El Mercado del trigo

En el trienio comprendido entre 2004/2005 y 2006/2007, se aprecia un descenso de la producción mundial; un comportamiento un poco errático, aunque en altos niveles, de la demanda; una caída significativa de las existencias finales, especialmente en el último año, y una profunda baja en la relación stock final/consumo. La caída estimada en la producción mundial en el trienio supera los 42 millones de toneladas. Una parte muy importante (casi 20 millones de toneladas) corresponde a la reducción paulatina que se observa en los países de la Unión Europea. En Estados Unidos se observa también una reducción de importancia (9,5 millones de toneladas), probablemente temporal, que corresponde principalmente a trigo de invierno. Mayor aún, y también de carácter pasajero, es la caída de 12 millones de toneladas (más de la mitad de su producción normal) en Australia, como consecuencia de una persistente sequía, acompañada de fuerte calor. Igualmente presentan bajas productivas otros países como India, Rusia, Ucrania. Brasil muestra una baja constante y, partiendo de 5,8 millones de toneladas en 2004/2005, llega a sólo 2,5 millones de toneladas en el tercer año. La Argentina, gran exportador, también reduce su producción en el período, de 16 a 13,5 millones de toneladas. Entre los países importantes como productores de trigo sólo aumentan su producción en el trienio la China y Pakistán. La demanda por trigo ha sido fluctuante, pero se mantiene en niveles relativamente altos y, en estos últimos años, superiores a los de las respectivas producciones. Esto ha traído como consecuencia una reducción constante de las existencias finales en los últimos años. Este nivel de existencias a fin de año es el menor de los últimos 25 años y se compara con una demanda alta, por lo que la relación stock/demanda es muy baja. A mediados de 2005 empezó a subir el precio del trigo Hard Red Winter, proceso que ha continuado en forma casi ininterrumpida hasta el día de hoy. No obstante, tanto el trigo Soft Red Winter como el trigo argentino permanecieron relativamente estables durante casi un año más, cuando empezaron a subir. El trigo Soft Red Winter alcanzó un mínimo relativo en junio y comenzó a subir en forma lenta al principio, acelerándose en septiembre y dando un verdadero salto, de casi 20%, en el mes de octubre, que se ha reducido levemente en lo que va corrido de noviembre, aunque continúa muy alto. Sobre el trigo argentino es difícil hacer comentarios, porque el precio incluido en el gráfico parece ser sólo un precio indicativo para el cálculo del impuesto de exportación; pero, en todo caso, también ha subido. Los precios de los futuros del trigo norteamericano se presentan firmes hasta la época de la cosecha del hemisferio norte (posiciones de julio y septiembre de 2007), en que muestran una disminución inferior a 4%. Con posterioridad retoman una variación normal hasta la posición de julio de 2008, fecha en que presentan una baja adicional, aunque continúan en niveles altos. Esto indica que el mercado está suponiendo una situación de relativa escasez por lo menos en los próximos dos años, aunque el abastecimiento debería ir mejorando. La producción nacional en el año agrícola 2005/06 sufrió una fuerte reducción, originada en una baja estimada en 25% de la superficie sembrada, que habría alcanzado su punto más bajo desde que hay series estadísticas estables (según el INE, 314.720 ha) . Con rendimientos en promedio similares a los del año anterior (bajos en la zona central, pero bastante altos en el sur), se alcanzó una producción de sólo 1.403.689 toneladas, un nivel que no se alcanzaba desde 1999. El mercado internalizó esta baja en la producción y la comercialización del grano fue bastante fluida, a precios cercanos al costo de importación, entre $10.400 y $10.900 por quintal, puesto Santiago y alrededor de $1.500 menos en la IX Región. Desde mediados de año continuó subiendo, hasta noviembre, en que se cotiza a alrededor de $13.000 por quintal en Santiago y $12.300 en la IX Región, sin distinción entre los distintos tipos. Este precio es incluso un poco mayor que el costo de importación actual de algunos trigos. La escasa producción nacional hizo aumentar las importaciones, de manera que en el primer semestre se adquirieron en el exterior más de 600.000 toneladas de trigo, que entraron en general con el arancel normal de 6%. Con posterioridad, en el segundo semestre, como consecuencia del alza de los precios internacionales, las importaciones quedaron sujetas a rebajas arancelarias y, a partir de octubre, sin arancel. En los primeros diez meses de 2006 se han importado más de 850.000 toneladas de trigo harinero. Desgraciadamente las estadísticas nacionales de producción no consideran por separado los trigos harinero y candeal, pero se estima que la producción de este último es cercana a 60 - 70.000 toneladas. Dado que la molienda de trigo candeal es relativamente estable, no se modifica mayormente el análisis si se consideran los dos tipos de trigo en conjunto. El aumento que se observa en el año 2006 en la disponibilidad o consumo aparente parece excesivo y puede tener dos explicaciones. La primera de ellas podría ser un valor errado de la producción interna, originado en una