El mercado del arroz

Thumbnail
Issue Date:
2007-02-09
estudiosArtículos

En los últimos años la producción mundial de arroz ha venido subiendo aproximadamente a la par que la demanda del grano. Sin embargo, para el año de comercialización 2006/07 el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos prevé que el consumo volverá a superar a la producción, lo que haría bajar las existencias finales a un nivel inferior al de los años anteriores. La relación entre el stock final y el consumo se haría un poco más estrecha. Las estadísticas de la FAO difieren levemente de las estimaciones del USDA, pero las tendencias que presentan son similares. Si bien se afirma que las existencias se habrían estabilizado, debe hacerse notar que lo habrían hecho en el nivel más bajo de los últimos 25 años. Consecuencia de esta evolución de producción y demanda ha sido que los precios internacionales del arroz han venido subiendo en forma lenta, pero sostenida, como puede verse en la siguiente tabla, que presenta los precios medios anuales del arroz de grano largo tailandés: En enero de 2007 el precio del arroz tailandés con 5% de granos partidos se ha ubicado en US$ 312 por tonelada, subiendo a US$ 313 - 314 a fines del mes, lo que señala la posibilidad de una continuación de la tendencia. Por su parte, el arroz de Vietnam suele tener un precio algo menor, que en la actualidad llega a US$ 300 por tonelada. Las exportaciones de arroz de la Argentina durante el año 2006 alcanzaron a 500.070 toneladas, con un aumento de 35%. Dado que su precio fue algo superior al del año anterior (US$ 264 por tonelada en promedio), el valor total de las exportaciones subió 46%, llegando a US$ 132,1 millones. En general, las exportaciones de arroz argentino tienen un 10% o más de granos partidos. Existe optimismo entre los exportadores con respecto al nivel de precios en un futuro próximo. Basan esta posición principalmente en las elevadas demandas de algunos grandes importadores, como Indonesia y Filipinas, que deberían pesar en el mercado mundial. Según el Instituto Nacional de Estadísticas, en la temporada 2005/06 se sembraron 27.980 hectáreas de arroz. La siembra oportuna y las buenas condiciones posteriores tuvieron como resultado un rendimiento promedio récord para nuestro país, estimado en 57,3 qq/ha, casi 5 qq más que en el año 2000. La producción total obtenida se estimó en 160.315 toneladas de arroz paddy, la más alta alcanzada desde 1989, año en que la superficie sembrada era un 50% mayor. La calidad del producto fue buena, superior a la de años anteriores, y se estima que en términos de arroz elaborado se pudo llegar a unas 104.000 toneladas. Aparte de las buenas condiciones meteorológicas, en el buen resultado productivo intervinieron también otros factores, entre ellos: la micronivelación de muchos suelos arroceros (por lo menos 15.000 hectáreas hasta la fecha); el programa de transferencia tecnológica para los pequeños productores de INDAP; la aplicación del programa "Rice check" por parte de un número creciente de agricultores. Este método, desarrollado en Australia, parte por la recomendación de algunas prácticas, cuyo cumplimiento debe ser medido por el agricultor, el cual debe llevar un registro de sus propias mediciones. Estos registros se analizan luego en conjunto y se trata de identificar las variables que intervinieron en las diferencias de rendimientos, a partir de lo cual se van modificando las recomendaciones, de manera de acercarse a la potencialidad de los terrenos. La comercialización de la producción 2005/06 se inició a un precio de $ 9.000 por quintal, precio al cual se comercializó muy poco, por lo que subió luego. Los precios más relevantes se ubicaron entre $ 9.700 y $ 11.000 por quintal, y la mayor parte se transó alrededor de $ 10.000. En el curso del año 2006 se hicieron pequeñas exportaciones. El principal país de destino fue Canadá, a donde se enviaron 65 toneladas de arroz elaborado, a un precio de US$ 385 por tonelada. La misma empresa envió pequeñas partidas a Guatemala, México y Ecuador. También se realizaron exportaciones a Brasil, país al cual se enviaron dos partidas (51 ton), una de arroz Diamante (US$ 315 por tonelada FOB) y otra de arroz Mochi, con un precio de US$ 331 por tonelada FOB, que pudo haber sido mayor si no se hubiera contaminado con granos de otras variedades, incorporados durante el