Remolacha y azúcar

En primer término es destacable el rendimiento de 81 toneladas limpias por hectárea obtenido en la temporada 2003/04, que constituye un récord nacional y en el ámbito mundial ubica a Chile como el país con la productividad más alta en remolacha por unidad de superficie. Por otra parte, desde que Colombia impugnó la nueva ley de bandas de precios, principalmente por la decisión del Gobierno de Chile de interpretar correctamente las normas internacionales de aduanas en lo referido a la clasificación de los productos con un contenido superior a 65% de azúcar, amplios sectores de la industria nacional se han visto involucrados en el tema. Finalmente, en el ámbito industrial, la incorporación al capital accionario de IANSA de una importante empresa internacional que refina, comercializa y distribuye azúcar a nivel mundial, daría una nueva perspectiva a las actividades ligadas al cultivo de la remolacha para las próximas temporadas. La producción de azúcar en el mundo (expresada en producto crudo) disminuyó de 148,9 millones de toneladas en 2003 a 141,7 millones en 2004. Entre las razones principales de esta reducción se puede señalar la importancia que tuvo en las productividades el factor meteorológico. Es así como los principales países productores del Asia fueron afectados por el monzón, con excesivas lluvias, lo que redujo la productividad de los cultivos de caña. Por otro lado, en países de la Unión Europea y Europa del Este se presentaron períodos de sequía importantes, lo que perjudicó la producción de remolacha. Con un mercado internacional relativamente similar al de 2002/03, aunque mayor que en años anteriores en términos de cantidad, las importaciones mundiales de 2003/04 se situaron alrededor de 40 millones de toneladas. Rusia se mantuvo como el principal importador mundial, seguida por la UE, India, Indonesia, Estados Unidos y Japón, los que en conjunto representaron el 27,4% de las importaciones mundiales en 2004. El consumo mantuvo su tendencia al alza, llegando a superar los 139 millones de toneladas. Al mismo tiempo se observó una menor producción, especialmente en la India, el segundo productor mundial (una reducción de casi 7 millones de toneladas); en China (650 mil toneladas) y en la Unión Europea (2,2 millones de toneladas). El efecto conjunto de estas variables tuvo como consecuencia que desde el segundo semestre de 2004 se generó una fuerte alza de los precios internacionales, que alcanzaron niveles que no se observaban desde principios de 2001 (gráfico 1). A fines de 2004 la tonelada de azúcar cruda del Contrato N° 11 de la Bolsa de New York se cotizó en US$ 224,71 FOB, sobre 80 dólares más que a comienzos de 2004 y un 46,6% por encima de los precios de diciembre de 2003. A su vez, los precios spot del azúcar refinada de la Bolsa de Londres alcanzaron en el mismo mes a US$ 247,46 por tonelada, precio superior en alrededor de 46 dólares por tonelada al de enero de 2004 y un 21,9% más que el de diciembre de 2003. Por otro lado, como se observa en el gráfico anterior, la diferencia entre ambos productos, que a comienzos de año alcanzaba a 60 dólares por tonelada, en diciembre se estrechó considerablemente, llegando a sólo 23 dólares por tonelada. Probablemente el mercado respondió al cambió drástico que tuvieron las exportaciones de la India, que se vislumbraba como otro país relevante en el abastecimiento del mercado mundial, pero que a partir de la temporada 2003/04 disminuyó sus exportaciones de 1,4 millones de toneladas a sólo 300 mil toneladas. Adicionalmente, las exportaciones de la UE también descendieron en cerca de 700 mil toneladas. Dados los cambios que han tenido el precio del petróleo y el valor de los fletes a nivel mundial, en diversos países se ha derivado parte importante de la producción de caña a la elaboración de alcohol, el cual, mezclado con gasolina, se utiliza como combustible, reduciendo así parcialmente la demanda de petróleo. En la India, uno de los mayores importadores de petróleo, se impulsa el uso de combustibles alternativos disponibles en el