Exportaciones chilenas de hortalizas

La producción chilena hortícola ocupa anualmente unas 120.000 hectáreas, con una producción cercana a 3 millones de toneladas. Alrededor del 30% de la producción hortícola en Chile es destinada al mercado externo, ya sea como producto en fresco, semillas o procesado. Las exportaciones chilenas de este sector han mostrado una evolución creciente, como se observa en la figura 1, y con un saldo neto positivo, puesto que las importaciones de este tipo de productos alcanzaron niveles de valor muy inferiores: el máximo valor de importaciones de hortalizas y sus productos se obtuvo en 2006, con 27 millones de dólares. Desde mediados de la década de los ochenta y hasta 1999 se observó un importante crecimiento, motivado principalmente por las exportaciones de pasta de tomates y productos frescos, entre los que destacan cebollas de guarda, ajos y semillas. A partir del año 2000 hubo una caída en las exportaciones, relacionada, principalmente, con las menores ventas al exterior de pasta de tomates, como se muestra en la figura 2. Desde el año 2004 se observó un repunte en las ventas al exterior de este sector, relacionado con una recuperación de las exportaciones de pastas de tomate y un mayor dinamismo de los productos frescos, donde se incluye el creciente sector productor de semillas de hortalizas, y congelados. A esto se agrega el fuerte crecimiento de las exportaciones de conservas en los últimos dos años. Las exportaciones del sector hortícola en el año 2006 alcanzaron a 237 millones de dólares, y crecieron en un 8,2% respecto al año anterior. Los EE.UU. son el principal mercado individual para las exportaciones chilenas de hortalizas, seguidos de la UE: en el año 2006, el 31,4% del valor exportado correspondió a ventas al primero y el 21,3%, al segundo. Les siguen México, con 9,5%; Japón, con 7,3%, y Venezuela, con 6,2%. Las ventas a Latinoamérica y el Caribe representaron casi el 44% del valor de las exportaciones de hortalizas en 2006, lo que la posiciona como una región importante para el sector hortícola chileno. En el grupo de pastas, pulpas y jugos de hortalizas el principal producto es el puré y jugo de tomates, que en la tabla 3 se presenta dividido en tres ítems, según su concentración y grados brix. Sumados representan el 95% del valor de este grupo de productos. Como se observa en la figura 2, las exportaciones de pasta de tomates, que corresponden a prácticamente la totalidad de las pastas y pulpas de hortalizas, tuvieron un fuerte crecimiento entre 1988 y el año 2000. La caída observada a partir de ese año está relacionada con la competencia que la industria ha debido afrontar, debido a la creciente incorporación del producto de origen chino en el mercado internacional y el crecimiento de la producción y exportaciones de los Estados Unidos. Estos dos hechos han redundado en una disminución del precio internacional del producto. Sólo a partir del año 2003 las exportaciones de pasta y pulpa de tomates muestran una recuperación, producto de una adecuación de la industria nacional, que tuvo relación, principalmente, con fusiones de empresas. Sin embargo, es destacable el alto grado de eficiencia productiva que ha adquirido el sector, con rendimientos que en promedio se acercan a 78 toneladas por hectárea y que en casos individuales superan las 100 toneladas. El impacto de estos cambios en el comercio internacional ha devenido en variaciones importantes en la superficie contratada por la industria nacional. Así, en 1999 la superficie con tomate industrial superó las 14.000 hectáreas, para disminuir a cerca de 7.600 en la temporada 2002/03. Actualmente la industria estaría contratando algo más de 9.000 hectáreas. Un cambio importante también ha sido el aumento de las ventas a México y las menores ventas a Venezuela, destino tradicional del producto chileno. Así, México pasó a ser el principal destino de las exportaciones de este grupo de alimentos en el año 2006, con envíos por un valor FOB de más de 14 millones de dólares. Las ventas a Latinoamérica tuvieron un importante crecimiento durante el año pasado, destacando Colombia, Argentina, Honduras y Uruguay. Así mismo, se observaron mayores ventas a EE.UU. y habrá que ver cómo evoluciona este mercado durante el año 2007 para saber si este aumento se ha debido a factores coyunturales o el producto chileno puede encontrar un nicho más permanente para colocar el producto.

Related items