Mercado de la carne de cerdo

Se estima que la producción mundial de carne de cerdo en el año 2005 creció alrededor de 1,7%, llegando a 102,7 millones de toneladas. Este crecimiento ha sido sustentado por China, país que posee cerca del 50% de las existencias mundiales de cerdos. Después de muchos años, los productores chinos se han beneficiado por la introducción de reproductores y nuevas tecnologías en alimentación, que les han permitido mejorar los estándares técnicos de sus criaderos. Aunque la producción a pequeña escala es aún importante, una parte creciente de esta actividad se realiza a través de criaderos modernos. La producción de carne porcina en el año 2005 en los principales países del mundo ha variado en distintos sentidos. Nuevamente se han producido bajas en Corea del Sur, Japón y Filipinas (-5,8%, -1,7% y -3,9%, respectivamente), cuyos altos costos de producción no les permiten competir en buena forma con la carne importada. El ciclo de producción en EE.UU. está en una fase de alza, registrando un crecimiento de 3%. Brasil, a pesar de los focos de fiebre aftosa que aparecieron en el año pasado, mantiene un ritmo de crecimiento sostenido, aumentando su producción en 3,7%, como resultado de las inversiones que se han realizado en el sector en los últimos años, que han permitido aumentar la presencia de este país en los mercados internacionales. La UE mantuvo la producción del año anterior. Según antecedentes del USDA, a pesar de la inestabilidad causada por diferentes enfermedades existentes en el mundo, que generan preocupación en la producción y consumo de carnes, durante este año habrá una recuperación en los principales países productores. En el caso de la carne de cerdo, FAO estima que la producción llegará a cerca de 105 millones de toneladas, lo que representa un crecimiento de alrededor de 2,2%. La carne de cerdo es la que más se produce a nivel mundial, significando un 38,5% del total de carnes a ese nivel. FAO estima que el promedio del consumo per cápita de carne porcina en el mundo para este año alcanzará a cerca de 16,5 kilos por habitante. El consumo en los países desarrollados será cercano a los 30 kilos y en los países en desarrollo, 13 kilos. Los países con más alto consumo por habitante, según el USDA, son Hong Kong (65,4 kilos), la UE (44 kilos), Taiwán (42,2 kilos) y China (39,4 kilos). En nuestro país la producción de carne porcina ha crecido de manera constante en los últimos 21 años, pasando de 59 mil toneladas en 1984 a 410 mil toneladas en el año 2005, lo que significa una tasa de crecimiento en el período de 9,7%. A partir del año 1997 se inició un proceso de exportación de carne de cerdos, especialmente al mercado japonés, que significó pasar de 10.098 toneladas exportadas en el año 1997 a 97.908 toneladas durante el año pasado, por un valor cercano a 295 millones de dólares. Según el USDA, Chile se ha convertido en el 6° exportador mundial de carne de cerdo. La producción porcina es una actividad cada vez más concentrada en nuestro país. Según la encuesta de criaderos porcinos que realiza el INE, en el año 1995 existían 322 criaderos en explotación y en el primer semestre de 2005 este número había disminuido a 138 criaderos. Por otra parte, el número de hembras en reproducción era de 131 mil en el año 1998 y pasó a 186 mil en el primer semestre de 2005. Además, la implementación de nuevas tecnologías, como la inseminación artificial, entre otras, ha permitido obtener un mayor número de lechones destetados por camada (9,3 lechones) y los cerdos terminados se sacan en promedio a los 6,1 meses con un peso de 99,3 kilos vivos, siendo que hace 10 años se sacaban en 5,8 meses con 91 kilos. Los antecedentes de faena de que se dispone en este año entregan el beneficio hasta febrero, que alcanzó a 700.897 cabezas, lo que representa un aumento de 7,8% para el período. La producción de carne en vara alcanzó a 66.994,5 toneladas, con cerca de 13% de crecimiento. Este alto porcentaje de los primeros meses del año señala que la apuesta del sector es hacia un crecimiento fuerte, seguramente pensando en afianzar las posiciones en que se ha logrado colocar el producto chileno en los mercados internacionales. El 94,2% de la faena nacional se concentra en dos regiones: la VI (71,8%) y la Región Metropolitana (22,4%). El rendimiento promedio de la vara en el primer bimestre fue de 95,6 kilos, similar al promedio del año pasado, pero superior en 4,5% al peso promedio de igual período de 2005. El peso promedio de la vara de cerdo ha venido creciendo en los últimos años, para cumplir las exigencias de los mercados de destino de nuestras exportaciones, especialmente Japón. Especialistas del sector pronostican que el crecimiento de la producción de carne de cerdo en este año será superior a 10%, con una producción que estaría alrededor de 450 mil toneladas. Este aumento es resultado del mayor número de hembras en reproducción existentes en los planteles porcinos, especialmente en las grandes empresas, que les permite aprovechar las economías de escala, reduciendo sus costos para competir en los mercados interno y externo. En los últimos 21 años el consumo de carne de cerdo por persona en el país ha crecido a una tasa anual de 6,94%, pasando de 5 kilos per cápita en 1984 a 19,3 kilos per cápita en 2005. De cumplirse las expectativas de crecimiento de producción para este año, por primera vez en la historia de nuestro país podría alcanzarse la barrera de los 20 kilos por habitante. Con