país, lo que, además de tener ventajas ambientales, permite mejorar la situación económica de los agricultores, que representan cerca de 60% de los mil millones de habitantes. Se comenzó a distribuir en el mercado interno petróleo mezclado con etanol destilado de la caña de azúcar (que se cultiva en todo el país), una alternativa que ya está siendo aplicada en Brasil desde hace décadas. En la temporada 2003/04 se sembraron 30.072 ha de remolacha, un 11,1% más que en la temporada anterior. Las condiciones meteorológicas fueron favorables para el desarrollo del cultivo. A fines del ciclo biológico (para la producción de azúcar) de la remolacha, se observó que las temperaturas fueron elevadas durante un período prolongado en algunas zonas del sur, influyendo negativamente en la acumulación de sacarosa en las raíces. Sin embargo, luego las condiciones se normalizaron y el porcentaje de sacarosa superó el 16%. Una vez finalizada la cosecha y la recepción en las plantas elaboradoras, se informó que por tercer año consecutivo se obtuvo un récord de rendimiento, alcanzando un promedio de 81 ton/ha, base 16% de polarización. En las parcelas demostrativas Todobién se obtuvo un promedio de 103 ton/ha, con rangos de 81,4 a 127,8 ton/ha, con un costo promedio de 63,3 ton/ha (55,9 a 78,1 ton/ha) y una utilidad media de 39,8 ton/ha (25,6 a 62,3 ton/ha). Al aumento de productividad en la superficie sembrada de 2003/04 han contribuido, entre otros factores, las inversiones en riego y maquinaria y la innovación y tecnificación del cultivo por parte del universo de los agricultores, en toda el área de siembra. Por otra parte, la construcción de numerosos pozos profundos dentro de la zona de cultivo ha contribuido a la mayor disponibilidad de agua y a un aumento en la seguridad de riego. Entre otras innovaciones importantes es posible señalar: la introducción de semilla monogermen (que desde la temporada 2000/01 se usa en el 100% de las siembras) y con tolerancia a Rhizoctonia solani (30% de la superficie sembrada); la fertilización dirigida; las siembras con sembradoras neumáticas de precisión; la tecnificación del riego (pivote, carrete, side-roll y cobertura total) en un 40% y la cosecha mecanizada en un 65% del área cultivada con remolacha. Se estima que la producción de remolacha alcanzó a 2,6 millones de toneladas, las que procesadas significaron una producción de 395.000 toneladas de azúcar refinada, equivalente a 65,3% de las necesidades del país. En lo que se refiere al comercio exterior, las exportaciones de semillas de remolacha, que en el período enero-noviembre de 2003 alcanzaron a 417 toneladas, por un valor FOB de 1,4 millones de dólares, disminuyeron a 293 toneladas y a 1,3 millones de dólares en el mismo período de 2004. Los envíos a países de Europa fueron menores, especialmente a Bélgica y Alemania. A diferencia de las semillas, las exportaciones de coseta aumentaron en 28% en cantidad y 44% en valor, en los meses de enero a noviembre de 2004 en comparación a igual período de 2003. Las 108.329 toneladas se exportaron principalmente a Japón (86,6%), Marruecos (11,2%), Argentina (1,1%) y Brasil (1%), y hubo envíos menores a Ecuador, Sudáfrica y Perú. Los precios tuvieron un alza promedio de 12,6% entre ambos períodos, alcanzando US$ 126/ton FOB, con un rango entre 124 (Japón) y 185 (Argentina y Ecuador). Aun cuando las exportaciones de azúcar han sido históricamente inferiores a 500 toneladas, es interesante destacar el envío a Japón de 76 tonela das de azúcar de remolacha en bruto o refinada, por un valor FOB de US$ 42.680, a un precio FOB cercano a US$ 560/ton, considerablemente más alto que los precios vigentes en otros mercados. Las importaciones de azúcar durante los meses de enero a noviembre de 2004 aumentaron un 21% en cantidad y un 22% en valor, alcanzando a 203 mil toneladas, por un valor CIF de 56 millones de dólares. Los precios del azúcar cruda se mantuvieron en US$ 264/ton para ambos períodos, en tanto para el azúcar refinada hubo una disminución de 274 a 270 dólares por tonelada, al mes de noviembre