Situación del mercado de las papas

Producción Según el Instituto Nacional de Estadísticas, en la presente temporada se sembraron 63.200 hectáreas con papas, un 14% más que en el año anterior. Como se observa en la Tabla 1, aumentó la superficie sembrada en todas las regiones, destacándose la IX, con un crecimiento de 2.360 ha. La producción de la presente temporada aumentó en un 25% respecto a la anterior, registrándose la cifra más alta desde el inicio de la serie de encuestas continuas. Nuevamente la IX Región registró el mayor aumento, con 124.781 toneladas más. Los rendimientos aumentaron también, registrándose un nuevo récord. A nivel regional se observaron importantes mejoras en los rendimientos, especialmente en las regiones IX y X. Esta última ya superó las 25 toneladas por hectárea, lo que la posiciona como la más productiva. Se observó también una disminución de rendimientos en la VI Región, donde llegaron al nivel más bajo desde 1996. No existen antecedentes que expliquen esta situación, por lo que podría corresponder a un error estadístico. Antecedentes de profesionales de INDAP dan cuenta de las mejoras técnicas que los agricultores han incorporado en todas las áreas paperas del país, principalmente en el uso de semilla legal de calidad, nuevas variedades, riego y fertilización. Las agroindustrias, tanto de prefritas congeladas como de snacks, también han realizado un trabajo de mejoramiento tecnológico con los agricultores que las proveen de materia prima. Esto, sumado al permanente trabajo del INIA en el rubro, tanto en generación de tecnología como de nuevas variedades; de las universidades y de los mismos agricultores, que a través de sus organizaciones han abordado el tema técnico y comercial, ha posibilitado que el cultivo muestre una clara tendencia de mejoramiento de la productividad. A pesar de la alta producción que según la encuesta hubo en el país, los precios se mantuvieron sobre el promedio de los últimos años, debido al tardío inicio de la temporada y a los rezagos de los altos precios del año anterior. En los mercados mayoristas de Santiago, los precios se mantuvieron por sobre los del año 2005 hasta el mes de abril; sin embargo, una vez que comenzó la cosecha del sur se estancaron, manteniéndose sin grandes variaciones hasta julio. Ya en agosto se observa una clara tendencia al alza, normal en esta época, cuando el stock de guarda comienza a terminarse y se inician las primeras cosechas de la papa temprana. Se debe considerar que los precios monitoreados y graficados son los de los volúmenes llegados a los mercados mayoristas de Santiago; por lo tanto, ellos difieren de los que reciben los productores, los cuales presentan importantes variaciones, dependiendo de la distancia a los mercados, el poder negociador del productor y el canal al que ellos accedan, entre otros factores. Así, durante la época de cosecha, los precios que obtuvieron algunos pequeños agricultores de la costa en la IX Región oscilaron entre $2.000 y $2.500 por saco de 50 kilos. Actualmente estos productores están vendiendo la producción de guarda a precios cercanos a los $3.000. Sin embargo, las condiciones de almacenamiento inciden fuertemente en la calidad, por lo que los agricultores que no realizan una guarda adecuada obtienen precios menores. En otras áreas de las regiones IX y X, los productores han recibido durante esta temporada precios de $4.000 y hasta $5.000 por saco de 50 kilos. Cabe señalar que, en general, los agricultores venden papas sin clasificar ni seleccionar, por lo que los precios varían de caso en caso, dependiendo de la calidad de la producción. Otro importante factor que incide en el precio es el canal de comercialización: muchos pequeños agricultores que se encuentran lejos de mercados importantes venden en potrero a un intermediario, que a su vez provee a un comisionista que tiene el nexo con un comerciante de un mercado mayorista. En este ejemplo hay, por lo menos, tres personas que deben marginar parte del precio entre el productor y el mercado mayorista. Se debe señalar que los intermediarios también cumplen una función en el canal, como es llevar la producción a los mercados mayoristas, tarea que a muchos pequeños productores no les resulta fácil ni rentable realizar. Durante el año pasado se exportaron productos derivados de papas por un valor total de 2,3 millones de dólares, lo que significó un crecimiento de 14%. Como se observa en la Tabla 2, los mayores crecimientos se observaron en puré y papas preparadas sin congelar (snacks). Entre enero y agosto del presente año, las exportaciones crecieron en un 33% y se observan importantes aumentos en los envíos de papa semilla, puré y papas preparadas congeladas (papas prefritas congeladas). En el año 2005, Brasil concentró el 46% de las ventas de productos