tanto por la calidad como por el volumen del trigo cosechado, que supera a la cosecha mundial récord obtenida con anterioridad, que llegó a 610 millones de toneladas métricas. Al inicio del período de comercialización se observaron precios alrededor de $ 11.000/qq base IX Región para los trigos fuerte e intermedio, algo más de $ 12.000 en las regiones centrales, nivel algo inferior al de igual fecha de 2003 y prácticamente equivalente al costo de importación. El trigo débil se cotizaba muy por debajo de los otros.Con posterioridad, en la medida que avanzaba la cosecha en el sur, los precios empezaron a descender. Es así como a principios de febrero, en la IX Región, el trigo fuerte valía sólo $ 9.800 por quintal, alcanzando un mínimo de $ 8.800 a mediados de ese mes, con poca diferencia para las otras dos categorías. Sin embargo, a partir de marzo comenzó un paulatino repunte, que continuó en forma normal hasta mediados de agosto, cuando se alcanzó un precio de $ 10.900 por quintal de trigo fuerte, puesto IX Región. A fines de ese mes se produjo una baja a $ 9.800, precio que ha continuado hasta octubre, con una diferencia importante para los trigos intermedio y débil, que bordean los $ 9.000, sin mayor interés de compra.En términos generales, el precio del trigo durante la temporada 2003/04 ha permanecido siempre por debajo del correspondiente a la temporada anterior. En esto han influido varios factores. En primer lugar puede citarse el conocimiento de que la cosecha era muy grande, cercana a la necesaria para un autoabastecimiento. Sin embargo, probablemente más que eso influyó la reducción en los precios internacionales, especialmente del trigo argentino, que afectó en la segunda mitad del año, compensada parcialmente por el aparecimiento del arancel de 6%, que había estado ausente por un largo período. El efecto de estos menores precios se vio reforzado en los últimos meses por una baja que se ha observado en los fletes internacionales y la reducción del precio del dólar norteamericano. Todo esto hace que el precio en octubre, aunque relativamente bajo, corresponda aproximadamente al costo de importación de trigos equivalentes. Una estimación de este costo se incluye a continuación: La evolución poco común de los precios internos durante el año 2004 ha sido la causa de que muchos productores que guardaron su trigo en el período de cosecha, por costumbre o porque estimaron que el precio era bajo, han debido venderlo posteriormente a un nivel incluso inferior o lo mantienen todavía en su poder. Esta situación se agrava en el caso de los trigos débiles, que tienen muy poca demanda en este momento. La superficie de siembra en la IX Región muestra un aumento, pero se observa e stabilizada en la X Región, como también en la Octava Región. En las regiones Séptima y Sexta, en tanto, se aprecia un leve descenso, estimándose algo similar para las Regiones Metropolitana y Quinta. En un balance general se cree que la superficie a nivel del país se muestra estabilizada en los mismos niveles del año anterior (420.400 ha, incluyendo el trigo candeal). Una distribución regional estimada se presenta en el Cuadro 3, en el cual se observa que el área sembrada con trigo en la IX Región continúa representando alrededor de 40% de la siembra total en el país: Superficie (ha)En el área cubierta de trigo candeal (incluida también en el Cuadro 3) se registrarán escasas variaciones con respecto a la temporada anterior. El aparente aumento de superficie que se ha registrado en la precordillera de Ñuble ha compensado la baja que ha tenido lugar en el sector de riego de la VI Región, como resultado de un reemplazo del trigo candeal por plantaciones de frutales y, especialmente, viñas viníferas, así como por el cultivo del maíz, que es considerado en estos momentos más seguro que el del trigo candeal, en un proceso que se observa hace ya varios años. En total la superficie sembrada con trigo candeal ascendería a 11.500 ha, superando en 500 ha a la superficie sembrada en el año anterior. Con ello, el área sembrada con trigo harinero sería un poco inferior a 410.000 ha.Hasta comienzos de octubre de 2004 el actual año agrícola puede calificarse como un año triguero normal, tanto por la oportunidad de las siembras como por el estado general del cultivo. Los trigos invernales e intermedios se ven en buenas condiciones, presentan buen desarrollo y sanidad y no parecen haber sido afectados en ningún momento por falta de humedad. Hay que estar atentos, sin embargo, a la posibilidad de que abundantes lluvias y bajas temperaturas medias en la primavera pudieren reducir la calidad del producto.En consecuencia, el rendimiento de la próxima cosecha de trigo debería presentar mucha similitud con el obtenido en el año anterior, por lo cual, siendo la superficie sembrada y los rendimientos esperados parecidos a los de 2003, debería esperarse una cosecha de similar volumen y calidad, vale decir, de unos 19,2 millones de quintales métricos. Esto incluye la producción de trigo candeal, cuyas expectativas de cosecha alcanzan a 690.000 quintales, quedando en consecuencia un remanente de 18,51 millones de quintales correspondiente a trigo harinero. Se repetiría entonces la situación de este año, en que el volumen cosechado alcanzó prácticamente para 11 meses de consumo.En materia de precios, durante el segundo semestre del año y hasta el 15 de diciembre el precio de referencia corresponde al trigo Soft Red Winter. En general su precio ha estado por sobre US$ 140 por tonelada, lo que, por ubicarse entre el piso y el techo de la banda (US$ 128 y US$ 148, respectivamente) hace que no existan derechos específicos o rebajas, aplicándose sólo el arancel general de 6%, incluso para las escasas importaciones de trigo argentino. Esta situación podría cambiar al empezar a regir este último como precio de referencia, a partir del 16 de diciembre, pues si continúa en niveles como los actuales (o inferiores), las importaciones quedarían sujetas a derechos específicos, con lo cual el costo de importación relevante para el primer semestre de 2005 sería el correspondiente a un precio FOB de US$ 128.En el caso del trigo candeal, el precio correspondiente a la superficie contratada no registra una gran variación: se ofrece en los contratos un 7% más que el precio del trigo harinero, premio algo mayor que el pagado en años anteriores (6,5%).Antonio Ochagavía iñiguez

Related items

Situación y perspectivas del trigo
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Diciembre 2004
Situación actual y perspectivas del trigo
Fecha de Publicación:
Agosto 1994