de 2004. En relación a las importaciones de productos que contienen azúcar, como los incluidos en el código 2106.9090 "Las demás" (preparaciones alimenticias), es preciso señalar que ese código incorpora una amplia gama de productos, que van desde gomas de mascar a aceites de ajo, agentes enturbiantes y espumantes, jugos de soya, cápsulas de lecitina de soya, cremas, caramelos y jarabes. De una selección de alrededor de 3.000 registros de importación anuales, se observa en el cuadro 1 que las importaciones de aquellas preparaciones alimenticias con azúcar alcanzaron a cerca de 22.000 toneladas en 2003 y disminuyeron drásticamente a sólo 312 toneladas en los meses de 2004. Esta caída es consecuencia de la entrada en vigencia de la nueva Ley de Bandas de Precios a partir de diciembre de 2003, la cual, al establecer cuotas libres de arancel, estimula las importaciones de azúcar con adición de aromatizante o colorante del código 1701.9100, que tiene un cupo anual máximo asignado libre de aranceles de 30.000 toneladas y otro de 15.000 toneladas en conjunto con el 1701.9900 Azúcar refinada. Los precios de la remolacha, expresados en pesos reales, han venido bajando desde septiembre de 2001, y en 2004 fueron los menores de los últimos cinco años. Esto es el resultado de la acción conjunta de las variaciones en el precio ofrecido por IANSA en dólares y en la tasa de cambio. De este modo, el precio para la temporada 2003/04 resultó un 7% inferior al de la temporada anterior. Por otro lado, los precios del azúcar a nivel mayorista y a consumidor presentan también una baja bastante continua a partir de febrero de 2002 y siguen trayectorias aproximadamente paralelas, aunque en los últimos meses de 2004 la diferencia entre ambos ha tendido a aumentar. La información proporcionada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) en noviembre de 2004, señaló que para la temporada 2004/05 se estima una producción mundial levemente inferior a la de la temporada 2003/04, que alcanzaría a 141,69 millones de toneladas. Esto se explica principalmente por la caída por segundo año consecutivo en la producción de la India, en cerca de 1,9 millones de toneladas, y en la de otros países, tales como EE.UU., algunos de Centroamérica y Europa del Este, Sudáfrica y Ucrania. El consumo continuará aumentando y se espera que supere los 140 millones de toneladas, destacándose los incrementos en Sudáfrica, China, Tailandia, Pakistán, Indonesia y la Unión Europea. Otros importantes analistas del mercado internacional estiman en promedio un consumo superior al calculado por el USDA: 147,2 millones de toneladas. Un factor relevante al respecto sería el consumo de China, que podría llegar a 12,2 millones de toneladas, sobrepasando así el récord de 20041 . Igualmente importante es la demanda de la India, que debería importar más de 1,8 millones de toneladas. Es probable que, si las condiciones se mantienen como las actuales, los precios de las azúcares cruda y refinada permanezcan en los actuales ni veles e incluso bordeen los 10 centavos de dólar por libra, el precio más alto desde hace cuatro años. En este sentido, puede anotarse el alza que se ha producido en los últimos días, donde a los factores generales citados anteriormente se agregan las importaciones que está realizando Pakistán Adicionalmente, influirán en los precios futuros los acuerdos tomados en la UE en el sentido de modificar su mercado azucarero (sistema de intervención, cuotas y compensaciones), que, además de las adecuaciones al interior de la UE, afectarán el comercio mundial, al plantear un nuevo escenario al grupo de los 18 países del África, del Caribe y del Pacífico (ACP), antiguas colonias europeas, que cada año exportan 1,3 millones de toneladas de azúcar cruda libre de impuestos a los mercados de la UE. Otro grupo de 49 países, mayormente países en desarrollo de África y Asia, que a partir de ahora y hasta 2009 no tendrán el beneficio de cuotas o aranceles especiales, deberán competir de igual a igual con otros países en el mercado de la UE. La Comisión Europea planteó