Mercado del maíz

Thumbnail
Issue Date:
2005-04-05
estudiosArtículos

En efecto, en el primer año del período, una sequía afectó a importantes países productores, tales como EE.UU., Canadá y Australia. Posteriormente, en la temporada 2003/04 se produjo en Europa Occidental y Oriental una ola de calor que perjudicó a los cultivos de maíz, entre otros cultivos de verano, reduciendo significativamente su rendimiento. En el año agrícola 2004/05, último del trienio, los productores de maíz, estimulados por altos precios mundiales que obedecían a la baja producción de los años anteriores, aumentaron la superficie de siembra. Esto, unido a las favorables condiciones meteorológicas, se tradujo en una cosecha mundial de grandes dimensiones, que superó a la del año previo en un 13,3%. A pesar del aumento que se observa en la demanda, estimado en 35 millones de toneladas (más de 5%), se estima que las existencias al final del año volverán al nivel que tenían dos años antes. Con ello crece también la relación entre dicho stock y la demanda anual, aunque a un nivel menor que en 2003. Esto, unido a una previsión de menor comercio para el año 2005, parece haber sido suficiente para que se observe una reducción en los precios internacionales del grano. A modo de ejemplo, en nuestro mercado más relevante, el de la Argentina, el maíz ha llegado a niveles entre US$ 80 y US$ 90 por tonelada FOB puerto argentino, siendo que el precio promedio del año 2004 fue de US$ 105,3 y el del año 2003 había sido de US$ 102,6 en ese mismo mercado. Por su parte, el precio del maíz norteamericano se ubica unos US$ 15 por tonelada más alto, y los mercados de futuros parecen señalar una situación de cierta firmeza en el resto del año y principios del siguiente. Esto haría pensar que los precios deberían al menos mantenerse en los niveles actuales en los próximos meses. Sin embargo, la situación podría evolucionar en cualquier sentido, una vez avanzada la primavera del hemisferio norte, a partir de mayo, cuando se tengan noticias claras sobre la superficie sembrada y el estado general del cultivo . El año agrícola 2003/04 fue extremadamente favorable para el cultivo del maíz. Las condiciones meteorológicas fueron ideales para el logro de una cosecha con altos rendimientos y muy buena calidad del grano. Adicionalmente, desde el inicio de la comercialización de la cosecha se pudieron observar precios altos, acordes con los costos de importación del cereal. Es así como la temporada de comercialización abrió con un precio de $ 86/kg, que paulatinamente fue subiendo hasta llegar a $ 95/kg, que fue el punto donde los precios se estabilizaron. Dadas las favorables condiciones de la p rimavera, el verano y el otoño, los rendimientos fueron muy buenos, estimándose un promedio nacional de 118 qq/ha para el maíz para grano. La conjunción de buenos precios y altos rendimientos provocó una intención de siembra mucho mayor para la temporada 2004/05, en la cual se alcanzó un área total sembrada de 134.280 ha, una de las más altas en la historia del cultivo en Chile, solamente superada por la del año 1983/84. El inicio de la temporada maicera 2004/05 fue coincidente con el comienzo de la baja en los precios internacionales, como resultado del fuerte aumento de la producción mundial. Ella trajo consigo la correspondiente recuperación de stocks, provocando un cambio acelerado en los niveles de precios, que empezaron a descender en mayo, cuando se supo que había un gran aumento en la superficie de las siembras y que éstas en general estaban en muy buen estado. Con posterioridad, al continuar las favorables condiciones de desarrollo y al realizarse las cosechas en el hemisferio norte y empezar a notarse debilidad en el comercio mundial, los precios continuaron bajando, hasta estabilizarse en diciembre 2004 - enero 2005 en niveles aproximadamente un 20% inferiores a la situación de enero del año 2003. La temporada agrícola 2004/05 se inició con una primavera atípica, con temperaturas muy irregulares: días fríos se alternaban con días de calor, aunque mayoritariamente se presentaban días con bajas temperaturas y alta nubosidad. En resumen, las horas de calor y luminosidad, que son fundamentales para el desarrollo de las plantas de maíz, fueron escasas en esta etapa, lo que se notó en su crecimiento. Al inicio del verano la situación tendió claramente a normalizarse. Durante toda la temporada no se registraron problemas de insuficiencia de agua para el regadío y desde ese punto de vista la temporada fue absolutamente normal. En estos momentos, al finalizar el verano y después de realizar consultas con distintos agentes del mercado en las diferentes zonas productoras de maíz, ODEPA estima que el rendimiento por hectárea en todas ellas reflejará las carencias de temperatura y luminosidad que ya se han señalado. La estimación preliminar de ODEPA concluye que el rendimiento promedio de las 121.280 ha de maíz para grano será de 114,5 qq/ha, en comparación con los 118,25 qq/ha obtenidos en el año anterior. Al revisar el estado de avance de la madurez del grano, los observadores coinciden en que los maíces presentan un atraso del orden de 10 días. Las primeras cosechas se iniciaron a fines de marzo. Previo a las consideraciones sobre cuál debería ser el precio del maíz de grano para la temporada 2004/05, es conveniente señalar que las estimaciones de la demanda nacional de maíz la sitúan en 2.333.000 toneladas. La producción esperada para la cosecha que se avecina (2004/05) llega a 1.388.000 toneladas, vale decir, aproximadamente un 60% de la demanda sería satisfecha con la producción nacional. Esto significa que el maíz de origen chileno podría abastecer algo más de siete meses de consumo y las importaciones podrían ser diferidas, en la medida que el grano llegue al mercado. De todos modos, en algún momento deben hacerse importaciones para abastecer el resto del consumo nacional. Desde el punto de vista de los usuarios chilenos, el maíz más barato en la actualidad es el proveniente de la Argentina. En estos momentos el valor FOB del maíz argentino es de US$ 86 y su costo de importación es aproximadamente el siguiente: El costo de importación puesto planta en estas condiciones es de aproximadamente $ 74,5/kg. En la última semana de marzo se abrieron los principales poderes compradores, a un precio de $70 por kilo, puesto en la zona central. Este precio representa una baja importante en relación a las expectativas que tenían los productores antes de sembrar y significa una baja rentabilidad del cultivo, incluso con altos rendimientos, del orden de 140 qq/ha. Sin embargo, su nivel se ubica dentro de los márgenes normales de diferencia con respecto al costo de importación, a inicios de la cosecha. Se espera que los precios relativamente bajos para la cosecha de la temporada 2004/05 influyan en una disminución importante en el área de siembra para la próxima temporada. Es así como, de mantenerse los precios a productor del orden de $ 7.000/qq con que se inició el período de comercialización, no debería extrañar una brusca vuelta atrás en la superficie de siembra nacional. Habrá que esperar para ver cómo se desarrolla más adelante el proceso de comercialización, ya que es posible que los precios internacionales muestren una recuperación en el corto plazo. Sin embargo, si se mantiene la actual situación, es probable que en la próxima temporada las siembras de maíz para grano no pasen de 85.000 ha. Antonio Ochagavía Iñiguez