procesamiento. A las exportaciones descritas se agregan 4 toneladas, en partidas pequeñas, a las Islas Falkland o Malvinas. A pesar del buen nivel de producción interna, ella no fue suficiente para el abastecimiento nacional. En 2006 se importaron 79.107 toneladas de arroz elaborado, principalmente con 5 - 15% de granos partidos (70%). El principal país abastecedor fue la Argentina (83%), con precios generalmente inferiores a los del resto de los orígenes, para cualquier proporción de granos partidos. Así, por ejemplo, el precio CIF de importaciones de arroz con menos de 5% de granos partidos provenientes de la Argentina fue de US$ 339, frente a un precio medio de US$ 375 para las importaciones de ese tipo. En la categoría más común, con 5 - 15% de granos partidos, el precio de la Argentina coincide con el promedio general, porque el 97% de ese tipo de arroz se trae desde ese país y hay pequeñas importaciones desde Paraguay y Estados Unidos a precio inferior. En segundo lugar en importancia como abastecedor se ubica Uruguay (11,7%), país que presenta precios más altos y que proporciona casi el 50% de los arroces de mayor calidad, con menos de 5% de granos partidos. Paraguay, también un país del MERCOSUR, aporta más de 3.000 toneladas, con precios siempre inferiores a los promedios de cada categoría. Desde Brasil se importa algo menos de 500 toneladas. Si bien hay otros países externos al MERCOSUR desde donde se trae arroz, en general se trata de partidas de menor importancia y a precios más altos. Entre ellos pueden citarse Tailandia (70 ton), Estados Unidos (48 ton), China (41 ton) e Italia (37 ton). La producción nacional de arroz paddy equivale aproximadamente a 104.205 toneladas de arroz elaborado. Considerando el resultado neto del comercio exterior, se llega a una disponibilidad aparente total (sin considerar variaciones de existencias) de 183.186 toneladas para 2006. Esto significa alrededor de 11,1 kg per cápita, cifra mayor que la de los dos años anteriores y similar al promedio de los últimos cinco años. La superficie sembrada con arroz en la temporada 2006/07 se redujo en 5,2%, llegando a 26.530 hectáreas. Esta disminución se atribuye, en primer lugar, a bajas expectativas de rentabilidad, basadas en el resultado de la cosecha anterior, en que el precio, si bien no fue deficiente, fue muy inferior al del año 2004/05. Los productores tampoco obtuvieron un precio más alto en las exportaciones que realizaron a Brasil, en las que tenían cifradas esperanzas. Por otro lado, también el clima actuó en contra: lluvias caídas en octubre impidieron las siembras más tempranas, y las que pudieron realizarse fueron afectadas por fríos intensos. Esto hace que en muchos casos las siembras de octubre estén en peor estado que las más tardías, las cuales, a su vez, tienen de por sí una potencialidad menor que la normal para el cultivo. Todo lo anterior señala para este año una siembra menor y un rendimiento que estará bien por debajo del récord del año pasado. Una estimación preliminar de producción la haría llegar a 135.000 toneladas de arroz paddy, equivalentes a alrededor de 88.000 toneladas de arroz elaborado. Esto significaría un aumento en las importaciones en el curso de 2007, que serían superiores a 90.000 toneladas, lo que podría incrementarse aún más si se logra aumentar las exportaciones. La situación de mayor escasez relativa de producción nacional y pequeños aumentos en el costo de importación del arroz debería contribuir a hacer que el precio interno del producto se asimile más al costo de importación, cuyo valor equivalente en paddy en la actualidad se ubica alrededor de $ 11.000 por quintal, para arroces largos delgados de inferior calidad al nacional. Un resultado económico que no se estime adecuado por los productores podría tener consecuencias graves en la siembra de la temporada 2007/08, dada la competencia que significan en una parte de la zona productora de arroz las excelentes expectativas que presenta el maíz. Antonio Ochagavía Iñiguez

Related items

Estimación del poder de oligopsonio en el mercado nacional del arroz (Oryza sativa L.)
Autor(es):
Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Agronómicas. Escuela de Agronomía
Fecha de Publicación:
2010
El arroz: estudio de algunos mercados del Oriente Medio
Autor(es):
Centro de Comercio Internacional UNCTAD/GATT
Fecha de Publicación:
1984