ya a fines de septiembre de 2004 que la reforma del sector no se aplicaría en los plazos previstos (el régimen actual concluye el 30 de junio de 2006), por cuanto habría que esperar las consecuencias del resultado del panel interpuesto por Brasil, Australia y Tailandia, por los subsidios europeos al azúcar. El panel de la OMC declaró que éstos se otorgan más allá de sus compromisos de reducción. A comienzos de 2005, la Comisaria europea de Agricultura señaló en el Parlamento Europeo (PE) que a partir de marzo "habrá propuestas más concretas" sobre la Organización Común de Mercado (OCM) del azúcar, aunque no propondrá oficialmente la reforma hasta junio. A mediados de abril se conocerán los resultados de un grupo de trabajo que actualmente está estudiando esta reforma, por lo que hasta entonces será imposible presentar la propuesta legislativa para reformar la regulación azucarera. La Comisaria espera proponer en junio los textos legales para reformar la OCM, con el fin de que las discusiones entre el Consejo de Ministros de la UE y el Parlamento se cierren en noviembre. Como se observa en el gráfico 3, los precios de los futuros señalan un mercado firme y se ubican alrededor de US$ 50 más altos que los de mediados de 2004, para posiciones equivalentes. A mediados de 2004 se estimaba que se sembrarían en Chile 33.000 ha de remolacha. Sin embargo, las lluvias de fines de julio y agosto no permitieron sembrar en las épocas adecuadas en algunas zonas de cultivo. Por esta misma razón, las siembras otoñales en la zona central no se pudieron realizar, dada la dificultad de laborar en suelos más pesados durante el otoño. Como resultado, en la temporada 2004/05 existen 30.190 ha sembradas con remolacha, que de todos modos es un 0,4% más que en la temporada anterior. La distribución de lluvias a fines del segundo semestre de 2004 fue adecuada, favoreciendo la emergencia; especialmente las de noviembre fueron beneficiosas para el desarrollo del cultivo. En general, a la fecha se aprecia un cultivo sano, sin mayores problemas sanitarios, con buenas perspectivas de productividad y, si no sucede algún imprevisto climático, se estima que el rendimiento podría alcanzar entre 80 y 85 toneladas limpias por hectárea o incluso ser algo superior a esta cifra, con un buen contenido de sacarosa en las raíces. Lo anterior se basa en algunas metas de innovaciones técnicas que se espera alcanzar en las siembras de la temporada 2004/05. Entre ellas se pueden mencionar el uso del riego tecnificado en un 100% de la superficie sembrada; la racionalización de la fertilización; el uso de entre 70 y 100% de sembradoras neumáticas de precisión; el control de malezas en preemergencia en un 100%; el completo control de enfermedades tardías, y un 80% de cosecha mecanizada. En lo relativo a la gestión y manejo de las prácticas culturales por parte de los agricultores, son temas que se mejoran constantemente, a través de la búsqueda de soluciones más económicas y eficientes. Es así como, en relación a insectos que provocan daño importante en verano, se ha buscado su control biológico, lo que reduce en dos o tres las aplicaciones de pesticidas. Usualmente, a comienzos de enero se controlaba la aparición de langostinos a través de empresas prestadoras de servicios, mediante la aplicación de insecticidas con equipos de aire forzado, a fin de aumentar la cobertura del producto. Como una manera de evitar la diseminación y controlar el desarrollo de Rhizoctonia solani, la totalidad de las siembras de remolacha se realizan en camellones, con una hilera de plantas sobre cada uno, a fin de evitar el contacto directo del agua con la planta y disminuir la diseminación de la enfermedad, de difícil control. Los agricultores que aún no poseen riego tecnificado riegan por surcos. En relación al uso de agua de riego, no obstante que llovió bastante durante 2004, en la actualidad hay una fuerte demanda en la zona central. El aumento de las plantaciones de huertos frutales (frambuesas, kiwis, duraznos, perales), importante en los últimos años, ha estado ligado a la