Remolacha: temporadas agrícolas

Thumbnail
Issue Date:
2006-11-06
estudiosArtículos

Como era de esperarse, los precios internacionales del azúcar, dado el alto nivel que habían alcanzado y su típica evolución cíclica, junto con la tendencia del precio del petróleo, fueron descendiendo desde principios de junio, para situarse en los últimos días en US$ 370/ton. La remolacha de la temporada 2006/07 fue sembrada en la primavera de 2006 y se cosechará desde abril a septiembre de 2007. De acuerdo a la política de banda de precios vigente para el azúcar, los valores actuales del "piso" y del "techo", de US$ 310 y 339/ton, respectivamente, estarán vigentes hasta el 11 de noviembre de 2007 y se aplicarán a las importaciones de azúcar fuera del cupo de 105.000 toneladas libres de arancel que se realizarán hasta esa fecha. Dada la tendencia de las cotizaciones de los contratos de futuros del azúcar refinada, que para mayo de 2007 han alcanzado en las últimas semanas a un promedio de US$ 354/ton, es probable que las importaciones entren al país sin la aplicación de derechos específicos y con un costo de importación que se ubicaría alrededor de US$ 390/ton. Según antecedentes de IANSA, en la temporada 2004/05, por cuarto año consecutivo, se habría obtenido un rendimiento récord, que alcanzó un promedio nacional de 83,2 ton/ha, base 16% de polarización. A este logro contribuyó el uso de un instrumento de fomento del Estado, el Programa de Desarrollo de Proveedores (PDP), que durante cuatro años permitió transferir al cultivo tecnologías en riego tecnificado, control de malezas, manejo integrado de plagas, buenas prácticas agrícolas y uso de maquinaria especializada. En la temporada 2005/06 se sembraron 27.747 ha de remolacha, área que es un 8,6% menor que la de 2004/05 y un 23% inferior al promedio del período 2001-2005. De acuerdo a antecedentes disponibles, el promedio nacional de rendimiento de la remolacha en 2005/06 alcanzó a 74,3 ton/ha de remolacha limpia, base 16% de polarización, bastante menor que las 83,2 ton/ha alcanzadas en la temporada 2004/05. Al igual que en otros cultivos, los rendimientos de la remolacha fueron afectados por las condiciones meteorológicas, especialmente ausencia o exceso de lluvias en diferentes etapas del cultivo. Adicionalmente, las altas temperaturas registradas en el verano pudieron afectar el contenido de azúcar de la raíz. Aunque es habitual durante el período de recolección, la cosecha, que terminó en septiembre, también se vio dificultada por los temporales de los últimos meses. Se estima que la producción de remolacha, por lo tanto, alcanzaría unas 550.000 toneladas menos que la cosecha del año anterior y sería, junto con la producción obtenida en 2003, la más baja de las últimas temporadas agrícolas de la década: menos de 2,1 millones de toneladas de remolacha. La producción de azúcar llegaría a poco más de 338.000 toneladas, alrededor de 20% menos que en 2005. Las importaciones de azúcar en 2005, expresadas en equivalente refinado, alcanzaron a 230.218 toneladas, por un valor CIF de 70,8 millones de dólares. Estas cifras son 2,7% y 14,4% superiores, respectivamente, en comparación a las importaciones de 2004. Como se observa en el cuadro 1, más de 87% correspondió a importaciones de azúcar refinada, principalmente de caña. Los principales abastecedores de este producto fueron: Colombia (45,9%), Argentina (34,4%), Brasil (10,1%) y Guatemala (8,3%). Con cantidades inferiores al cupo asignado, se realizaron importaciones desde Bolivia (350 toneladas) y El Salvador (780 toneladas). Respecto de las importaciones desde Colombia, en el Séptimo Protocolo Adicional al Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica N° 24 entre Colombia y Chile, suscrito en septiembre de 2006, Chile otorgó a Colombia a partir de 2007 dos contingentes arancelarios libres de derechos de aduana: uno de 6.000 toneladas, que puede ser usado indistintamente en las subpartidas correspondientes al azúcar con aromatizantes o colorantes y azúcar refinada, y otro de 15.000 toneladas para el azúcar con aromatizantes o colorantes. A su vez, Colombia también puede seguir accediendo a la cuota de 12.600 ton de azúcar refinada de "otros países", establecida en la Ley N° 19.772. Con este Protocolo se dio por superada la controversia entre ambos países en torno al tema del azúcar y de otros productos. En relación a los precios de las importaciones, en comparación con los observados en 2004, los promedios CIF durante 2005 tuvieron un alza que fluctuó entre US$ 8/ton para azúcar con aromatizante o colorante, US$ 19/ton para azúcar de caña cruda y US$ 35/ton para azúcar de caña refinada. En los meses de enero a septiembre de 2006, las importaciones totales de azúcar equivalente refinada fueron de 142.879 toneladas, un 6,4% inferiores a las de igual período de 2005. El valor importado experimentó un alza, alcanzando a 59,8 millones de dólares