este consumo Chile se estaría acercando al de países como Canadá y Australia. La evolución del precio del cerdo durante los primeros años de la presente década presentó una tendencia positiva hasta 2004. Sin embargo, en el año pasado los precios promedios anuales mostraron una baja, que en el caso de la bolsa electrónica alcanzó a 1,1%, pero que en la feria común de El Tattersall alcanzó a 12,5%. En el primer trimestre de 2006 ha continuado esta tendencia a la baja, que estaría relacionada con una mayor oferta en el mercado interno, debida a un mejor abastecimiento ocasionado por alzas en la producción y una ligera disminución en los envíos al exterior. Sin embargo, el precio de uno de los principales insumos para la alimentación de los cerdos, que es el maíz, bajó en 20,2% en el año 2005 respecto al año anterior y en los primeros tres meses de 2006 se ha reducido en 12% respecto a igual período de 2005. El precio del otro insumo relevante en la producción porcina, el afrecho de soya, también disminuyó durante el año 2005 y se ubicó en promedio un 17,4% más bajo que en el año anterior. En los primeros tres meses de 2006 se observa una ligera recuperación de los precios en dólares de estos insumos en el mercado internacional (7,6% de aumento en el precio del maíz yellow N°2 FOB Golfo y un 5,7% de recuperación del precio del afrecho de soya en la Bolsa de Chicago, EE.UU.). Especialistas del sector estiman que durante este año los precios de estos insumos se mantendrán o evolucionarán con un alza leve. Durante el año 2005, los intercambios internacionales de carne porcina se vieron favorecidos por las restricciones al comercio de carne bovina, a consecuencia del descubrimiento de casos de encefalitis espongiforme bovina en América del Norte a partir del año 2003, y por las limitaciones en el comercio de la carne de aves, debidas a un número creciente de focos de influenza aviar detectados en diferentes países del mundo, especialmente en Asia, Rusia y Europa. De esta manera, según los especialistas en el tema, los intercambios internacionales de carne porcina aumentaron durante el año pasado entre un 7% y un 10%, superando los 5 millones de toneladas. Según información reciente del USDA, Chile se encuentra en el 6° lugar de los principales exportadores de carne de cerdo del mundo, ubicándose detrás de China. Para este año se estima que los principales exportadores mundiales de carne de cerdo serán la UE, EE.UU., Canadá, Brasil, China y Chile. Las colocaciones de carne porcina chilena en los mercados internacionales han aumentado significativamente en los últimos años. En el año 2005 se exportaron 97.908 toneladas, lo que significa un crecimiento de 24,3% respecto a 2004. En valor, los envíos fueron por un monto cercano a los 295 millones de dólares, un 25,9% superiores a los del año anterior. El principal país de destino de estas exportaciones fue Japón, con el 63% del valor total exportado, seguido bastante más atrás por Corea del Sur, con un 22,9% de participación. El tercer lugar fue ocupado por México, con 3,6%, y a continuación se encuentran, entre otros, Argentina, Reino Unido, Alemania, Canadá, Cuba e Italia. En los dos primeros meses de este año, las colocaciones en los mercados externos han disminuido en volumen un 2,6% en relación al primer bimestre del año anterior. Esta tendencia a la baja observada en estos meses ya viene desde noviembre del año pasado. Hasta febrero se han exportado 13.258 toneladas por un monto de 40,3 millones de dólares, lo que significa una baja de 2,6% en volumen y 2,3% en valor. Esta baja en los volúmenes exportados en los primeros meses de este año está relacionada con el menor valor del dólar en nuestro país, que ha restado competitividad al producto nacional en los mercados de exportación. En el acuerdo comercial suscrito por nuestro país con EE.UU. la carne de cerdo quedó libre de arancel. En enero de este año se envió el primer embarque de este tipo de carne a dicho mercado. Se debe consignar que EE.UU. importa sobre 400 mil toneladas todos los años, por lo que se presenta como un mercado de gran interés para Chile. La balanza de comercio exterior en carne de cerdo es altamente positiva para nuestro país, ya que las exportaciones superan ampliamente las importaciones. En el año pasado se importaron 880 toneladas, por un valor cercano a 2,2 millones de dólares. Sin embargo, durante este año ha crecido notoriamente el ingreso de carne de cerdo. Hasta febrero de este año habían ingresado a nuestro país 212 toneladas, por un valor superior a los 400 mil dólares, lo que significa un aumento de 328% en volumen y 252% en valor. Los principales exportadores de carne de cerdo a Chile son Canadá y EE.UU. Según el USDA, en este año las exportaciones mundiales de carne de cerdo superarán los 5 millones de toneladas y la producción mundial será un 3% mayor que en el año anterior. La carne porcina se continuará beneficiando de su rol sustituto de proteína animal, cuando el comercio de la carne bovina y de aves disminuye debido a restricciones relacionadas con sus condiciones sanitarias. En relación a nuestro país, cabría esperar que continuará el aumento de la producción interna observada en los primeros meses, con el fin de mantener la presencia creciente de la carne porcina nacional en los mercados externos; pero también crecerá en el mercado interno, como alternativa a la carne bovina, cuyos precios se han elevado durante este año. Juan Enrique Moya Suárez

Related items