construcción de numerosos pozos, algunos a corta distancia entre sí, disminuyendo la disponibilidad de aguas profundas. En razón de lo anterior, se ha promovido especialmente el riego por aspersión en el cultivo de remolacha, para lograr una mayor eficiencia en el uso del recurso. A fin de prever los imponderables climáticos que afectan a la productividad final, por segundo año consecutivo cerca de 2.400 productores de remolacha contrataron el seguro agrícola. Las 2.397 pólizas para remolacha significaron un 26% del total de pólizas emitidas en el sistema en 2004. Se efectuó un contrato conjunto, en condiciones ventajosas, que significó asegurar alrededor de 22.000 hectáreas entre la VI y la X regiones. Se observa una mayor cantidad de pólizas en la VII Región (1.190) y la VIII Región (1.108), en comparación a las emitidas para las regiones VI (18), IX (32) y X (49). En lo que respecta a nuestro comercio exterior de azúcar, una estimación muy preliminar de productividad agrícola para 2004/05 indicaría que podrían elaborarse algo más de 390.000 toneladas de azúcar refinada de remolacha, por lo que podrían requerirse unas 210.000 toneladas de importación. Si se mantiene esta situación de precios, es probable que en 2005 las importaciones chilenas de azúcar fuera de cuotas libres de arancel, estimadas preliminarmente en 105.000 toneladas, quedarán afectadas por un arancel total cercano a 20%. De acuerdo a lo establecido en la ley N° 19.772 y las normas de procedimiento para la postulación y asignación de las cuotas anuales de importación de azúcar libres de aranceles, el 21 de diciembre de 2004, mediante la Resolución Exenta N° 5692, se aprobaron las asignaciones definitivas de estos contingentes que serán importados durante 2005. Un total de 59 empresas tienen asignadas ya las 30.000 toneladas de azúcar con aromatizante o colorante, con origen de todos los países, así como las 60.000 toneladas de azúcar refinada provenientes de Argentina, Brasil, Guatemala y el resto de los países. A fines de 2003, Colombia impugnó algunas decisiones de Chile en relación al nuevo sistema de bandas de precios. A mediados de mayo de 2004, el Grupo Arbitral nominado para analizar las reclamaciones de Colombia al amparo de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) concluyó que, de los tres puntos presentados por Colombia: el aumento del arancel consolidado, la inclusión de productos con alto contenido de azúcar y la fijación del precio del "piso" a las importaciones, solamente el segundo debía ser acogido. En los últimos meses, como una represa lia al Gobierno de Chile y a otros sectores de la economía nacional, Colombia subió a 35% el arancel ad valórem para nuestras exportaciones de manzanas, peras, uvas, vinos, preparaciones para la elaboración de bebidas, cigarrillos y camionetas. En la actualidad distintos sectores, privados y públicos, se encuentran analizando y evaluando, dentro del marco de ALADI, la Organización Mundial del Comercio (OMC) y nuestro sistema legal, una solución equitativa que permita a todos los agentes involucrados conciliar sus intereses, tanto en el mercado nacional del azúcar y de otros productos, como en el mercado de exportación. 1 El consumo de azúcar en la China ha venido creciendo en parte importante debido a las reglas estrictas sobre la producción y el uso de edulcorantes artificiales. Esto ha ayudado al esfuerzo de los productores de azúcar de ese país para aumentar su producción, pero también afectará al mercado internacional, ya que se están utilizando reservas para abastecer a las empresas que deben reemplazar el uso de sacarina.

Related items

Mercado del azúcar y precios de referencia para la aplicación de banda de precios. Informe final. Consultoría ODEPA
Autor(es):
Pontificia Universidad Católica de Chile. Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal. Departamento de Economía Agraria
Fecha de Publicación:
2003-01-01
Informe cosecha de remolacha y achicoria, y contratación siembras
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias
Fecha de Publicación:
2010-10-01