CIF, debido al aumento del precio promedio por tonelada, que subió de 296 a 419 dólares por tonelada. Mientras las importaciones de otros orígenes disminuyeron, desde Colombia aumentaron de 64.000 a 74.000 toneladas y las de Argentina, de 40.000 a 63.000 toneladas. No obstante que existe una cuota libre de arancel de 30.000 toneladas para el Código del Arancel Aduanero 1701.9100, "Con adición de aromatizante o colorante", las importaciones al mes de septiembre de 2006 sólo alcanzan a 3 8 toneladas. Es probable que el reciente contrato por 172.000 toneladas suscrito a tres años plazo entre IANSA y una empresa elaboradora de bebidas, explique la caída de las importaciones bajo este código. Adicionalmente, las importaciones de fructosa se mantienen en las cifras observadas en 2005, y es probable que a fines de 2006 bordeen las 30.000 toneladas. Respecto de las exportaciones, los envíos de semilla de remolacha realizados en 2005 alcanzaron en total a 180 toneladas, por un valor FOB de US$ 668 mil. Fueron destinados especialmente a Bélgica y, en cantidades y valores casi iguales, a Alemania y a los Estados Unidos. Al mes de septiembre de 2006, las exportaciones fueron alrededor de 14% inferiores a las de iguales meses de 2005: se exportaron 155 toneladas, por un valor FOB de 590 mil dólares. En cuanto a las exportaciones de coseta de remolacha, durante 2005 se observó una disminución de 16% en la cantidad y 14% en el valor exportado en relación a 2004, alcanzando a 91.494 toneladas por un valor FOB de US$ 12,1 millones, con destino principalmente a Japón (88.000 ton). En los meses de enero a septiembre de 2006 alcanzaron a casi 70 mil toneladas, con un valor de algo menos de 8,9 millones FOB, cifras 16% y 18% inferiores a las de iguales nueve meses de 2005. Aun cuando sólo realizó compras por 25 toneladas, Argelia se sumó a los tradicionales países de destino de años anteriores, representados por Japón, Argentina, Brasil, Perú y Ecuador. En el gráfico 1 se incluye la evolución de los precios del azúcar refinada del Contrato Número 5 de la Bolsa de Londres y los del azúcar cruda del Contrato Número 11 de la Bolsa de Nueva York. En él se observa que, en el período considerado, los mayores valores para el azúcar cruda tuvieron lugar en febrero de 2006 (US$ 417,42/ton), y para el azúcar refinada, en mayo de 2006 (US$ 481,07/ton). Desde entonces los precios han tenido bruscas fluctuaciones. En septiembre de 2006 el azúcar cruda alcanzó a US$ 274,66/ton, y a US$ 390,50/ton el azúcar refinada. A fines de octubre, la primera de ellas se ubica todavía en US$ 275/ton, en tanto la refinada está alrededor de US$ 402/ton. Diversas informaciones de mercado, entre ellas el Informe de Mercado de la Organización Internacional del Azúcar (ISO) de junio de 2006, señalaban un daño por carbón de la caña en la producción de Australia; una sequía en la zona cañera y mayores exportaciones de etanol en Brasil; condiciones favorables para la producción de caña de azúcar en la India (producción de 19 millones de toneladas de azúcar); aparición de la nueva cosecha de Rusia antes de lo normal, en agosto; aumento en la cosecha de China, etc. Luego, en julio, se informó que Brasil obtendría una cosecha récord, lo que coincidió con una brusca caída de los precios internacionales. De acuerdo a la ISO, la próxima cosecha, que comienza en octubre de 2006, podría poner fin a una etapa deficitaria a nivel mundial, ya que la producción podría alcanzar un nivel semejante al consumo, alrededor de 150 millones de toneladas, o presentar un excedente, a pesar de la menor producción de azúcar de la Unión Europea (UE). Se estima que para la temporada 2006/07 las exportaciones de la UE corresponderán al límite de 1,3 millones de toneladas impuesto por la Organización Mundial de Comercio (OMC), en comparación con las 7,5 a 8 millones de toneladas de 2005/06 (el programa de reducción de producción y exportaciones comenzó en julio de 2006). Por otra parte, la estimación del World Agricultural Supply and Demand Estimates (WASDE) de septiembre señala que en Estados Unidos se producirían 8,4 millones de toneladas de azúcar, la mayor producción desde 1999, como resultado de un aumento notable en la producción de remolacha de la zona alta del medio oeste. La relación existencias finales/consumo subiría a 16,5%, en comparación a 12,6% de 2004/05 y 15,5% de 2005/06. A mediados de año las perspectivas de siembra de remolacha en Chile alcanzaban a 32.000 ha, lo que habría superado en 15% la superficie de la temporada recién pasada. Sin embargo, la propuesta inicial de precios no fue bien acogida por los productores. Con posterioridad la empresa procesadora hizo un nuevo anuncio sobre precios de contratación para la remolacha. Hay dos alternativas de contrato: Alternativa A: precio base de US$ 44/ton de remolacha limpia base 16% de polarización y una bonificación variable de 0,1 a 10,3 US$/ton cuando el