Mercado del ajo

La producción de ajos ha tenido una fuerte orientación a la exportación, que alcanzó su máximo en 1998/99, temporada en la cual se habrían producido cerca de 20.000 toneladas en 2.800 hectáreas, de las cuales el volumen vendido al exterior fue de 12.000 toneladas. A partir de entonces la competencia en nuestro principal mercado -México- ha sido intensa, especialmente con la producción argentina. Además, el bajo costo y el gran volumen de la producción china han provocado una disminución de los precios en el comercio internacional. Esto se ha traducido en una baja sostenida de las exportaciones chilenas de ajos frescos y un aumento de las importaciones de ajos chinos de bajo precio para el mercado interno, cuyo volumen por primera vez superó el de las exportaciones chilenas en 2006. Si bien no hay cifras que nos permitan señalar una baja en la superficie cultivada, se estima que ésta se ha producido, lo que se podrá verificar con los datos que arroje el VII Censo Nacional Agropecuario y Forestal en aplicación estos días. El análisis del volumen de ajos llegado a los mercados mayoristas de Santiago entrega un dato indicativo de esta realidad. La forma tradicional de comercialización del ajo en Chile ha sido la venta por unidades, en trenzas o a granel. La venta por kilos corresponde principalmente al producto importado o al remanente de exportación de la producción nacional que llega al mercado interno. Como se observa en la figura 1, los volúmenes llegados a los mercados mayoristas muestran una clara tendencia: mientras la venta por kilos aumenta en forma sostenida, desde el año 2000 al 2006, la venta por unidades decae. Al investigar estas cifras con mayor detalle en la tabla 1, se observa que las ventas por peso corresponden fundamentalmente a ajos del tipo chino, las cuales mostraron un importante crecimiento en el año 2006. Por otra parte, antecedentes recopilados en estos mercados indican que, durante el año 2006, el 98% del ajo tipo chino en venta por kilos corresponde a producto importado de China. Por otra parte, en las ventas por unidad, se ve una disminución del volumen de ajos del tipo chino llegados a los mercados mayoristas en los últimos 3 años. En este caso, los antecedentes recogidos en los mercados mayoristas de Santiago indican que menos del 1% del ajo tipo chino en venta por unidades corresponde a ajos importados. Se observa también la disminución de la proporción de ajos rosados en el período estudiado. Los demás tipos de ajos, en cualquier modalidad de venta, corresponden a producción nacional. Este análisis muestra cómo ha habido un retroceso de la producción nacional y una mayor comercialización de producto importado en los últimos años. Los precios en el mercado interno han mostrado una tendencia al alza en los últimos años, como se ve en las figuras 2 y 3. En los mercados mayoristas de Santiago se observaron precios altos durante el otoño y el invierno de 2006, los que disminuyeron fuertemente en la primavera. Esta d isminución de los precios durante la primavera y parte del verano, que se ha observado muy marcadamente en las últimas dos temporadas, se explica principalmente por una mayor oferta en el mercado interno, debido a la disminución de las exportaciones. En el caso de la venta por unidades, la disminución de precios registrada en 2006 es más abrupta y se observa un repunte recién en el mes de febrero de 2007. También se ve un aumento en los volúmenes llegados al mercado en febrero. En la venta por kilos, la disminución de los precios en 2006 ha sido menor y la tendencia al alza se observó a partir del mes de enero de 2007. Al revisar los precios según variedad, lo que se muestra en la tabla 2, se observa que los precios del ajo rosado son mayores que los del chino, lo que se explica en parte por la menor oferta en el mercado del primero. Sin embargo, puede haber motivos de preferencia de un grupo de consumidores por este producto en relación al ajo chino. Cabe recordar que la producción de ajo rosado, que es la variedad de guarda que tradicionalmente se comercializa en trenzas, se destina totalmente al mercado interno. Respecto al comercio exterior, en la figura 4 se muestran las exportaciones mensuales en las últimas tres temporadas y las cifras hasta enero de la actual. Las exportaciones chilenas de ajo se producen entre noviembre y marzo, y en la figura se advierte la disminución de los volúmenes y el acortamiento de la temporada de exportación, ya que las ventas de noviembre y de marzo disminuyen temporada tras temporada. Chile exportó 4.593 toneladas de ajos frescos en la temporada 2005/06, un 35% menos que en la anterior. El valor de estas ventas fue de 5,5 millones de dólares, un 25% menor que en la temporada 2004/05. En lo que va de la actual temporada, esto es, las cifras de septiembre de 2006 a enero 2007, las ventas continúan cayendo, un 16% en volumen y un 24% en valor, respecto al mismo período de la temporada anterior. México ha sido el principal mercado de las ventas al exterior de este producto, y es el país que presenta la mayor disminución. Sin embargo, y tal como se observa en la tabla 4, hay un importante crecimiento en las ventas a España, y en lo que va de la actual temporada el volumen enviado a este país ha llegado a niveles similares a los de México. Por otra parte, las importaciones, provenientes fundamentalmente desde China, han crecido en forma constante, como se ve en la tabla 5. En el año 2006 se importaron 6.203 toneladas por un valor de 3 millones de dólares.

Related items

Situación del mercado del ajo
Autor(es):
Eguillor R., Pilar
Fecha de Publicación:
Octubre 2008
Análisis de las estructuras de mercado y comercialización del sector agropecuario
Autor(es):
Agacino R., Rafael
Fecha de Publicación:
Enero 1991
Mercado del ajo
Autor(es):
Ministerio de Agricultura
Fecha de Publicación:
Marzo 2003