Situación de las papas

Situación actual El año 2004 se ha caracterizado por una alta oferta y bajos precios para el tubérculo. Según cifras del INE, en la temporada 2003/04 la producción fue un 4,6% mayor que la anterior, como se observa en el Cuadro 1. Fuente: INEEl aumento de la oferta en el mercado interno comenzó a ser evidente en la primavera del año 2003, cuando los precios de la papa temprana no mostraron el alza normal que se espera para esta época del año, lo cual era producto de la alta producción que existía principalmente en el norte del país. Cabe señalar que este aumento de la producción de papa temprana se debió a los altos precios percibidos por esta producción durante el año 2002, como se observa en el Gráfico 1.Los precios descendieron en forma importante a partir de octubre de 2003 y se han mantenido sin mayores variaciones desde principios del 2004. Muchos productores y comercializadores guardaron grandes volúmenes del tubérculo en espera de mejores precios, los que no se han presentado. Ante el comienzo de la cosecha de la papa temprana, este stock comenzó a ser liquidado, pues el producto nuevo es preferido por los consumidores, lo que produce un desplazamiento de la papa guardada que a partir de entonces recibe un menor precio en el mercado. Esto ha contribuido a mantener los precios, e incluso, para la papa que ha estado almacenada en malas condiciones y que ya presenta brotación o algún grado de deshidratación, éstos han disminuido: en Lo Valledor, durante la tercera semana de octubre, la papa cardinal nueva de primera se cotizó a $7.433 por saco de 80 kilos, mientras que la Desireé de primera de cosecha (guarda) a $4.974, un 33% menos. Cabe señalar que este precio es a nivel mayorista y que el precio a productor puede llegar a ser un 30% o 40% menor.A nivel de productor, en la zona sur del país en el mes de octubre, agricultores informaron de precios que oscilan entre $1.500 y $2.000 por saco de 80 kilos, para la papa en guarda, valores que no cubren los costos de la mayoría de los productores. Respecto a las exportaciones, entre enero y agosto de 2004 se registra un leve incremento para el valor total de productos derivados de papa, como muestra el Cuadro 2:Fuente: Odepa con información del Servicio Nacional de Aduanas. Cifras sujetas a revisión por informes de variación de valor (IVV).Si bien se observa un mayor volumen de ventas al exterior de papas frescas para consumo, éste dista mucho de significar una alternativa importante para la producción nacional y, por lo tanto, su incidencia es nula en los precios internos.En relación al producto procesado, las exportaciones de puré y prefritas congeladas corresponden principalmente a la producción de Unisur (empresa que continuó las operaciones de Simplot), que inició una estrategia de exportaciones a Latinoamérica. Esto, junto con la ampliación de la cobertura en el mercado interno, ha llegado a significar una importante alternativa para los agricultores del sur, que presenta las ventajas de la agricultura de contrato, con niveles de precio estables y seguros, entre otras.Las importaciones se han mantenido estables, como se ve en el Cuadro 3, siendo las compras de papas frescas para consumo las que presentan una variación importante, ya que debido a la escasa oferta del año pasado se habían importado 6.118 toneladas en ese período, mientras que en este año la cifra es prácticamente cero. Fuente: Fuente: Odepa con información del Servicio Nacional de Aduanas. Cifras sujetas a revisión por informes de variación de valor (IVV).Las intenciones de siembra para la próxima temporada, según la encuesta agropecuaria del INE de septiembre de este año, son de 55.070 hectáreas, un 7,5% menos que la superficie cultivada en la temporada pasada. De concretarse esta proyección, la producción sería inferior a la del presente año por lo que los precios deberían situarse sobre los actuales. Sin embargo, no se debe esperar un alza muy por sobre la media de los últimos años, sino más bien cercana a ella.Otro factor que aún es imposible dimensionar en su totalidad es el atraso en las siembras y la posibilidad de que algunos agricultores no puedan concretar sus intenciones debido a las lluvias que en estos días caen sobre el sur del país. En este sentido, algunos productores han informado que no han podido realizar las labores debido a la persistencia de las precipitaciones, especialmente en suelos bajos y de vegas.Un fenómeno que ha ocurrido en temporadas anteriores, antecedidas por un año de precios bajos, es que muchos agricultores incurren en la mala práctica de sembrar papas de su producción de consumo, ante la imposibilidad de lograr un buen precio de venta. Esto ha provocado que no se logre un ajuste de la oferta, esto es, una disminución de la superficie sembrada, sino que se repita un cuadro de alta oferta y, por consiguiente, los precios no denotan un alza. En la medida que los agricultores interpreten correctamente las señales del mercado deberían ajustar su producción a niveles que no deterioren la rentabilidad del negocio. Por otra parte, la práctica de utilizar repetidamente papas para consumo como semilla produce un deterioro de la calidad de la producción y representa un alto riesgo para la sanidad de los cultivos y del suelo. Los agricultores deben abastecerse de tubérculos certificados como semilla y dar una rotación máxima de 2 a 3 años, siempre y cuando el cultivo no presente graves problemas fitosanitarios (nemátodos, carbón de la papa, marchitez bacteriana, entre otros).La inestabilidad de los precios en el mercado interno atenta gravemente a la rentabilidad del rubro: en este momento los productores están percibiendo precios del orden de los $1.500 el saco, mientras que en el año pasado en esta misma época recibían entre $5.000 y $8.000, y en el año 2002, incluso sobre los $15.000. Romper este ciclo, en la búsqueda de una mayor estabilidad, es una tarea complicada que atañe a todos los actores del sector. Las instituciones públicas se esmeran en entregar las señales del mercado al sector privado, el cual debe recogerlas y ajustar su producción. Los esfuerzos tanto por abrir mercados externos como diversificar y ampliar el interno, ya sea con productos frescos o industriales, son también un paso importante para lograr esta estabilidad.La informalidad y el bajo nivel de asociatividad en el sector privado no contribuyen al mejoramiento del mercado interno, y se constituyen en una tarea que las organizaciones del sector deben abordar. Entre el 25 y el 27 de noviembre del presente año, se celebrará en Los Muermos, Región de los Lagos, la Feria Anual de la Red de la Papa, actividad apoyada por INDAP, en la cual se realizarán ponencias sobre temas de mercado, fitosanitarios y tecnológicos, además de una exposición de productos y empresas y una muestra gastronómica y cultural relacionadas con la producción de papas.

Related items

Situación de las papas
Autor(es):
Tapia C., Bernabé
Fecha de Publicación:
Diciembre 2004
Situación del mercado de las papas
Autor(es):
Tapia C., Bernabé
Fecha de Publicación:
Diciembre 2002
Situación del mercado de las papas
Fecha de Publicación:
Enero 2003