costo efectivo de importación de azúcar al país fluctúe entre US$ 388/ton y un valor mayor o igual a US$ 698/ton. Alternativa B: precio base de US$ 47/ton de remolacha limpia base 16% de polarización y una bonificación variable de 0,1 a 4,2 US$/ton cuando el costo efectivo de importación de azúcar al país fluctúe entre US$ 503/ton y un valor mayor o igual a US$ 698/ton. Ambas opciones consideran, al igual que en años anteriores, la bonificación por el incremento de la superficie sembrada en comparación con la última superficie contratada. Cuando el porcentaje de aumento de la superficie fluctúe entre 3% y una cifra de 12,01% o más, corresponderá una bonificación entre US$ 0,5 y 1,5/ton, respectivamente. Adicionalmente, la bonificación por flete fluctúa entre US$ 0,3 y 3/ton, cuando el predio se encuentre entre 60 y más de 170 km de la planta receptora respectiva. Con dos alternativas de precios para la próxima cosecha, muchos agricultores que siembran cerca de 100 ha, que corresponden al 40% de la superficie contratada, eligieron el precio de US$ 44/ton limpia y base 16% de polarización para su próxima cosecha, con la cláusula de que, si el precio internacional sube, puede llegar a US$ 54,3/ton. Por otra parte, el 70 a 80% restante de agricultores, que representan el 60% de la superficie, eligieron la alternativa B. Para obtener altos rendimientos, los costos de producción también son considerables: alrededor de 80 ton/ha, situación que se agudiza por el valor de la divisa. Por ello hubo una selección natural de los productores que evaluaron retirarse del cultivo. En contraposición, las perspectivas de siembra de remolacha para los próximos años se sitúan en 32.000 hectáreas, con una meta ambiciosa de obtener 100 toneladas limpias de remolacha por hectárea. La superficie de la temporada 2006/07 sembrada hasta el mes de agosto era de 20.000 ha y a mediados de octubre se estaría alcanzando una cifra inferior a 25.000 ha. Al mes de octubre las siembras se encontrarían bien, ya que en las últimas semanas no ha habido cambios importantes en las condiciones meteorológicas que puedan afectar la germinación de las siembras más tardías y el desarrollo vegetativo de las más tempranas. Con el anuncio de una disponibilidad de agua abundante para las próximas tres temporadas agrícolas, los agricultores deberían haber ya realizado las labores de limpia de canales y de reparación de las bocatomas, previendo una adecuada condición de riego para sus siembras, muchas de las cuales ya cuentan con riego tecnificado. Los precios internacionales del azúcar refinada en mayo de 2006 alcanzaron un máximo de US$ 481/ton. De acuerdo al comportamiento cíclico de los precios de los commodities, es posible observar que éstos han disminuido durante los últimos meses. Al mes de agosto de 2006, el costo de importación promedio de azúcar refinada alcanzaba a US$ 426/ton, por lo que, de acuerdo a lo establecido en el contrato de compraventa 2005/06, corresponde una bonificación de US$ 1,25/ton, que IANSA cancelará en noviembre de 2006. Los precios de los futuros muestran una tendencia similar en el período posterior. En las últimas semanas ha sido posible observar cómo los precios internacionales han bajado. Así se verifica en la Bolsa de Londres, que presenta una tendencia a la baja en todas las posiciones hasta marzo de 2008. No se ve exactamente lo mismo para el azúcar cruda del Contrato N° 11 de la Bolsa de Nueva York, donde se presenta un primer signo de debilidad recién en la posición de julio de 2008, a pesar de que las posiciones anteriores no señalan tampoco un mercado firme. Con un precio a mayo de 2007 de US$ 354/ton, en la próxima cosecha el costo de importación del azúcar refinada sería alrededor de US$ 391/ton y, por lo tanto, el precio a productor alcanzaría US$ 44,1/ton (alternativa A) y US$ 47 (alternativa B). Hasta el 30 de noviembre de 2007 estarán vigentes el piso de US$ 310/ton y el techo de US$ 339/ton. A partir de esa fecha y de acuerdo al Artículo 1° de la Ley N° 19.897 (D.O. 25.09.2003), comienza la reducción de los valores piso y techo, que tomarán los valores US$ 304 y US$ 332 por tonelada, respectivamente. En el mercado mundial se han producido ajustes en los precios de los commodities que son materia prima para producir etanol que será usado como combustible, así como también en los productos que son sustitutos de ellos. En este sentido, la mayor demanda de caña de azúcar para producir etanol, junto con competir por el uso de ella para producir azúcar, debería afectar también a la producción de remolacha en los países que la producen, influyendo en las cotizaciones del producto. Rebeca Iglesias Casanueva

Related items

Remolacha azucarera y azúcar: temporada 2009 / 10
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Diciembre 2009
Los cultivos anuales en la temporada 1995 - 1996
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Abril 1996