Nuevo escáner al campo chileno:VII Censo Nacional Agropecuario y Forestal (INE-ODEPA)

Thumbnail
Issue Date:
2007-03-09
estudiosArtículos

La necesidad de contar con un registro censal de nuestro sector, que permita conocer la situación actual y hacer comparaciones con los antecedentes obtenidos en el anterior censo del año 1997, mejorando a la vez los niveles de contenido y cobertura, ha inducido a diseñar un nuevo instrumento de captura de información censal (cédula). Éste es el fruto de una discusión amplia en que participaron los sectores público y privado vinculados a la agricultura, a través de consultas y reuniones de trabajo realizadas a nivel nacional y regional. Este esfuerzo, liderado en forma conjunta por ODEPA e INE, ha dado origen a una nueva cédula censal. La realización del VII Censo Nacional Agropecuario y Forestal en el año 2007, junto con actualizar y ampliar la base de información acerca del sector rural y silvoagropecuario, permitirá la elaboración de estudios acerca de su dinámica social y productiva, posibilitando, entre otros aspectos, la evaluación de la cobertura e impacto de diversos programas de gobierno. La posibilidad de definir con precisión a través del instrumento censal preguntas como quién produce, cómo se produce, dónde se produce y para quién se produce, sin lugar a dudas facilitaría sustancialmente el conocimiento y la formulación de políticas, dentro de uno de los sectores productivos que ha mostrado aceleración en su crecimiento y ha cambiado profundamente durante los últimos años. El Censo reunirá antecedentes de un universo estimado en cerca de 350.000 explotaciones agropecuarias y forestales, las cuales deben ser censadas en todo el territorio nacional, en un período de 59 días comprendidos entre el 12 de marzo y el 31 de mayo inclusive. Para cumplir con este cometido, el INE ha estructurado un equipo operativo compuesto por 1.684 técnicos y profesionales vinculados al agro, los cuales se distribuirán en 64 áreas censales dentro de las 13 regiones del país. Las dificultades de accesibilidad en la accidentada geografía nacional, junto a la necesidad de contar con los resultados censales en un breve plazo, han implicado la incorporación de nuevos recursos tecnológicos dentro del proceso. Entre las innovaciones se encuentra una capacitación presencial apoyada por recursos de e-learning para 1.550 personas vinculadas tanto al levantamiento censal como a la supervisión del mismo. En cuanto a la recolección de la información, destaca la utilización de sistemas de cómputos para la digitación y validación de cédulas censales mediante aplicaciones Web, con 64 nodos conectados en red a lo largo del territorio nacional, con acceso a Internet mediante banda ancha. En cuanto a su contenido temático, la nueva cédula censal incorpora los siguientes cambios con respecto al modelo anterior: . El nuevo instrumento se define como agropecuario y forestal, por lo que este último componente contiene un mayor detalle en especies y edad de las plantaciones, incorporando, además, información del bosque nativo y los antecedentes sobre maquinaria forestal utilizada en sus explotaciones. . Se han incorporado mayores antecedentes sobre las características sociales del productor y su grupo familiar, relevando información más detallada sobre el rol de la mujer en la explotación. Entre ellos se encuentran: Vinculación con pueblos originarios. Información de todos los miembros de la familia del productor: edad, sexo, escolaridad, condición laboral, actividades silvoagropecuarias independientes en la explotación. Existencia de otras actividades económicas dentro y fuera de la explotación. Aporte proporcional de los ingresos prediales a los ingresos del productor. Otras fuentes de ingresos para el productor: mediería, ocupación fuera de la explotación, arriendo de maquinaria y otras actividades dentro y fuera de la explotación. . Como complemento a la información existente en la cédula anterior, se ha incorporado el aporte de otras actividades productivas de los miembros de la familia del productor (elaboración de productos alimenticios, artesanías, etc.), así como nuevos rubros productivos (lombricultura, producción de carbón, hongos, etc.). . Se rescata mayor información acerca de: Propiedad, origen y estado jurídico del recurso agua para regadío. Vínculo del productor con asociaciones de regantes. Mayor detalle de los sistemas y de la forma de riego utilizados. . Mayor detalle en bovinos, ovinos y caprinos, destacando edad y sexo de la masa ganadera, formas de comercialización e infraestructura de apoyo a la actividad ganadera. Registro de nuevas especies incorporadas a la actividad ganadera. . Se incorpora información sobre plantaciones con cepas finas. . Además de los equipos forestales e infraestructura ganadera ya señalados, se incorpora la maquinaria de poscosecha. Información sobre infraestructura de apoyo productivo, tal como plantas de frío, salas de ordeña y sistemas de tratamiento de riles. . En forma adicional a la mano de obra familiar y permanente, se incorpora información trimestral de la mano de obra estacional. Información sobre el uso de contratistas como forma de acceso a la mano de obra. Existencia de un administrador contratado en la explotación. . Información sobre algunos sistemas de producción de alta tecnología (control integrado, fertirrigación, agricultura orgánica, uso de semilla certificada). Uso de computador e internet. . Uso de créditos para las labores de la explotación y las fuentes de éstos. . Se captura información sobre el uso de instrumentos públicos y privados. . Antecedentes sobre la pertenencia del productor a grupos asociativos vinculados al sector agropecuario y forestal. . Información sobre exportación de productos del predio, ventas a la agroindustria o alguna forma de agricultura de contrato. Adicionalmente a lo anterior, se han introducido cambios metodológicos que buscan contar con una mayor calidad en la información recogida por el instrumento, a la vez que brindar mejores posibilidades de análisis del dato recogido, tanto en su contenido temático como también en su distribución espacial. En esta línea los aspectos más destacados son: Aplicación de una cédula censal básica única en el país, recogiéndose en ella las particularidades regionales que caracterizan a cada unidad territorial. Sin perjuicio de lo anterior, se agregarán anexos a este formulario en las regiones I, II, XI y XII, que dicen relación con mayores detalles de la masa ganadera y el manejo de praderas. Existe también homologación en el año (temporada agrícola) sobre el que se recoge la información. Ajuste de los distritos censales para transformarlos en una herramienta más dúctil al análisis estadístico y territorial. Posibilidad de uso como base para el diseño y elaboración de un nuevo programa intercensal de estadísticas continuas para el sector agrícola nacional. Se espera que los primeros resultados preliminares de información agregada a nivel nacional y regional estén disponibles a fines de octubre del presente año 2007. A continuación se presenta el ejemplar de la cédula nacional, con el propósito de que las personas que deberán entregar la información puedan conocer de antemano la información que les será requerida, lo cual facilitará el proceso censal.