estimación excesivamente optimista de los rendimientos en la zona sur, que se estima habrían alcanzado niveles récord. Apoyaría esta hipótesis el hecho de que, a pesar de las grandes importaciones, las existencias en poder de los molinos al final de cada mes nunca alcanzaron volúmenes muy altos. Sin embargo, podría pensarse también en una importación por encima de las necesidades inmediatas, ante un precio internacional en constante aumento. En el cuadro puede verse que en 2003 se presentó una situación estadística similar a la de este año, aunque en 2006 la cantidad en que la disponibilidad sobrepasa a la molienda es bastante mayor y se acerca a 600.000 toneladas. Cabe hacer notar que las características del año 2003 coinciden también con las de 2006, pues se trató de un año de cosecha nacional relativamente baja y precios internacionales altos. A pesar de la alta cifra estadística de disponibilidad aparente, conforme a las existencias de los molinos a fines de septiembre y las escasas importaciones posteriores, no parece que habrá un traspaso de excedentes de una temporada a otra. Pero, aunque lo hubiere, no debería afectar mayormente la comercialización de la próxima cosecha, si se considera que los precios internacionales continúan muy altos y seguirán así, y que la producción del año agrícola 2006/07 podría ser similar e incluso inferior a la del año anterior. La última revisión de las intenciones de siembra de trigo en esta temporada efectuada por el INE muestra una nueva baja en el área sembrada, que alcanzaría a unas 30.000 ha. Es así como la superficie de trigo podría haber llegado a 284.300 ha, alcanzando un nuevo récord. Esta cifra deberá ser verificada en el mes de diciembre, pero es probable que no sufra grandes cambios. El estado del cultivo en general es muy bueno en todas las regiones, con buen color y abundantes macollas. Las lluvias han caído en forma oportuna. Todo esto ha desarrollado grandes expectativas de rendimiento, que podría estar entre los mayores que se han alcanzado en el país. Debe anotarse al respecto que, dada la gran disminución de superficie sembrada, es posible que se haya producido una selección de los terrenos más aptos para el trigo, lo que aumentaría la posibilidad de este buen rendimiento. Sin embargo, dada la escasa superficie, es difícil que se alcance siquiera la deprimida producción de la temporada anterior. A modo de ejemplo, para llegar a sólo 1.300.000 toneladas sería necesario obtener un rendimiento igual al récord de 2003/04. El reducido tamaño de la cosecha prevista y el alto nivel de los precios del trigo en el mercado internacional hacen pensar que el precio interno podría permanecer en niveles cercanos al costo de importación, incluso en la época de cosecha. La próxima expiración del plazo de vigencia de la salvaguardia para las importaciones de harina de trigo y la posibilidad de un fallo adverso en el panel ante la OMC respecto a la banda de precios del trigo enturbian en cierta manera el buen resultado económico que podrían obtener los productores del cereal en esta temporada. En relación a la harina, en la actualidad existen dos presentaciones ante la Comisión de Distorsiones: una de ellas solicita el establecimiento de derechos compensatorios y la otra, derechos antidumping. Además, está la posibilidad de independizar a la harina de la banda del trigo e imponerle un arancel ad valórem, que puede llegar hasta 31,5%. En todo caso, el Gobierno ha dado seguridades en el sentido de que hará lo necesario para que las múltiples distorsiones que afectan a este producto en el mercado argentino no interfieran en la comercialización de la cosecha nacional. Con respecto al fallo de la OMC relativo a la banda de precios del trigo, que aun cuando ya fue emitido todavía se desconoce, de haber sido favorable a Chile, la banda seguiría operando como hasta ahora y el 15 de diciembre habría que recalcular la cifra que estará vigente por los dos próximos meses, en este caso sobre la base del trigo pan argentino. Dados los precios internacionales en la actualidad, es probable que el resultado sería que el trigo podría entrar con rebajas arancelarias hasta mediados de febrero de 2007. Si el fallo fue desfavorable, es posible apelar, lo que significa que de igual manera la banda seguiría vigente al menos mientras dure el proceso. Si no se apela, la banda debería ser eliminada dentro de un plazo variable, después de lo cual el trigo quedaría sujeto al arancel general o a un nivel arancelario especial que se determine libremente. Estrictamente, el país podría continuar operando la banda a pesar de un dictamen negativo del Órgano de Apelación, pero quedaría expuesto a las compensaciones proporcionales (retaliaciones) que exijan los países que se sientan perjudicados. Antonio Ochagavía IñiguezRaúl Amunátegui Förster

Related items

El rol indicador del valor del trigo candeal en el funcionamiento del mercado y coordinación de la cadena.
Autor(es):
Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa). Departamento de Política Sectorial y Análisis de Mercado.
Fecha de Publicación:
2019-01-11
Formación y transmisión del precio del trigo en el mercado chileno: un análisis regional
Autor(es):
Merino Lucchini, Tomás
Fecha de Publicación:
2017-01-31