Mercado de la papa

Mercado de la papa Como se ha comentado en artículos anteriores, en el mercado interno la papa para consumo fresca presenta ciclos de alta oferta precedidos por períodos de baja, los cuales se corresponden con precios bajos y altos.El 2004 fue un año de alta oferta y bajos precios, precedido por dos temporadas de precios altos. En el año 2002 una menor superficie sembrada y bajos rendimientos, producto del déficit de lluvias en el sur del país durante la primavera de 2001, provocaron una escasa oferta y una importante alza en los precios a partir de febrero de 2002, la cual se fue acrecentando a medida que disminuía el bajo stock de guarda. A esto se sumó una reducida producción de papa temprana, afectada por fuertes lluvias invernales, lo que hizo subir más los precios. Estos fenómenos normalmente habrían originado una mayor superficie sembrada para la siguiente temporada; sin embargo, la persistencia de las lluvias en el sur durante la primavera de 2002 frustró las siembras de muchos agricultores y provocó el atraso de otras, lo que causó una nueva cosecha sureña magra en resultados, con la consecuencia de altos precios. La cosecha de papa temprana del año 2003 no tuvo problemas y los precios volvieron a niveles más normales e incluso a fines de año disminuyeron en forma importante. Así, la cosecha de papa de guarda del año 2004 comenzó y terminó con un nivel de precios bajo, el cual se mantuvo sin mayores variaciones durante todo el año, como se observa en el Gráfico 1: Esta inestabilidad en los precios y en la oferta interna también afecta a la agroindustria y a las exportaciones. Como se puede ver en la Tabla 1, durante los años de altos precios (2002 y 2003) hay una disminución en el valor total de las exportaciones. También se puede observar en las cifras de volumen exportado la importante reducción de las exportaciones de papa fresca para consumo, que, como resultado de un trabajo de promoción y penetración, principalmente en el mercado brasilero, habían llegado a 5.198 toneladas en 2001. Los productores cometieron el error de abandonar este mercado, debido a los altos precios en el mercado interno de las dos temporadas siguientes, lo cual significó un paso atrás en la meta del sector de abrir paso al producto en el mercado externo.En los años de baja oferta se producen importaciones de papas frescas, principalmente desde Argentina, pero, como se observa en la Tabla 2, la composición fundamental de las importaciones chilenas de derivados de papas son los productos industriales y entre ellos las papas prefritas congeladas (consignadas en la tabla como preparadas congeladas). Empresas como UNISUR han hecho importantes inversiones en el rubro para abastecer el mercado interno, lo que comienza a evidenciarse en una leve disminución de las importaciones, las que, sin embargo, superan las 10.000 toneladas en el año 2004. Vale la pena señalar que en gran parte esto tiene relación con la estructura de las empresas dispensadoras de comida rápida o fast food, las cuales se abastecen de proveedores exclusivos para este producto (bastones prefritos congelados), algunos de los cuales no están establecidos en Chile, como es el caso de McCain, el cual provee a McDonald's desde sus instalaciones en Argentina.Según la encuesta de siembras del INE, en la temporada 2004/05 se sembraron 55.620 hectáreas con papas, un 7% menos que en la temporada anterior. Esta menor siembra está relacionada con los bajos precios que percibió el tubérculo durante el año 2004, los que se mantuvieron bajos hasta enero de este año, como se observa en el Gráfico 1.En el mes de febrero de 2005 se comenzó a evidenciar una menor oferta en el mercado. La cosecha en el sur ha comenzado lentamente: según antecedentes de agricultores de la VIII Región, los camiones que normalmente llegan a las zonas productoras a comprar papas se demoran más de lo habitual en completar su carga, lo que habla de un bajo volumen respecto al año 2004. Los cultivos de las áreas de secano, o "de loma", normalmente son los primeros en entrar en producción, y en éstos se observó una baja productividad. Antecedentes de agricultores de la X Región señalan que existe una notoria disminución en las siembras y en las primeras semanas de la cosecha también se observan bajos rendimientos.Las posibles causas apuntan a un exceso de precipitaciones durante la primavera, que habría dificultado y atrasado las siembras, y a la falta de lluvias durante el verano. En estos artículos se ha destacado en varias oportunidades la dependencia de la productividad de los cultivos de papa con el régimen de lluvias. No existe la costumbre del riego en este cultivo y la tradición en el sur es realizarlo en secano. Esto es inadecuado, puesto que el desarrollo de los tubérculos tiene lugar en el verano, en el cual normalmente existe déficit de precipitaciones, lo que hace depender a la planta del agua acumulada en el suelo durante el invierno y la primavera, o de las escasas lluvias estivales, para esta demandante etapa de su crecimiento, de la cual evidentemente depende la productividad del cultivo.Por otro lado, la mala calidad de la semilla que en general usan los agricultores limita los rendimientos y la calidad del producto obtenido, además de ser una peligrosa fuente de diseminación de enfermedades.Como se ha señalado, aún no se tienen cifras concretas, pero lo observado en las primeras semanas de cosecha indica una baja en los rendimientos en el sur. Si esta baja en la productividad de los cultivos de secano se sigue verificando, se producirá un menor rendimiento en la actual temporada, puesto que la mayor parte de las siembras en el sur del país se realizan en secano: según el VI Censo Nacional, el 90% de las siembras entre las regiones VIII y X se realizan sin riego. Durante los meses de marzo y abril el precio pagado a productores del sur, en el campo, osciló entre $ 5.000 y $ 6.000 por saco de 80 kilos. En Lo Valledor el precio de la papa desiré de primera en el mes de marzo fue de $ 8.899 y en abril bajó a $8.468.Por otra parte, en los primeros meses de este año han crecido en forma importante las importaciones de papas preparadas congeladas y las exportaciones de puré, como se observa en la Tabla 3: La temporada se inició con un nivel de precios alto, comparado con el promedio, y para los siguientes meses se espera que éstos se mantengan en niveles parecidos.Los antecedentes actuales indican una menor producción respecto al año pasado, por lo que los precios deberían situarse sobre el promedio de los últimos años.Una vez más se hace evidente que el mejoramiento de algunos factores técnicos básicos del cultivo, como el uso de semilla de calidad y el riego, son necesarios para lograr una estabilidad de la producción y elevar la calidad del producto en el mercado interno.

Related items

Los vaivenes del mercado de la papa: aumento de la producción y precios bajos
Autor(es):
Tapia Cruz, Bernabé
Fecha de Publicación:
2011-01-24
El mercado de la papa en la temporada 15
Autor(es):
Pefaur Lepe, Javiera
Fecha de Publicación:
2015-09-25