chilenos derivados de papas, y fue seguido por Perú, con el 19%, y Letonia, con el 18%. Entre enero y agosto del año 2006 los envíos al Brasil han crecido en un 85%, mientras que las ventas al Perú han bajado en un 49%. En este período destacan los mayores envíos a Argentina y las ventas a México, país que no constituía un mercado importante para los productos de papa chilenos y que en este año se perfila como el segundo mercado, después de Brasil, con 173 mil dólares. Las ventas a México son de papas preparadas congeladas. Respecto a las importaciones, como se ve en la Tabla 3, en el año 2005 se incrementaron en un 63%, superando los 15 millones de dólares. Como ya se analizó, el año 2005 fue de altos precios en el mercado interno, lo que incentivó la importación de papas frescas, fundamentalmente desde la Argentina. En el cuadro anterior se puede ver cómo en el año 2004 prácticamente no hubo importaciones y en 2005 se compraron al exterior 15 mil toneladas, por un valor de casi 2 millones de dólares. En lo que va del año 2006, el valor de las importaciones ha crecido en un 57% y se ven importantes aumentos en copos y papas preparadas congeladas y sin congelar. Respecto a las papas frescas para consumo, se ve una cifra superior a la del año pasado a esta fecha. Esto tiene relación principalmente con los precios relativamente altos que ha habido en el mercado interno y con el hecho de que el mercado chileno se ha transformado en un objetivo de productores argentinos, los que incluso durante esta temporada produjeron variedades rojas (según la información de algunos comercializadores, se trataría de Asterix), que son de mayor preferencia en el mercado nacional que en el del país vecino, donde predomina el gusto por las variedades blancas. En la Tabla 4 se puede observar que el grueso de las compras a la Argentina durante este año se produjeron en el mes de agosto, lo que es lógico, desde el punto de vista de aprovechar la oportunidad de precios más altos y menor oferta en el mercado chileno. Es decir, la oferta argentina compite con la producción de papa temprana nacional. Respecto a la próxima temporada, a partir de su encuesta de intención de siembras, el INE pronosticó una superficie de 61.930 hectáreas, un 2% menos que en la actual. Este dato deja algo de incertidumbre respecto al comportamiento de los precios para el año 2007. Sin embargo, y de no producirse mayores variaciones en la siembra, no debería haber alzas o bajas de precios importantes respecto a este año. En el resto de 2006, los precios deberían seguir la tendencia de acercarse al promedio de los últimos años y no exhibir valores mucho más altos. La producción de papa temprana, que ya empieza a cosecharse, comenzará a abastecer el mercado nacional, primando en las preferencias del consumidor en relación al stock de guarda que aún queda. Es probable que se siga importando papas desde Argentina; sin embargo, el impacto en los precios no debería ser importante. En este sentido, y por los volúmenes que ingresan, que son comparativamente bajos al compararlos con la producción nacional, la papa argentina es una tomadora de precios más que afectarlos en algún sentido. No obstante, sin duda pueden convertirse en un regulador de alzas excesivas. El cuidado y respeto de las normas fitosanitarias chilenas, que prohíben la siembra de tubérculos para consumo y exigen la aplicación de inhibidores de brotación a las importaciones, se hace muy importante al aumentar el comercio exterior de nuestro país, pues el no acatarlas pone en riesgo el patrimonio fitosanitario de Chile, que en la papa, como en otros rubros, constituye un gran factor de competitividad. A nivel de productores, especialmente de pequeño tamaño, se ha observado en los últimos años el surgimiento de empresas y cooperativas dedicadas a la producción de semillas. Así mismo, el Ministerio de Agricultura, a través de sus servicios, especialmente SAG, INIA e INDAP, ha insistido en la necesidad de que los agricultores usen semilla legal. Este trabajo ha ido dando frutos, que se pueden observar en el incremento de agricultores dedicados a hacer semillas y en el aumento de los rendimientos, donde seguramente este factor debe ser uno de los más relevantes. Por otra parte, la iniciativa de conformar el Consorcio Tecnológico de la Papa, liderado por INIA, puede significar la posibilidad de acelerar y coordinar los esfuerzos que se realizan por el mejoramiento tecnológico del cultivo, lo que sin duda mejorará la competitividad del rubro en el país.

Related items

Situación del mercado de las papas
Autor(es):
Tapia C., Bernabé
Fecha de Publicación:
Diciembre 2002
Situación del mercado de las papas
Fecha de Publicación:
Enero 2003
Situación del mercado de la papa
Autor(es):
Tapia C., Bernabé
Fecha de Publicación:
Abril 2008